lunes, junio 24, 2024
InicioImpactoPromesas incumplidas

Promesas incumplidas

Las principales construcciones del gobierno en La Altagracia están paralizadas o no han comenzado

Robert Antonio

rguerrero@editorabavaro.com

HIGÜEY. Los munícipes de La Altagracia aprovecharon la visita del presidente Danilo Medina, el pasado 21 de enero, Día de Nuestra Señora de la Altagracia, para recordarle al primer mandatario la cantidad de obras prometidas para esta provincia, y que hasta el momento no dan asomos de ser cumplidas.

Previo al Día de La Altagracia, una recién formada “Comisión para el Desarrollo de la Provincia La Altagracia” dio a conocer un pliego de solicitudes que debía ser entregada a Medina en su visita a la ciudad de Higüey.

En orden de prioridades, los comisionados solicitaron: la construcción de una avenida entre Higüey y la Autovía del Coral; el asfaltado de las calles del municipio cabecera, de los distritos municipales de Verón-Punta Cana, La Otra Banda y Las Lagunas de Nisibón, además de los principales caminos vecinales de la provincia.

La demás peticiones son la reparación del Hospital Nuestra Señora de La Altagracia; la terminación de la ampliación de ese centro de salud y del acueducto de Higüey, además de la construcción de un hospital para la comunidad de Verón-Punta Cana y una nueva planta de tratamiento de Aguas Residuales para la ciudad de Higüey Desde que se anunció el trazado de la Autovía del Coral y se comenzaron a ver los trabajos de la importante autopista, se advirtió que la vía, distante a unos 10 kilómetros del Higüey, aislaría a este municipio, ya que mucho tránsito se iría directo a la zona turística de Punta Cana-Bávaro, afectando el comercio local.

Por tal motivo, diversos sectores coinciden en la necesidad de que se sustituya la vieja carretera de Yuma por una moderna vía de cuatro carriles, que conecte a Higüey con la Autovía del Coral, lo que se espera traería mayor cantidad de visitantes a la ciudad cabecera de La Altagracia.

Obras solicitadas

CALLES Y CAMINOS VECINALES

La segunda petición de la Comisión de Desarrollo de la Provincia de La Altagracia es el arreglo de las calles de Higüey, una parte destruidas para colocar las tuberías del acueducto de la ciudad, y otras que nunca han sido asfaltadas, ubicadas en su mayor parte en sectores surgidos sin ninguna planificación en los últimos 10 años. La pavimentación solicitada también abarca las calles de los distritos municipales de Las Lagunas de Nisibón, Verón-Punta Cana y Las Lagunas de Nisibón, así como el arreglo de los principales caminos vecinales, algunos de los cuales, según el gobernador Ramón Güilamo Alfonso, podrían ser asfaltados.

La alcaldesa Karina Aristy explicó que el acuerdo con Obras Públicas establece seleccionar vías de acceso importantes en todo el municipio, ya que no toda las calles serán pavimentadas.

EL HOSPITAL

El hospital Nuestra Señora de La Altagracia fue construido por un acuerdo suscrito entre el primero gobierno de Leonel Fernández (96-2000) y el Estado de las Islas Baleares, que donó un centro de salud moderno para la época, con capacidad para 80 camas, pero que la explosión demográfica de la provincia La Altagracia hizo que en poco tiempo fuera incapaz de atender la demanda de servicios de una población de más de 400 mil personas en la actualidad, si les suman a los 285 mil pobladores inmigrantes, que la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) estima en un 47 por ciento de la población local establecida.

Con la promesa de ser entregado en un año, en diciembre de 2010, el Ministerio de Salud Pública inició la construcción de un anexo al hospital público de Higüey, pero los trabajos llevan más de un año paralizados y se desconoce cuándo serán retomados.

Mientras que el viejo centro se encuentra entre unos 56 hospitales que fueron sorteados por el gobierno en agosto de 2013, para ser reconstruidos.

Pero cuatro meses después de conocerse la información no se ha iniciado la remodelación.

HOSPITAL VERÓN-PUNTA CANA

Otro reclamo que sólo ha encontrado promesas, es la petición de un hospital público para el Distrito Municipal de Verón-Punta Cana, que sustituye la clínica rural que construyó el fenecido ex presidente Antonio Guzmán Fernández, en el gobierno 1978-1982, y que ha permanecido operando en condiciones aceptables gracias al respaldo económico de la Fundación PUNTACANA.

Ésta comunidad tiene unos 54 mil habitantes, 20 mil de los cuales son parte de la población flotante (que trabaja pero no reside en el municipio), pero que igual demandan servicios de salud. A pesar de ser la zona más rica de La Altagracia, Verón-Punta Cana ha clamado sin ser escuchada, para que se le construya un hospital decente, lo que espera sea una realidad con la propuesta al presidente Medina de que se construya uno de 40 habitaciones.

ACUEDUCTO

Higüey tiene un acueducto que opera desde 1976, cuando la ciudad tenía unos diez sectores. En el 2006, el presidente Leonel Fernández firmó un contrato con el consorcio internacional Ghella y Asociados, para la construcción del denominado acueducto Higüey-Bávaro, el que casi a ochos años de haber sido iniciado ha recibido varios cambios en el contrato original y no tiene fecha de conclusión.

El director del Instituto Nacional de Agua Potable y Alcantarillados (INAPA), Alberto Holguín, admite que le adeudan a la empresa constructora unos 20 millones de dólares, pero explica que con ese pago se llegará a unos 80 millones. Dijo que será necesario aumentar otra vez el presupuesto en 25 millones de dólares, con lo que alcanzará US$105 millones y el acueducto quedará completamente terminado.

Según el obispo de La Altagracia, Gregorio Nicanor Peña Rodríguez, el consorcio Ghella y Asociados le explicó que el presupuesto sólo contemplaba 280 kilómetros de redes, pero que han tirado unos 400 kilómetros de tubería, lo que elevó el costo.

En diciembre pasado, Alberto Holguín prometió pagar US 9.9 millones antes de concluir el 2013, pero no se hizo efectivo el compromiso; para este año dijo se entregarán US$ 8.00 millones.

AGUAS RESIDUALES

Más de un 70% de la población de Higüey no tiene acceso al sistema de aguas residuales, ya que el mismo fue construido para una población que habitaba en unos diez sectores. Una gran cantidad de residentes en esta ciudad vierten sus aguas residuales a través de pozos filtrantes, contaminando las aguas subterráneas.

Quienes tienen sus moradas próximo a ríos y cañadas tiran los desechos de sus viviendas a través de esos afluentes, mientras que otros no tienen más opción que conectar las tuberías de sus baños, fregaderos y lavaderos hacia las calles, constituyendo esa acción la base para un problema de salud de magnitudes incalculables.

La planta de aguas residuales de Higüey data del año 1972 y operó más o menos bien hasta que fue afectada por el paso por la región Este del ciclón George, en 1998, fecha en que el lugar quedó destrozado y los equipos fueron robados hasta quedar en ruinas.

En la actualidad, los desechos de unas 100 mil personas van directamente al río Yuma, lo que afecta la producción agropecuaria y la salud de miles de familias que viven aguas abajo. El director del INAPA informó a este redactor que no está presupuestada la construcción de una nueva planta, pero que a principios del 2014 repararán las viejas instalaciones de Higüey.

LOS COMISIONADOS

Según informó Peña Rodríguez, la Comisión para el Desarrollo de la Provincia la Altagracia surgió luego de una conversación con el presidente Medina en Punta Cana, el 21 de diciembre de 2013.

Los miembros, además del prelado, son: Ramón Güilamo Alfonso, gobernador provincial; Lucas Pérez, fiscal provincial; los diputados Juan Julio Campos, Hamlet Melo y Ramón Ricardo Sánchez; la alcaldesa de Higüey, Karina Aristy; el ex diputado Máximo Aristy

Caraballo; el empresario del transporte Manolo Ramírez (Pupilo); el presidente de la Asociación de Hoteles de la Región Este, Ernesto Veloz, y el presidente del Grupo PUNTACANA, Frank Rainieri.

El Ministerio de Salud Pública inició la construcción de un anexo al hospital público, pero los trabajos llevan más de un año paralizados.