jueves, julio 18, 2024
InicioImpactoLas Siete Lagunas: Una bomba de tiempo para la...

Las Siete Lagunas: Una bomba de tiempo para la salud de los higüeyanos

HIG�EY. Las aguas negras y el mal olor que se extiende por todos los sectores cercanos a Las Siete Lagunas, más la incapacidad para dar el servicio como planta de tratamiento, es uno de las grandes retos que tienen varias instituciones locales con la solución al tratamiento de aguas residuales en el Municipio Higüey. El impacto ambiental y de salud por el mal manejo de las aguas residuales es un problema mayúsculo que afecta a más de diez sectores distribuidos en los alrededores de Las Siete Lagunas, entre ellos Villa Esperanza, Cristo Rey, Villa Progreso, Villa María, Las Caoba, Los Soto Abajo y Haití Chiquito.

Entre las instituciones que deben intervenir directamente realizando trabajos mancomunados son, la Alcaldía del Municipio Higüey, el Ministerio de Medio Ambiente, el Ministerio de Salud Pública, a través del departamento Salud Ambiental, aunque la responsabilidad más alta es del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa) y del Gobierno, con acciones canalizadas por medio a la Gobernación.

QUEJAS DE SUS HABITANTES

Los moradores de los sectores afectados explicaron que las aguas de las alcantarillas cuando llueve corren por muchas de sus calles, a veces con basura y otras con materia fecal humana, lo que representa un problema de salubridad que va desde alergias en la piel y hasta brotes de dengue. El epidemiológico Samuel Cueto indicó que se pueden presentar enfermedades de transmisión hídrica, enfermedades transmitidas por parásitos y por vectores porque esas aguas pueden atraer mosquitos.

También, producto de la descomposición de materiales orgánicos o por la emanación de algún tipo de gas se pudieran presentar algún tipo de alergia en los ojos. Muchas de las casas edificadas en los alrededores del sistema de tratamiento de aguas residuales, conocido como Siete Lagunas, se convierten en vertederos que duran todo el tiempo que esté lloviendo. Los residentes del lugar indicaron que las aguas que corren por sus calles logran entrar hasta algunas de sus casas y a los patios porque el sistema de alcantarilla no funciona o se tapa con frecuencia.

Agregaron que en la gestión de la ex alcaldesa Karina Aristy empezaron los trabajos para arreglar una de las alcantarillas, pero poco tiempo después se volvió a dañar, la cual estaba previsto solucionar por el alcalde actual, Rafael Barón Duluc (Cholitín), sin embargo, â??solo la limpiaron un poco y se encuentra en la actualidad en el estado anteriorâ?. Ramón Rijo comerciante en el barrio Villa María dijo que â??hace dos años que empezaron a arreglar la alcantarilla y todavía no han terminado, por eso cuando llueve esto es una asquerosidadâ?.

 

Otro de los temas que contribuye a elevar el nivel de contaminación en Las Siete Lagunas es la recogida de basura. Los comunitarios de Villa María y Villa Esperanza externaron que han exigido a la Alcaldía del Municipio Higüey que se les tome en cuenta, pero aún siguen sin respuestas. â??Imagínate, si no pasa el camión de la basura nosotros estamos obligados a tirarla en la laguna porque no nos la vamos a comerâ?, dijeron. De acuerdo a varios testimonios el mal olor se expande a hacia varios sectores, ya que â??si el viento va en dirección sur-norte afecta a los que viven en Villa María, Villa Esperanza, Haití Chiquito y Los Soto Abajo, pero si el viento hace el giro contrario el mal olor llega hasta La Malenaâ?.

SOLUCIÃ?N COMPARTIDA

En agosto de 2019 la Coordinación zona Este de Inapa solicitó al director ejecutivo de la institución, ingeniero Horacio Mazara, que se realizaran las evaluaciones de la planta de aguas residuales de Las Siete Lagunas. En esa ocasión se avalaron las condiciones de la planta y se anunció que comenzarían las intervenciones de la División de Tratamiento y Calidad del Agua en ese mismo mes, pero no fueron iniciadas esas labores. â??Hasta ahora he visto que las instituciones no tienen el interés de ayudar a resolver porque las pocas que han venido no han hecho nada, ni tampoco nos informan de una soluciónâ?, expresaron los comunitarios.

La gobernadora en La Altagracia, Martina Pepén Santana explicó que la planta de tratamiento de Las Siete Lagunas es un problema que por décadas no ha logrado solución, pero que será prioridad en su gestión. â??Es de prioridad la solución en el manejo de las aguas residuales en el municipio, hicimos un levantamiento y consideramos que nuestra visión debe ser de desarrolloâ?, agregó Pepén Santana.

SU CONSTRUCCIÃ?N

El alcantarillado sanitario de Higey conocido como Siente Lagunas empezó a funcionar en 1970, dando paso a que los habitantes del municipio, que en ese momento era de aproximadamente 55,000 mil personas, se conectaran al sistema, esto permitía que las aguas contaminadas fueran a Las Siete Lagunas y luego de ser purificas iban río Yuma. Con el pasar de los años, las aguas residuales vertieron directamente al rio Yuma, sin previamente pasar por la planta de tratamiento, como se diseñó en el inicio.

En este tenor, el ingeniero Miguel Sánchez Vélez experto en temas ambientales expuso que «la planta de tratamiento está obsoleta y necesita de un remozamiento de manera total, ya que las aguas residuales no están siento tratada de una manera efectiva, con los parámetros que se deben cumplir para ser vertida al subsueloâ?. Además, consideró que en vista del mal manejo se están contaminando las aguas subterráneas de todo el entorno cercano. â??Ya no tiene capacidad para la población de Higüey y otra cosa, también el mantenimiento de la misma no se está realizaâ?, dijo Sánchez Vélez

Pedro Santana
Pedro Santana
Licenciado en Comunicación Social, locutor profesional, con Habilitación Docente y facilitador de Locución y Comunicación.