Precariedades para conseguir agua impulsa reclamo del acueducto en municipio Miches

0
45

MICHES. La garantía y el acceso al agua es un derecho básico de los seres humanos y, en el municipio de Miches, provincia El Seibo, esa problemática ha sido una constante. Fue en agosto de 2022, cuando el presidente Luis Abinader, anunció una mega obra en esa localidad: un acueducto, el cual vendría a solucionar el problema del agua en el sitio. Como una “gran deficiencia”, calificaron los munícipes la situación.

Aunque la obra prevé muy pronto suplir agua, en cantidad, calidad y presión, a toda la demarcación, con capacidad de más de 2 millones de galones, y se anunciara su entrega en noviembre de este año, el batallar de Miches con el tema del agua, produce que se apremie en la inauguración del acueducto múltiple, el cual esperan hace más de 20 años, y sectores que nunca han recibido agua potable, por lo que, deben abastecerse comprando botellones.

Fausto Santana, dirigente comunitario de la zona, explicó que, actualmente, deben suspender el servicio, porque el tanque ya no es suficiente para suplir a la población. De su lado, Norberto Guerrero, presidente del Comité de Los Derechos Humanos y miembro de varias juntas de vecinos, dijo que sectores como Los Cacaos nunca han recibido agua. “La única opción que tienen la gente de Los Cacaos y Los Mameyes es ir a los ríos y comprar galones, a pesar de algunos tener pozos tubulares, esas llaves nunca han botado agua. Hay sitios donde se compra agua diario, ya que, precariamente llega hasta un día a la semana.

Tenemos muchísimo tiempo así. Los sitios donde llega, es de forma precaria, porque cuando dura mucho sin llover no hay casi presión, se complica la situación”, declaró. En dicho contexto, Guerrero enfatizó que el pueblo de Miches espera con anhelo el acueducto, pues, es demasiado el tiempo que tienen pasando las de Caín. “Las personas están haciendo pozos que cuestan cientos de miles de pesos, aquí no hay casa donde no haya uno o dos tinacos y cuando llega el agua, todo el mundo pone una bomba. Con este crecimiento turístico, además, se hace más que necesario terminar eso”, acentuó.