“El Gallito” Nieves, de limpiador de zapatos a campeón de boxeo

0
421

EL SEIBO. “El boxeo es mi pasión y representa la realización de un sueño”, describe Marcelino Nieves, alias “El Gallito”, al hablar sobre llegar lejos en este deporte y representar no solo a su pueblo de El Seibo, sino también a su país en tierras extranjeras. Su historia encarna una superación notable. Como muchos deportistas, tiene títulos, pero carece de una vivienda digna. “El Mudo”, otro de sus apodos en el mundo del boxeo, se ha dedicado a este deporte desde los 14 años, comenzando en su natal El Seibo, donde participaba en competiciones amateur antes de convertirse en un boxeador profesional que acumula numerosas victorias.

A sus 31 años, recuerda sus inicios como boxeador amateur en la Primera Copa Verón en Punta Cana, donde se coronó campeón y ganó la medalla de oro, marcando así su nombre como El Mudo de El Seibo. Como boxeador profesional, cuenta con 19 victorias, 13 de ellas por nocaut. Para este gallito de los seibanos, quien reside en Santo Domingo y tiene fe en Dios, una de las peleas más importantes fue por el título “Fedecentro” en Las Vegas. Además, destaca la defensa exitosa de su título Fedecentro frente al venezolano Ernesto Martínez en La Altagracia.

PELEA CON ALFRED

Recientemente, el 11 de noviembre, se enfrentó al campeón Alfred Ramírez, arrebatándole el título nacional por decisión unánime. “Esta pelea fue una de las más trascendentales para mi carrera”, enfatiza el campeón del ring. Pero el camino no fue sencillo. Ga

nar ese título le provocó una lesión en su mano izquierda. “En el tercer round sufrí una lesión en el nudillo de mi mano izquierda y cada golpe me causaba un gran dolor. Aun así, peleé desde el tercer round hasta el décimo y obtuve la victoria. ¡Dios no me desamparó!”, exclama “El Mudo”. Como muchos jóvenes que buscan avanzar y superarse, este boxeador seibano tuvo que dejar su pueblo en busca de oportunidades. “Si quería ser un boxeador profesional, tenía que buscar opciones para salir de mi pueblo, ya que no contaba con ayuda ni recursos. Pero donde sea que peleo, siempre represento a mi localidad”, dice.

Recuerda sus días de limpiar zapatos en las calles de su pueblo y detenerse a observar a los boxeadores entrenar en el gimnasio. Un día decidió unirse para aprender y desde entonces continuó, a pesar de las dificultades y la escasez de recursos. “Fue muy duro, pero seguí adelante, y ahora estoy aquí gracias a Dios”, enfatiza. Para él, tener éxito en el boxeo requiere enfoque, dedicación y disciplina, apartándose de los placeres como el alcohol y las sustancias. Como en todo deporte, menciona que el entrenamiento previo a las peleas es arduo. “Mi mayor sacrificio es cuando tengo que prepararme para una pelea, bajando de peso una semana antes, perdiendo alrededor de 13 o 14 libras”.

SU MAYOR DESAFÍO

Uno de sus mayores desafíos fue mudarse a Santo Domingo. Comenta que al principio no tuvo ayuda y, tras casi dos años, a punto de regresar a su ciudad, clamó a Dios por un promotor. Al mes, el primer seibano en obtener el Fedecentro consiguió un promotor, se preparó para pelear, y fue filmado. “Me llamaron para decirme que el promotor me iba a firmar, ya que me firmó con solo dos peleas como profesional. Aquí estoy ahora, con 19 victorias, sin derrotas y con dos títulos. Esa persona es la que me ha ayudado y gracias a él estoy aquí”, destaca. A pesar de ser campeón del ring, su vida es precaria. Nieves expresa: “Estoy en una etapa donde no tengo una vivienda digna ni un seguro médico para asistir a un buen centro de salud.

Aunque me sienta mal, sigo representando a mi querido pueblo. Sin embargo, no he recibido el apoyo que merezco”. Afirma que no ha contado con el apoyo adecuado de las autoridades y considera que merece una vivienda digna y un seguro médico, especialmente por su destacada trayectoria en el boxeo. “Salgo con fracturas y sufrimientos. Hace cinco días me quitaron un yeso y tengo muchas dificultades en el hospital. También tengo problemas renales. Necesito un seguro médico, de verdad lo necesito”, recalca el deportista.