martes, junio 25, 2024
InicioImpactoGisela Cadenas “Siempre estoy dispuesta a enseñar y a...

Gisela Cadenas “Siempre estoy dispuesta a enseñar y a seguir aprendiendo”

SCARLET HERNÁNDEZ /

scarlet@editorabavaro.com

Juanillo. Gisela, mejor conocida como Shell, es la fe y la esperanza hecha persona para los habitantes de la empobrecida comunidad de Juanillo.

Se radicó en el país hace dos años junto a su esposo, específicamente en la Marina de Cap Cana, pero aunque su casa está ahí, decidió que su hogar sería el mismo donde transcurre la vida de más de 30 niños, un pequeño pueblo olvidado y sumido en la miseria.

Con el apoyo de su socia Carol Mazuy, Shell pasa los días gestionando recursos y ayuda para mejorar las condiciones de la escuela pública y fortalecer el programa de estudio, además de buscar opciones para brindar oportunidades y una mejorar calidad de vida a todos los residentes.

Esta increíble mujer vivaz, alegre y parlanchina, ama y defiende a los niños de Juanillo como si fueran propios, para ella la razón de su felicidad y el motor que enciende sus días es hacer todo lo que esté a su alcance para que mañana se conviertan en hombres y mujeres de bien.

Shell

“La educación debe ser integral; estos niños deben tener la oportunidad de formarse en artes y deportes”.

¿Cómo se involucró en la labor social?

Una amiga americana llamada Rita Fox me llevó a la Escuela Nazaret en el Hoyo de Friusa, ahí empezamos a impartir clases de inglés, pero era muy complicado, teníamos más de 40 niños en el salón y no se quedaban quietos, había mucho ruido y yo estaba frustrada, era casi imposible impartir la clase.

Luego me enteré por Carol Fox lo de la Escuela de Juanillo. Cuando llegamos allá me di cuenta de que esa gente necesitaba mucha ayuda y me dije, esta es la escuela en la que voy a enseñar.

¿Esa decisión de volcar apoyo a una escuela se debe a su profesión?

Me encantan los niños y en todas las escuelas en que estudiaron mis hijos yo era de las madres que colaboraba con el plantel, en Puerto Rico fui la Coach de Golf durante cuatro años.

Me gusta enseñar, debe ser porque me gusta hablar mucho, jajaja. Mi papá me enseñó que lo único que nadie te puede quitar es lo que aprendes, y por eso siempre estoy dispuesta a enseñar y a seguir aprendiendo.

¿De dónde obtienen los recursos para la escuela?

Mi amiga Carol dirige en Estados Unidos la fundación Colibrí Partners, que se encarga de toda la recaudación de fondos, con ese dinero es que se le paga a dos de los maestros.

Ella tiene un doctorado en Educación y se especializó en programas de ayuda. Hace dos años la escuela sólo tenía un profesor, ahora tienen en total tres y llega hasta sexto grado.

Este año nos unimos con Ecoservices, para que los niños y adultos de la comunidad aprendan a reciclar y a mantener su entorno limpio. Esa empresa está enseñando manualidades para que las señoras que no tienen empleo y no pueden salir porque tienen niños pequeños, tengan un medio de subsistencia. Ecoservices coloca las manualidades dentro de los hoteles y entrega el dinero a los padres  de la comunidad.

Para el próximo año escolar el gobierno aceptó que se imparta el séptimo y octavo grados y así completar el ciclo de Básica, lo que aún no sabemos es si esos profesores los pagará el gobierno o nosotros. También aportarán 13,000 pesos cada tres meses para gastos de mantenimiento, porque hasta el momento eso lo hemos cubierto nosotros.

Llegamos a un acuerdo con el Ministerio de Educación y ahora nos envían el desayuno escolar. La verdad es que las cosas han mejorado mucho, tenemos el programa de alfabetización en las noches e impartimos clases de inglés de manera gratuita para niños y adultos.

Para la gente que no trabaja en Juanillo es muy difícil salir, porque las calles están en tan mal estado y son pocas las guaguas del  transporte público que llegan hasta aquí, y los pasajes son muy costosos, La fundación Orange nos acaba de donar seis computadoras, tendremos nuestro laboratorio de informática donde los niños podrán aprender a utilizar la computadora y en la noche tendremos clases para los adultos.

Hemos recibido mucha ayuda. También, realizamos jornadas pediátricas, odontológicas, oftalmológicas y de otorrinolaringología. El año pasado tenía una niña con un dolor de oído constante y resultó que era una infección aguda por un problema dental no tratado, conseguimos con la doctora Carolin de la Rosa que le regalaran el tratamiento de canales, todos los procedimientos necesarios y hasta los brakers.

Ahora queremos buscar gente que nos done uniformes de futbol, me enteré que en febrero vienen la gente de Peach Proyect que nos van a hacer unas canchas, también estamos buscando gente que le enseñen música a los niños, creemos que la educación debe ser integral y esos niños también deben tener la oportunidad de formarse en artes y deportes.

¿Qué ha aprendido de la gente de Juanillo?

He aprendido que hay que seguir luchando, yo sé que ellos se frustran, que quieren hacer algo, pero no tienen los instrumentos necesarios para hacerlo, la organización de nosotros lo que hace es darles ese instrumento para que progresen, ellos tienen muchas ganas de aprender, son como esponjas y sé que llegarán muy lejos.

Una de las cosas que más me atrajo de este país es que vi mucha gente pobre, pero siempre con una sonrisa en rostro. El pueblo dominicano, sin importar las circunstancias, pone su música y siempre está alegre. Cuando yo vi eso, dije vale la pena ayudar a esas personas que son positivas, que no están llorando por las cosas.

¿Una experiencia que le haya tocado el corazón?

Me dolió mucho el caso de una niña que tuvo que dejar la escuela porque quedó embarazada a los 10 años. Ella vive en la comunidad, ahora tiene 12 años y una niña de dos años. Yo le digo que quiero que retome sus estudios, pero ella dice que no puede, porque no tiene con quien dejar a su hija. Ella es una de las razones que más me motiva para el programa de manualidades, que mujeres como ella puedan aprender un oficio sin tener que salir de sus casas y así echar para adelante.

Planes a futuro

Mis planes están centrados en la comunidad de Juanillo y su gente, quiero lograr que todos se unan y estén orgullosos del lugar donde viven, lograr que el ayuntamiento los ayude con la recogida de la basura, aunque se reciclan los desechos plásticos y la comida se utiliza como abono, el resto de los desechos se quema y eso es muy dañino.

Que nos limpien lo tanques sépticos que desde que se formó esa comunidad nunca se han limpiado y ya el mal olor empieza a salir por todas partes, el arreglo de las calles, que nos coloquen tanques donde depositar la basura y que la recojan por lo menos una vez a la semana.

También, quisiera conseguir un medio de transporte para los niños que viven aún más apartados, en la comunidad El Suero de Juanillo, se me parte el corazón cuando veo a niños de cinco años que tienen que caminar una hora bajo el sol todos los días para llegar a la escuela y otra para regresar a sus casas.