En los primeros nueve meses de este año la Armada confiscó 178 lanchas en viajes ilegales

0
518

EL SEIBO. Buscar un cambio en la condición de vida conlleva en algunas ocasiones inmigrar hasta de manera ilegal. Mujeres y hombres en edad productiva abordan cualquier tipo de embarcación para intentar cruzar los 133 kilómetros de mar, es decir 80 millas náuticas, a través del canal de la Mona, para llegar a Puerto Rico.

Entre siete a nueve horas se estima que una nave podría realizar este trayecto, pero podría variar según el tipo y cómo se comporte el clima a la hora de zarpar.

Según datos de la Armada Dominicana, para el primer trimestre de este año las embarcaciones decomisadas en viajes ilegales fueron 34, en los cuales fueron detenidas 69. De los apresados 49 eran dominicanos, 17 haitianos, dos rusos y un cubano.

En los meses entre abril y junio se confiscaron 59 embarcaciones. En ese periodo de tiempo, se detuvieron un total de 395 dominicanos, 26 haitianos y 11 rusos. De igual forma, los datos de la Armada no especifican de donde zarparon o zozobraron esos viajes, si fue de Miches, Sabana de la Mar o Samaná

Ya para julio-septiembre se registraron considerables éxodos de ilegales. En ese período fueron decomisadas 85 embarcaciones. Las personas detenidas en esos operativos fueron 608, y de estos 492 era dominicanos, 114 haitianos y dos brasileños. La estadística correspondiente a los meses antes citados puntualiza que la Armada ejecutó 37 misiones en 12 semanas, arrojando tres operativos semanales en la categoría de inmigración ilegal.

Los registros señalan que en 2020, el mes de julio fue donde más dominicanos se detuvieron en viajes clandestinos, con 298 personas. Junio, tuvo más viajeros detenidos sin distinción de nacionalidades, para un total de 325. Otro elemento a destacar es que, al comparar ambos años, en los períodos julio-septiembre, el año pasado detuvieron 1,100 personas y en 2021, fueron 608.

UN SUEÑO QUE ENCUENTRA LA MUERTE

Con el sueño de llegar a Puerto Rico, cientos de dominicanos perdieron la vida en las costas del Este y el nordeste del país, en búsqueda de un sueño que los llevó directo con la muerte. Muchos de ellos, nunca se sabrá su paradero ni tuvieron cristiana sepultura, otros, se colocaron en la lista de cuerpos perecidos en las inclementes olas del mar.

La pasada semana, fueron rescatados por la Armada 47 personas que estaban a la deriva en una embarcación a 16 millas náuticas de la costa de Punta Nisibón, Miches, por un naufragio donde al menos ocho personas murieron y 23 fueron rescatados en estado de deshidratación. La mayoría de las personas, correspondían a la zona Norte del país, y cinco de las víctimas mortales eran de Arenoso en la provincia Duarte.

Dos meses antes, la Armada Dominicana rescató 40 de 63 indocumentados de una yola que zozobró en el mar Caribe, en las proximidades de la costa de San Pedro de Macorís. Dicha embarcación habría salido desde La Romana y los viajeros llegaron a pagar hasta mil dólares por persona a los organizadores del viaje, que no viajaban en la embarcación, pero que cobraron en tierra su dinero a cada viajante.