lunes, mayo 27, 2024
InicioImpactoCorridas de toros: más que un arte, una tradición...

Corridas de toros: más que un arte, una tradición del pueblo seibano

Patricia Heredia /

Torero Luis Medina.
Torero Luis Medina.

EL SEIBO. ¡Olé, olé!, dice El Seibo lleno de glamour, emoción y gran algarabía, al iniciar sus tradicionales corridas de toros, realizadas en el mes de mayo, al celebrar sus tradicionales fiestas patronales en honor a su patrona la Santísima Cruz.

Esta algarabía la vive día a día, Luis Alberto Medina, quien lleva 12 años realizando el arte del toreo y aprendió este oficio de su padre, el legendario torero â??Cisco Kifâ?, fallecido hace dos años.

Explicó que cada vez que está en el redondel, lugar donde se sortean los toros, recuerda las enseñanzas de su padre, lo que dice le permite sacarles con mayor ventaja, delicadeza y lucidez las partidas a los toros.

Señaló que al iniciar el proceso y verse frente al animal se le hace un poco difícil, pero ya luego, según van realizando las maniobras de atracción al animal, pierden los nervios y empiezan a aflojarse. Pero lo que más les ayuda y alienta son los aplausos del público, que los incitan a lucirse durante la presentación.

Medina, mientras muestra cómo aprendió a sortear los toros, dice que su aprendizaje en esta área ha sido empírico, frutos de las enseñanzas y motivaciones de su padre, así como de entrarse dentro del circulo donde se torean los sementales, ya que el último se los dejan a las personas jóvenes de los barrios que se arriesgan a enfrentarse con el animal.

El torero, con su capa roja en la mano, sonríe y dice que una experiencia que lo ha marcado al enfrentarse con un toro, hace ya cuatro años, ha sido la envestida que sufrió por uno de los ganados que le fracturó tres costillas.

Pero esto no fue motivo para dejar su pasión. Tan pronto como se recuperó, volvió al redondel a hacer lo que le gusta y apasiona, sortear los toros cada inicio de mayo.

Historia y evolución

Las corridas de toros son una de las tradiciones más significativas del pueblo seibano, y constituyen un evento único en el país y el Caribe. Así lo expresa José Rijo, quien lleva tiempo narrando este espectáculo, que cada año aglutina una gran cantidad de personas del país y el extranjero, que se dan cita para apreciar este deporte.

Rijo sustenta que las corridas son el corazón y estandarte de las fiestas patronales, y las mismas se festejan desde la época de la colonización. Es decir, que forma parte de nuestra herencia española.

â??Este tipo de lirias solo se realizan en El Seibo, y son al estilo portugués, un estilo donde no se sacrifica el animal. Aquí solo se cansa el animal, se agobia, se barbea, pero no se maltrata ni se sacrificaâ?, expuso Rijo.

 Dijo que con la protección que hay sobre estos animales y las exigencias de muchas instituciones que están en contra de que se mate el animal, hay más razones para no hacerlo. â??Además, nosotros valoramos la vida de estos seres, lo que ha permitido que se mantenga en el gusto de la sociedad en sentido generalâ?, sostuvo el narrador.

Rijo dijo que esta simbología une a la provincia y en especial a sus jóvenes. Sin importar credo ni banderías políticas, todos disfrutan juntos de este hábito cultural que identifica a los seibanos.

Apuntó que los momentos que más disfruta el público y los mantiene con ojos atentos, son los saques de los toreros y la golpiza de intrusos que penetran al redondel a molestar a los animales, que son enfrentados por los toreros, así como también con la presencia de artistas y atractivos adicionales.

Señaló que todas las tardes, durante las fiestas, son sorteados seis toros, y estos animales son prestados por la compañía Central Romana, que también aporta los tablones para la construcción del torín, lugar donde se depositan los toros y los vaqueros para la retirada de los animales a su encierro.

Además, informó que el redondel es construido por el Ayuntamiento Municipal y que cada día las corridas tienen un patrocinador. Argumentó que se coloca un muñeco en el centro de la barrera, como forma de apreciar la bravura del semental al salir del torín.

Sostuvo que las corridas de toros han ido evolucionando, tomando mayor auge y modernidad. Anteriormente, se hacía en un redondel más pequeño, con palos rústicos, silvestres y redondos, amarrados con bejucos. â??Mientras que en el 2016 tenemos una plaza, aunque no completa, pero construida de tablas, con sus burladeros o vallas y con sus tarines. Es decir, el inicio de la plaza taurina, lo que demuestra es que ha sido un cambio total de este factorâ?, puntualiza Rijo.

Explicó que este espectáculo actualmente ya traspasa las barreras del país, porque son muchas personas que lo sintonizan a través de la web, por donde también se trasmite.

Toreros y Plaza de Toro

Rijo expuso que en cuanto a la formación de los jóvenes que torean los ejemplares tienen que avanzar, especialmente en la tecnificación de los mismos.

â??En cuanto a esto, estamos un poco rezagados. Anteriormente, teníamos toreros que lidiaban los toros con un estilo elegante, con su vestimenta adecuada, aunque hay muchos toreros que están usando el oficio de torear o la práctica común de entrarse a la plaza, y se les consideran toreros, pero creo que les falta tecnificaciónâ?, observó Rijo.

Señaló que las embajadas deberían trabajar y darles el apoyo a estos jóvenes, para que vayan a formarse a las escuelas que existen en España, México, Portugal y Cuba, sobre la tauromaquia que se exhibe aquí, en El Seibo, para que de esta forma vengan preparados para dar un espectáculo de mayor calidad.

Expuso que los toreros usan vistosos uniformes propios de las lidias, que unido a la valentía y el entusiasmo hacen de las corridas un entretenimiento único en su especie, en el redondel de unos 700 metros cuadrados, en el sector Villa Progreso, en la entrada de la ciudad.

Explicó que la creación de una plaza taurina cambiaría por completo la forma de presenciar y atraer personas a disfrutar esta actividad, así como también permitiría realizar otro tipo de actividades, como rodeos, ferias ganaderas, exhibiciones de ganados y espectáculos artísticos. Entiende que así la misma plaza va a generar sus ingresos, porque abrirían cafeterías y las gradas y ayudaría a mantener y ampliar el local.

â??La construcción de una plaza taurina en El Seibo es un hecho que ya no se puede obviar. La población reclama este tipo de estructura, porque es la base de la actividad de mayor atracción de nuestras fiestas patronalesâ?, apuntó Rijo.

Narración de las corridas de toros

Las corridas de toros, todos los años, son narradas por personalidades de las provincias que siguen paso a paso cada incidencia de lo que acontece con los toros y los toreros. Esto, para que las personas que están presentes y los que las siguen a través de los distintos medios de comunicación disfruten de lo allí ocurrido.

Cada medio de comunicación tiene sus narradores cada tarde, quienes durante las festividades se dan cita para contar las mismas con un singular estilo.

En un proyecto de ley sometido por la actual senadora de la provincia, Ivonne Chahín Sasso, el 17 de abril del 2013, las Corridas de Toros de El Seibo fueron declaradas Patrimonio Cultural de la República Dominicana, al considerar que las corridas de toros tienen la peculiaridad que a diferencia de las celebradas en otras partes del mundo no se le produce daños al toro. Esta particularidad la convierten en una verdadera fiesta para toda la familia, apta para todo público y además dinamiza las actividades económicas y turísticas de la región, al atraer turistas nacionales y extranjeros.