Patronales de El Seibo, una experiencia de diversión y emoción en cada mayo

0
325

EL SEIBO. Al llegar el mes de mayo, los ojos del país se posan sobre Santa Cruz de El Seibo por la celebración de las fiestas patronales en honor a la Santísima Cruz, una oportunidad para el reencuentro con los seibanos ausentes y la excusa perfecta para
quienes gustan hacer turismo interno, visitar la ciudad serie 25 y de paso disfrutar de un buen mabí seibano o del sabroso y archi famoso dulce de Tula.

Como cada año, y este no ha sido la excepción, se han unido la Gobernación provincial, la Alcaldía Municipal y la Hermandad de Fervorosos de la Santísima Cruz, instituciones comprometidas con la calidad de la celebración y la integración de seibanos y
visitantes en un ambiente armónico y festivo que permita la buena convivencia y el disfrute de actividades tradicionales.

Generalmente, las fiestas patronales seibanas contienen actividades culturales y populares, entre las que se destacan las corridas de toros, en un redondel que cada año se organiza en el sector Las 500. Entre las actividades culturales de los seibanos se destacan los atabales, encuentros en los que diestros bailarines típicos muestran sus encantos al
moverse al compás de los tambores. Los atabales o palos son tocados por tres tambores que se tocan parados.

Estos tambores son conocidos como el tambor principal, que es el cantante, y se conoce como “palo mayor”. Éste se acompaña de dos tambores secundarios de menores dimensiones, que son “el salidor” o “alcahuete”. El “alcahuete” repite el sonido que hace el segundo tambor, y finalmente está el palo más conocido como “la chivita”.

CORRIDAS DE TOROS

Desde el día 3 de mayo, las corridas de toros acaparan la mayor atención del público que acude a las fiestas. El espectáculo comienza con el desfile de los caballistas, que generalmente, con gran vistosidad y algarabía exhiben los mejores ejemplares de caballos de paso fino, algunos de estos vienen de otros pueblos invitados a la celebración.

En el redondel, antes de las corridas, se coloca el llamado muñeco de la barrera, el que a modo de simulación de torero recibe al primer toro de la tarde, el que es liberado tras el toque de la trompeta.

Tradicionalmente, salen al redondel taurino, un promedio de 8 a 10 ejemplares bovinos de los más bravos, colaboración del Central Romana y en algunos casos de otras fincas.

FIESTA EN LA TARIMA OFICIAL

En la tarima oficial creada para las patronales, destacados artistas populares desfilan durante al menos siete días, atrayendo a todo tipo de público que acude con la finalidad de participar activamente de sus fiestas.