Muertes por infartos, la gran preocupación del momento en la sociedad dominicana

0
740

EL SEIBO. Recientemente, la Sociedad Dominicana de Cardiología y su Consejo de Electrofisiología, expresó preocupación por el aumento de muertes en jóvenes en el país, atribuidas a infartos, cuyos hechos, causan alarma en la población dominicana, por considerarlos poco asiduos. En un comunicado de prensa, las entidades señalaron que, aunque las enfermedades cardiovasculares no discriminan edad, género o estatus social y siguen siendo la principal causa de muerte., pidieron que se realicen evaluaciones para reportes puntuales y reales de la causa de la muerte, además de evaluar a los familiares.

En este sentido, el cardiólogo seibano, Juan Carlos Solimán, consultado por este medio, dijo que, para determinar qué tan probable es un infarto en una persona joven, lo primero que debe hacerse es comprobar a qué se le llama paciente joven en el contexto de un infarto agudo al miocardio. Dijo que el grupo etario correspondería a una edad menor de 45 años, pues, teniendo esto en cuenta, y qué datos no corresponden a estadísticas dominicanas (existe un subregistro) estos representan menos de un 6% del paciente que se diagnostica con infarto agudo al miocardio.

“Debe tenerse en cuenta que muchos pacientes mueren antes de llegar a sala de urgencia, por tanto, podría cambiar levemente este porcentaje”, dijo. Añade, además que en términos llanos, la incidencia de infarto en población joven sigue siendo baja en comparación con la población en general. En cuanto a las causales, indicó que el infarto agudo al miocardio en un paciente joven, puede llegar a ser más catastrófico que en uno de edad avanzada, porque estos últimos, por lo general, tienen una enfermedad arterioesclerótica de larga data, con disminución del flujo de las arterias cardíacas. “Esta cronicidad produce que las arterias del corazón se redistribuyan formando nuevos vasos sanguíneos que compensan la disminución del vaso principal y en caso de este ser completamente obstruido, los vasos nuevos aportarían parte de ese flujo.

En los pacientes jóvenes este proceso no se llega a producir, por tanto, la obstrucción del vaso sanguíneo priva de manera total el aporte sanguíneo a ese territorio cardíaco, lo cual, conlleva una isquemia total y necrosis del tejido”, subrayó el galeno. El especialista precisó que la probabilidad de supervivencia juvenil de un infarto varía mucho dependiendo de varios factores y, sería difícil precisarla. Van desde cantidad de territorio irrigado por la arteria que presenta la obstrucción, la pronta actuación del paciente o familiares en identificar el evento y buscar la atención médica de urgencias hasta la pronta actuación del personal médico.

AUMENTO DE MIOCARDITIS EN PACIENTES VACUNADOS CONTRA COVID-19

Aunque, el doctor enfatizó en que no hay estudios que confirmen el amento de la incidencia de infartos producto de las vacunas del covid-19, ha visto un amento de miocarditis en algunos pacientes vacunados, pero esta incidencia es mucho mayor en los no han sido vacunados y son afectados por el virus. “Estos datos no son de nuestro país, pero bien podrían extrapolarse a falta de estadísticas nacionales”, resaltó.

Aclaró que, en su opinión, la incidencia no ha aumentado producto de las vacunas, más bien, es el miedo colectivo y la mayor expectación de la población en general. “Es bueno aclarar la controversia sobre que la ocurrencia de infartos en la población más joven no ha aumentado de manera alarmante, más bien lo que ha aumentado es el acceso a la información. Aseveró en ese orden, que la muerte súbita no es solo causada por infarto al corazón, hay otras patologías cardíacas más frecuente en jóvenes como los trastornos del ritmo (arritmias cardíacas). El problema es que cuando estamos frente a una muerte súbita y no se realizan las autopsias que debe realizarse, se atribuye erróneamente a infartos cardíacos.

TRES CASOS EN MENORES DE 45 AÑOS EN EL SEIBO

Solimán refirió que la incidencia es muy baja, en la provincia de El Seibo, ya que el hábito del tabáquismo no está muy extendido en la población joven, pero últimamente se ha visto un aumento por la hookah luego de que había descendido de manera notable el cigarrillo. “He tenido tres casos de infarto en pacientes menores de 45 años en mis tres años de ejercicio en la comunidad de El Seibo. Dos de estos fueron por el uso de cocaína la cual produce vaso espasmo (cierre del vaso sin obstrucción) y arterioesclerosis acelerada que termina en obstrucción de la arteria. El último caso fue un paciente diabético no controlado y que no llevaba tratamiento alguno para esta patología”, acentuó.