Familiares de mujer asesinada en Miches exigen no se varíe medida de coerción al acusado

0
142

MICHES, EL SEIBO. Los familiares de Ofelia Laureano, asesinada en enero del año pasado en la comunidad de El Guaraguao, distrito municipal de El Cedro, municipio de Miches de la provincia de El Seibo, exigieron que no le sea variada la medida de prisión preventiva al señor Melo Crispín, quien le propinó dos disparos a Laureano.

Yovanny Laureano, hermana de la occisa, aseguró que se pretende enviar a Crispín a su casa porque allegadamente está enfermo. “Él no estaba enfermo para matarla. La jueza dijo que lo va a mandar para la casa y siempre están reenviando audiencia, pero nosotros exigimos que pague lo que hizo. Preso no la va a revivir, pero mató a una mujer trabajadora y con cuatro hijos huérfanos”, exteriorizó.

Almaida Laureano, madre de la hoy occisa, enfatizó que lo único que piden es justicia por la muerte de su hija. Resaltó que Crispín debe pagar por el hecho, a pesar de su edad y
la condición de salud que tenga. “Solo pedimos eso. No fue una gallina que mató. La jueza piensa sacarlo dizque por enfermo y por viejo, si fuera así, yo soy una vieja, y matara a uno para que no me dieran cárcel”, manifestó.

La señora acotó que son pobres y los familiares de supuesto matador son ricos, por lo que se atienen a su dinero. “Nosotros nos vamos a tirar a la calle si eso pasa. Es justicia que necesitamos, y ojalá el presidente nos oiga. Fueron dos balazos por la espalda que me le dio a mi hija, mientras desgranaba unos guandules. Es un caso probado que él lo hizo”, resaltó.

Paulino Aquino, uno de los abogados de la familia Laureano, dijo que son tres los agravantes por los cuales se oponen a la decisión de variación de la medida del imputado.

Refirió que en calidad de abogado que representa a la familia de la víctima, parte de esos agravantes para evitar la variación están el de la gravedad del hecho y el sádico comportamiento del imputado.

“Estamos hablando de un homicidio, sancionado con 30 años de reclusión. Ese señor fue tan sádico que simuló con la sangre de la propia víctima que esta lo había agredido cuando fue todo lo contrario. Además, su libertad representa peligro en contra de los medios probatorios. Él tiene que pagar por los hechos que cometió. Vamos a recurrir ante la Corte de Apelación de San Pedro de Macorís”, apuntó Paulino.