viernes, mayo 24, 2024

Pedro Santana / psantana@editorabavaro.com

HIG�EY. Luego de cumplirse el plazo de dos semanas que les diera el Ayuntamiento de esta ciudad a las personas que obstaculizan las vías públicas con la venta de mercancías de todos los renglones, como los negocios informales de venta de comida ambulante, los comerciantes aseguran desconocer el comunicado, el cual establece que el tiempo de operación era hasta el pasado 30 de junio.

Sin embargo, a cuatro días de haberse cumplido el plazo casi todos los vendedores informales contactados por El Tiempo, específicamente los dedicados al comercio gastronómico, indicaron no estar enterados de lo establecido en la notificación. Mientras que los pocos que tenían conocimiento expresaron que lo habían escuchado por voz de terceros, pero que no lo habían visto en ningún medio de comunicación.

Muchos de ellos dijeron que no están correctamente formalizados debido, principalmente, al exceso de burocracia para acceder a la formalidad, y por el incremento de costos que representa para pequeños negocios, ya que una vez formalizados deben pagar los impuestos correspondientes. También, expresaron que todos los días tienen una ganancia y mínima de 300 pesos.

La mayor cantidad de los lugares de venta de comida están distribuidos en las principales avenidas de Higüey, como Hermanos Trejo, donde todas las noches hay cerca de 10 puntos dedicados a vender alimentos que van desde jugos, empanadas, hot dogs, sándwiches, y se extienden donde hornean pollos. La mayoría de los puestos, tanto nocturnos como diurnos, son de comida chatarra.

De acuerdo a un informe del Banco Central, el 56% de la mano de obra activa en el país trabaja en actividades laborales de informalidad. Este informe explica que la informalidad se expresa de diversas formas: vendedores ambulantes, chiriperos, establecimientos comerciales con locales.

Otros datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), revelan que por sexo en el país el 51.6% de los hombres trabaja en el sector informal, mientras en las mujeres es el 43.7%.

El caso de Higüey

En un recorrido que hizo el equipo de El Tiempo por Higüey pudo contactar que entre las vías principales que acogen a los vendedores informales, principalmente de exhibición de comida, son las avenidas Juan XXIII, Libertad, Agustín Guerreo y José Audilio Santana. En cuanto a las áreas distribuidas en los barrios, se pudo observar que en todos existe el comercio informal de despacho de comida, menos en los residenciales.

Para algunos de ellos, el comercio gastronómico informal nocturno inicia a las 7:00 de la noche, con los arreglos de carritos, vitrinas, mesas, sillas, luces y mercancías. Mientras que para quienes venden desayunos comienza a las 4:00 de la mañana, ya que se levantan a esa hora a preparar sus alimentos para exponerlos al público a partir de las 6:00 de la mañana.

â??Pero te voy a decir algoâ?, dijo uno de los vendedores a El Tiempo. â??Hay otros sitios como este que son más prácticos y que preferimos vender desayuno tradicional y que van a sustentar a los clientesâ?, dijo el negociante, para señalar que desde su puesto despacha espaguetis con fritos de plátano, longanizas o salami con frito de plátano y mangú. Mientras que de tomar ofrece jugos naturales, agua y mabí de tamarindo.

Los dueños y trabajadores de cientos de puestos de expendio de comida distribuidos en esta ciudad, que no están de acuerdo con las intenciones del Ayuntamiento, expresaron que hay otras prioridades más importantes, como la inseguridad ciudadana.

â??Compré mi camioncito para no estar sentado. Me puse a vender jugos y empanadas, pero ahora la cosa esta lenta, porque no hay mucho flujo de gente, por lo que pienso moverme de lugarâ?, dijo Guillermo Soriano, quien esta estacionado en la avenida Agustín Guerrero.

Día y noche

Los vendedores del comercio culinario informal, tanto matinal como vespertino, al ser contactados por este semanario dijeron que antes de poner â??su propia empresaâ? eran empleados privados, pero que se cansaron de ser dependientes. Este es el caso de Salvador Mercedes, quien dijo que â??yo era hotelero y me vi sin empleo, porque la temporada en el hotel donde yo trabajaba bajó. Tengo un hijo que es tratado, porque es especialâ?.

Según Mercedes, su hijo a diario toma cuatro tipos de medicamentos, porque puede convulsionar, sufre del hígado y tiene problemas en sus ojos. No obstante, al preguntarle sobre la disposición del Ayuntamiento, indicó que no tiene la intención de violar el comunicado, y que se siente triste porque no sabe cómo va a mantener a su familia y ayudar con el tratamiento de su infante.

De su lado, la señora Rosa Pache, vendedora de frutas y rubros en la carretera Higüey-El Seibo, dijo que tiene cuatro años en el comercio informal. En tanto que â??Jonathanâ?, despachador solo de plátanos verdes, ubicado en esta misma salida, puntualizó que tiene cerca de ocho años en este oficio, y dijo desconocer el aviso que emitió la Alcaldía de Higüey. Los plátanos son comprados en la región Norte del país, y cada unidad la vende a siete pesos, de los que obtiene uno o dos pesos de ganancia.

Los puestos de negocios informales nocturnos de comida rápida son los que más flujo de visitantes tienen, ya que conforme a los testimonios de representantes de estos negocios y también de los compradores, las personas que se inclinan por esta opción prefieren cenar fuera de su casa. Las argumentaciones de estos vendedores callejeros se basan en que, por lo general, mucha gente llega cansada del trabajo.

Comunicado del Ayuntamiento

El plazo que le dio la Alcaldía de Higüey a quienes ocupan las vías públicas está basado en la organización municipal, estipulada en la Ley 176-07, sobre el Distrito Nacional y Los Municipios. Asimismo, de la Ley 675, sobre Urbanización, Ornato Público y Construcciones, y la ordenanza 01/2016, del 31 de mayo de este año.

El comunicado dispone la limpieza de las aceras que son utilizadas como parqueos improvisados, zonas de carga y de descarga, depósitos de construcciones, talleres, paradas de transporte, comedores ambulantes, escaparates de tiendas, puntos de ventas informales, puestos de exhibición de mercancías y objetos que obstruyan el libre tránsito de los peatones.

También, establece que los establecimientos comerciales deberán colocar sus letreros de publicidad exterior adheridos a la pared, con la previa autorización del Departamento de Planificación Urbano del Ayuntamiento, quien indicará las dimensiones de la publicidad.

[gallery size="medium" ids="2206,2205,2204,2203,2202,2201,2200"]]]>

Pedro Santana
Pedro Santana
Licenciado en Comunicación Social, locutor profesional, con Habilitación Docente y facilitador de Locución y Comunicación.