Educación sexual en escuelas genera debate en el sector educativo de El Seibo

0
137

EL SEIBO. Por mucho tiempo la educación sexual, en los centros educativos del país, ha sido un tema que distintos sectores de la sociedad demandan que se plantee en la mesa de debates de autoridades educativas, y pueda incluirse en el currículo educativo de las escuelas y los politécnicos.

Esta vez, quien retomó el tema fue la primera dama, Raquel Arbaje, al decir que la educación sexual en las escuelas pudiera prevenir las uniones tempranas y los embarazos en la adolescencia. Arbaje fue clara en enfatizar que “lo que no podemos permitirnos
es empantanarnos y quedarnos ahí en discusiones estériles, mientras nuestras jóvenes niñas y adolescentes son embarazadas por hombres adultos».

Se recuerda que el Ministerio de Educación registró 1,154 estudiantes embarazadas en lo que va de año escolar. En El Seibo, en el politécnico Sergio Augusto Beras, se reportaron cinco estudiantes embarazadas durante el año escolar actual.

DIRECTORES DE CENTROS

Consultadas sobre el particular, varias directoras de centros de El Seibo coincidieron en que nunca se ha impartido educación sexual como tal en centros educativos. Refirieron que el método más efectivo para evitar esta problemática es prolongar las relaciones sexuales.

Para la hermana Rebeca Aguirre, del politécnico Santa Cruz Fe y Alegría, el principal problema tiene raíz en el núcleo familiar, puesto que existen las familias disfuncionales, en las cuales falta alguno de los progenitoras.

“Son situaciones en las que esa joven busca la parte afectiva que no tiene en el hogar, dan lugar a una especie de permisividad en cuanto al cuerpo se refiere y sin una familia estructurada en valores cristianos, puede resultar un embarazo prematuro. La educación sexual empieza en el hogar.

Primero, debe el joven entender que ese adulto que está ahí lo quiere y desea es lo mejor para él”, subrayó. Aguirre sugirió crear un programa con especialistas, donde en primer
momento se eduque en torno al tema a los docentes. A la vez, entiende que
no basta con explicarles a los jóvenes sobre riesgos, consecuencias y métodos de anticoncepción, sino ponen en práctica la abstinencia.

“Estaríamos diciéndoles que vayan a practicar relaciones sexuales, pero se trata de que esos jovencitos se quieran tanto, como para entender que aún no es tiempo”, apuntó Aguirre.

La directora del politécnico Sergio Augusto Beras, Flor Mariana Silvestre, descartó que la escuela haya tenido como tal educación sexual, porque esta ha sido un mito toda la vida. “Podría pasar, además que se genere un aprendizaje no positivo en ese contexto”, dijo.

Silvestre explicó que “de donde nosotros la hemos abordado ha sido desde la ciencia y no desde la orientación sobre las relaciones íntimas y el desarrollo propio de la pubertad. Sin embargo, es responsabilidad de todos: mamá, papá y escuela”.

La directora coincidió en que lo ideal es posponer el mayor tiempo posible una relación que dé como resultado un embarazo precoz. “Estoy de acuerdo en que sigamos orientándolos de manera sana, pero en el sentido biológico, no sexual”, dijo.

Silvestre expuso que “así tenemos uniones tempranas, permitiéndolas como adultos, al tiempo lo que ocurrirá es que ese inicio de noviazgo, al final, habrá una relación y como producto un embarazo. Es postergar esas
relaciones”.

La técnico distrital del área de Orientación, Psicología y Género, Dinorah Reyes, estuvo de acuerdo con incluirse educación sexual en el currículo educativo. Especificó que no
debe incluirse como “educación sexual”, sino como educación socioemocional, de forma que los padres y la sociedad en general que ha crecido con mitos y tabúes a la hora de abordar el tema, le sea más fácil de digerir y se entienda como una capacidad
fundamental el conocimiento de los conceptos sexo, femenino, masculino y las partes del cuerpo.

“Hoy día tienen acceso a la tecnología y aprenden las cosas no como quisiéramos, y debe educárseles con conceptos reales y claros, entendiendo que la sexualidad es normal en todo ser humano que debe cuidarse. Es importante que aprendan y tengan ese
conocimiento desde la primera infancia. Les permite, también, autocontrol. Debe ser un proceso permanente donde se les enseñe, incluso, a cuidar su cuerpo”, manifestó Reyes