jueves, junio 8, 2023

Ruta El Seibo-Miches, fuente de sostén familiar

las más vistas

Jeni Polanco
Jeni Polanco
Periodista egresada de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), con Diplomado en Periodismo de Investigación. Locutora y conductora de TV.

EL SEIBO. La carretera que comunica a El Seibo con su municipio costero Miches, además de sus exuberantes paisajes que incluyen saltos y fuentes de agua, con miradores propios de la naturaleza hacia la Bahía de Samaná, sus lagunas o las majestuosas montañas, es una vía que se caracteriza por la venta informal.

A lo largo de sus 40 kilómetros, se ubican decenas de pequeños puestecitos, donde lo más común es la comercialización de víveres, especialmente ñames. Se puede afirmar que estos representan una parada obligada.

“Yo no vengo a Miches sin pararme a comprar ñames. No pararse, es como no
venir”, cuenta un capitaleño que se detuvo y visita con frecuencia ese tesoro seibano.
Y es que, los asiduos clientes de estos vendedores no son más que aquellas personas que visitan a Miches, y deciden llevarse un trocito gastronómico de este rincón del Este. No solo rubros de distintas variedades, sino también, jengibre, ajíes, cúrcuma, figuras artesanales de madera y distintas plantas, que aparecen en las caseticas a orillas de la carretera, algunas están entre precipicios ofertándoles a forasteros los frutos de esta tierra.

FAMILIAS QUE DEPENDEN DE ESTAS VENTAS

La mayoría de las personas que se apuestan a orillas de esta carretera para vender, tienen como único sustento este oficio. Es el caso de Randy Gómez, quien es padre soltero de una
niña y con lo que obtiene de la venta de troncos de helechos, mantiene a su hija y a su madre, con quienes vive.

Señala que a pesar de tener cerca de 20 años dedicándose a eso, le va “regular”, pues la venta tanto sube como baja, todo dependiendo del turismo. El precio varía del tamaño, y quienes mayormente compran son mujeres para colocar orquídeas.

“Somos muchas las personas que sobrevivimos de esto, no solo yo, hay decenas de vendedores. La gente de los viveros, son otros que suelen comprar mucho”, dice.
“Es un sustento de vida, una vía fácil y correcta para conseguir el pan de cada día”, así es como Eddy Santana califica lo que hace. Tiene un sitio de víveres y vegetales a la altura del kilómetro 13 de la carretera. Tiene dos hijos, su esposa y su mamá, quienes viven con él.

Desde la pandemia, es el método con el cual obtiene los recursos que le permiten la
manutención de todos en su hogar.

“No es que me vaya del todo bien, pero me ayuda a mantenerme y mantener a mi familia, aunque también negocio víveres hacia otros sitios. Contrario a otros artículos que se venden por aquí y que tienen consumidores de fuera, mis clientes son casi todos locales”, indica.

TRONCOS QUE PERJUDICAN AL MEDIOAMBIENTE

Quien recorre este tramo carretero y es amante de las plantas y las orquídeas, se detiene, aunque sea a preguntar, seducido por la curiosidad. Los troncos de helechos machos se exhiben en casi todo el camino. De hecho, es posible ver, a algunas camionetas trasladarlos.

Según los vendedores, se hacen de helechos en madurez, luego lo tallan y les dan la forma. Quienes se dedican esto, tienen, muchas veces que alquilar animales para trasladarse a los lugares donde están los árboles. Estas ventas no están reguladas, y causan daños al medioambiente.

De acuerdo con el conservacionista medioambiental, Yonattan Mercado, el problema está en que la mayoría de los helechos que son cortados son ejemplares grandes y fuertes, lo que quiere decir que eliminan a los que poseen las características para garantizar la permanencia de la especie.

“Se está condenando a la especie a que las nuevas generaciones no cuenten con buenos caracteres genéticos, debido a la eliminación de los más fuertes. Da pena como cada día vemos en Miches mayor cantidad de troncos de helechos. Estamos a tiempo de manejar esta situación. ¡No compren los helechos!”, pide Mercado.

El especialista señala que los helechos machos, helecho arbóreo, palmilla, camarón o palmera sin espina, son una especie clave como indicador biológico que destaca en zonas naturales no impactadas o modificadas por el hombre. Añade que, en la actualidad está catalogada por la Lista de Especies en Peligro de Extinción, Amenazadas o Protegidas de la República Dominicana (Lista Roja). Esto significa, según mercado, que como una especie en peligro enfrenta un riesgo muy alto de extinción en estado silvestre en un futuro cercano.

“Esto se debe, principalmente, a la utilización de las raíces (tronco) para tomarlos como base de orquídeas, bromelias y otras amenazas como la deforestación e incendios forestales. Hemos visto últimamente una masiva producción de muñecos y otras figuras”, apunta.

UNA CARRETERA INTRANSITABLE

Los lugareños de esta zona, que por años desearon una vía de comunicación digna que los conectara con la ciudad Santa Cruz en El Seibo, sin los riesgos propios de la vía por las curvas y acantilados, y mejor movilidad para los turistas, vieron en 2015 este sueño
hecho una realidad. Sin embargo, tras el huracán María, el tramo se deterioró y hoy día se torna progresivamente intransitable.

“Si esa carretera estuviera buena, por aquí viniera más gente, se motivarán más las personas a viajar, y a nosotros nos iría muchísimo mejor. El que viene y cae en un hoyo, no vuelve”, subraya el vendedor Eddy Santana.

En febrero de este año, el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Deligne Ascención, informó que se realizaban los estudios de factibilidad para la construcción de la avenida de circunvalación. A la fecha, el encargado provincial de dicho Ministerio, Manuel Martínez, indica que se continua con los estudios.

Esa circunvalación representaría el fortalecimiento de las demarcaciones como polo turístico en la región Este y es una obra prioritaria. “Está en carpeta, pero no sabemos. Se puede decir que está más adelantado de lo que uno cree y ya se tiene el trazado. Lo más
probable es que pase por Las Cuchillas, saliendo a El Cedro, un sitio donde se está desarrollando realmente el turismo en Miches”, afirma Martínez.

PRODUCCIÓN

Aunque ahora el turismo pretende empujar económicamente a este municipio de Miches, se recuerda que esta demarcación ha tenido como principal motor económico a la agricultura, especialmente, el cultivo de arroz, cacao, y víveres como la yautía o el ñame, así como la ganadería, la pesca, la artesanía local y las pequeñas empresas.

Para el encargado de sub-zona del Ministerio de Agricultura en Miches, Yildredy Valera, este resulta ser un sitio “bastante productivo”. Informa que solo en un mes fueron producidos 20 mil quintales de arroz. También, durante el mencionado tiempo se producen 2 mil 500 quintales de ñames, 4 mil 500 de cocos, 950 de yautía y 350 de cacao.
Valera asegura que a los productores se les ayuda vía asistencia técnica por el Ministerio.

Exterioriza que uno de los principales problemas que enfrentan los productores micheros es la dificultad de mercadeo, donde el intermediario, muchas veces, se beneficia más que el propio productor. Igualmente, el mal estado de los caminos para trasportarlos productos.

Entiende que con la creación de paradores agrícolas mejorarían las ventas y motivaría aún más al sector. Esto daría facilidad de mercadeo a la producción agrícola y motivaría al incremento de la siembra, tanto de los rubros que se dan aquí como de otros”, aclara Valera.

- Advertisement -

Artculos Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -

Ultimos Artículos