lunes, junio 17, 2024
InicioImpactoVILLA CERRO, UNA COMUNIDAD SURGIDA DE LA IMPROVISACIÓN Y...

VILLA CERRO, UNA COMUNIDAD SURGIDA DE LA IMPROVISACIÓN Y EL DESORDEN

Más de 35 mil personas que habitan la zona reclaman servicios básicos

Robert Antonio

rguerrero@editorabavaro.com

HIGÜEY. Al final de la calle Gastón Fernando Deligne, luego del sector Los Platanitos y el puente sobre el río Duey, está Villa Cerro, un conglomerado humano formado en lotes de terrenos vendidos y otros invadidos, en donde la palabra organización no se tomó en cuenta en ningún momento.

Villa Cerro 1

Hoy Villa Cerro es un barrio compuesto por unos 17 sectores, carentes de los más elementales servicios necesarios para la convivencia humana, pero quienes allí habitan no se quedan de brazos cruzados y constantemente se movilizan por sus reivindicaciones.

Según narra el presidente de la Asociación de Juntas de Vecinos de Villa Cerro, Jesús Antonio Mota, en total la zona es habitada por unas 30 mil personas que demandan del arreglo de sus calles, servicio de agua potable, redes eléctricas y que se construya otra vía de acceso, ya que sólo cuenta con una sola.

Al escuchar el rosario de peticiones del comunitario, parecería que esa comunidad no tiene un solo problema resuelto. No es para menos, en Villa Cerro se construyó una Unidad de Atención Primaria hace más de dos años y se queja, porque la misma nunca ha sido habilitada para brindar servicios.

La unidad del barrio, al igual que otra dos más de Higüey está cerrada hace un mes, porque el Ministerio de Salud Pública no ha depositado el pago de los locales.

La situación ha obligado a los pacientes a acudir al Hospital Nuestra Señora de La Altagracia, generando más caos en ese centro.

El comunitario critica el poco apoyo a las nuevas generaciones de parte de las autoridades correspondientes, sobre todo en el aspecto deportivo.

Comunitarios

“Aquí no hay incentivos para la juventud. Tenemos alrededor de 10 mil a 15 mil jóvenes”, comenta.

Hace algo más de un año que la alcaldía municipal construyó una cancha deportiva, pero la misma fue desmantelada. Se robaron los lavamanos e inodoros de los baños, puertas, luces y hasta los tubos que sostenían la verja perimetral fueron sustraídos.

A pesar del robo, el presidente de la Asociación de Juntas de Vecinos de Villa Cerro valora el trabajo que desempeña la Policía Nacional en cada uno de los 17 sectores.

Dice que los policías son los únicos que están haciendo su labor en beneficio de los habitantes.

De su lado, Jesús Antonio Mota critica a la multinacional que construye el acueducto, porque dañó lascalles de Villa Cerro y sólo llevó el agua a una parte de la zona.

“Todos los sectores están destrozados, ya que la Ghella rompió las calles para meter las tuberías del nuevo acueducto y lo dejaron así.

Ahora tenemos unos cinco o seis sectores donde está llegando el líquido”, expresó.

Villa Cerro 2

La envasadora de la discordia

Hace una década Villa Cerro que no era ni la mitad de lo que es hoy. Libró una tenaz batalla para impedir la instalación de una envasadora de gas en su única entrada, bajo el argumento de que ponía en peligro a la población.

El dirigente comunitario Luis Vélez recuerda que la alcaldesa Karina Aristy, que agotaba para entonces su primer período de gobierno local, también rechazó el proyecto.

“Karina dijo desde encima de un gredar que sólo por encima de su cadáver se instalaría esa planta de gas; sin embargo, en junio de 2013 el Concejo de Regidores la aprobó”, denunció.

Indicó que tal parece que el Concejo de Regidores es un organismo autónomo y que cuando aprueba una iniciativa, el titular de la alcaldía debe ejecutar la decisión.

“Ella en una reunión con residentes en Villa Cerro dijo que no podía hacer nada, que está obligada a otorgar los permisos para que la planta funcione”, se queja Vélez.

El también ex presidente de la Federación de Juntas de Vecinos de la Provincia La Altagracia explica que la envasadora de gas estaría en la misma entrada de la ciudad, lo que generaría caos en el tránsito y que en caso de un accidente, las consecuencias serían mucho mayores.

Expresa que no cree en las autoridades de Higüey, ya que por experiencia ha visto en años anteriores, que asignan partidas  presupuestarias para determinadas obras y que luego no las ejecutan. “Ya no creemos en las autoridades de Higüey”, enfatizó.

La marcha

El pasado miércoles un grupo de residentes de Villa Cerró, con pancarta en manos y consignas por doquier, caminó hasta varias dependencias del Estado en las que entregaron documentos contentivos de sus principales demandas sociales.

Los comunitarios llevaron sus peticiones hasta la alcaldía, en donde fueron recibidos por el vicealcalde Leandro Piña; luego pasaron a la Gobernación Provincial, en donde también llevaron sus necesidades y culminaron en las oficinas de la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (EDE Este).

Luego del recorrido, los residentes del lugar retornaron por la Gastón Fernando Deligne, llena de hoyos y se diseminaron por las vías mal trazadas, por donde corren las aguas residuales hasta sus casas, esperanzados en que sus reclamos no caigan en el vacío, como en muchas otras ocasiones.

Villa Cerro 3