El Seibo tiene seis equipos de fútbol, pero no tienen donde jugar

0
543

EL SEIBO. Integrantes de la Asociación de Fútbol de El Seibo, solicitaron la construcción de un campo de fútbol en esta localidad, ya que el espacio que tienen para practicar y que fungía como área para dicha disciplina deportiva, está en evidente abandono.

Los interesados en este deporte tuvieron que recurrir al play de La Manicera y realizar allí eventos y prácticas. Refirieron que es imposible jugar en este lugar, a pesar de que en varias ocasiones le pasaron maquinarias y lo nivelaron. Cada vez que llovía se inundaba y se hacía un lodazal, destrozándose así todo el trabajo realizado.

La asociación funciona desde de 1983 e integra a siete clubes que participan de manera activa. Algunos de estos son Las Quinientas, Santa Rita, San Martin, La Higuera y otros. Hay unos mil jugadores, entre chicos de edades que rondan desde los 5 hasta los 30 años. Aunque los chicos son más, las jovencitas no se quedan atrás y ya han representado al país en varias competiciones internacionales.

La última reparación que se le hizo al campo fue hace un año y desde antes de la pandemia no lo utilizan. Intentaron construirle baños, pero por falta de recursos no pudieron darle continuidad y terminarlos. El espacio no les brinda ninguna herramienta propia de este deporte que posibilite el desarrollo de eventos allí, no obstante continúan compitiendo.

Sugeidy Romero y el resto de los entrenadores.

LOGROS

Motivados por los grandes logros que resultan de los jugadores y el posicionamiento que ha tenido la asociación, crearon un proyecto que incluye el presupuesto y las especificaciones necesarias para un lugar adecuado para jugar. Todo esto con el fin de que llegue a oídos de alguna autoridad importante, y el sueño de un verdadero campo de fútbol deje de ser utópico.

Otra necesidad que tienen es el nombramiento de monitores contratados. Jesús Severino, quien es presidente de la Asociación de Fútbol de El Seibo, manifestó que necesitan tener la casa del fútbol en la provincia, y puedan así recibir equipos nacionales e internacionales en un lugar con buenas condiciones.

Severino entiende que esto colaboraría no solo al desarrollo deportivo sino también al de la provincia, por la cantidad de actividades que se efectuarían. “Trae empleos, chiripeos y genera recursos”, dijo.

Resaltó que han sido reiterados los logros y que solo en el fútbol femenino tienen ya cerca de seis campeonatos nacionales. En el escolar ganaron las dos últimas versiones de este tipo de torneo, llegando a ser campeones nacionales del mismo, y subcampeones en otras ramas.

Entre los atletas que salen de aquí, está Dorny Romero, uno de los más importantes actualmente, y 12 niñas fueron a selección nacional.

“Aquí se hacen eventos con 400 y 500 equipos, cosa que en otro deporte como el béisbol no pueden darse el lujo. En este deporte se les crea más oportunidades a los niños. Nosotros tenemos técnicos y árbitros internacionales que salieron de aquí, y representación en los niveles más altos del país”, apuntó.

Severino enfatizó en que cada día el fútbol gana terreno en las distintas disciplinas que se desarrollan a nivel local. Dijo que debido al posicionamiento logrado, las propias familias de los niños se acercan a ellos, al punto de que antes de la pandemia no daban abasto en los clubes por la cantidad de solicitantes que tenían.

Jean Anubi, secretario de la asociación, afirmó que gracias a los eventos locales que efectúan, otras asociaciones deportivas observan a los jugadores locales, se interesan en los atletas seibanos y comienzan a participar con ellos, aunque no tengan un espacio propio del fútbol. “Equipos de nivel internacional han venido a jugar con nosotros, y nos han permitido estar al frente”, agregó.

UN SUEÑO, UNA REPRESENTACIÓN

Sugeidy Romero, de 16 años, practica fútbol desde 2016, viene de una familia de atletas que la introdujeron al mundo del deporte. Alterna sus estudios con sus entrenamientos deportivos. A su corta edad ya está trazando su camino con pasos fuertes en el fútbol, puesto que participó en competiciones nacionales escolares, quedando en segundo lugar y más tarde viajó a Guatemala como selección suplente.

Cree que es necesario que este campo se construya, porque hay muchos deportistas que requieren de un lugar donde explotar su potencial. Expone que muchos de ellos tienen el sueño de llegar en algún momento a representar su provincia y el país en equipos de la liga nacional. Recalcó que deben empezar en su localidad como base.

“Necesitamos un lugar para practicar nuestro deporte y desenvolvernos. Un espacio que no sea en un campo de béisbol, sino en el nuestro. Practicamos casi todos los días a la semana, aunque ahora hemos parado un poco por la pandemia. Quiero llegar lejos a representar nuestro pueblo, pero necesitamos el campo”, puntualizó la joven deportista.