lunes, junio 17, 2024
InicioSin categoríaHéctor Julio Rincón Mercedes “Haber reducido la mortalidad materna...

Héctor Julio Rincón Mercedes “Haber reducido la mortalidad materna es mi mayor logro”

Romayra Morla

Disminuir significativamente el índice de mortalidad materna que se producía en el Hospital Provincial Nuestra Señora de la Altagracia, ampliar la sala de partos e integrar un equipo médico que se identifique con los pacientes, han sido de los logros que ha alcanzado ese centro de salud en los últimos años.

Rincon

Así lo expresa Héctor Julio Rincón Mercedes, director del centro de salud, quien hizo una pausa en su agitado día para conversar con El Tiempo. Tras recibirnos, con una contagiosa sonrisa, puso de manifestó la humildad que lo caracteriza.

Graduado de doctor en Medicina, en la Universidad Central del Este (UCE) ha desempeñado varios cargos dentro del hospital público, entre ellos encargado de Emergencia, subdirector y actualmente director.

También, laboró como médico familiar en el Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS).

Para el doctor Rincón Mercedes, a quien pocas veces se le encuentra en su despacho y detrás de un escritorio, sino más bien, en la sala de urgencias, habitaciones y en los pasillos atendiendo personalmente a los pacientes, la terminación del nuevo hospital, el  remozamiento del área de recursos humanos y la inclusión de nuevos equipos médicos forman parte de las necesidades imperantes.

¿CÓMO NACE SU VOCACIÓN?

Es extraño, porque antes de ser médico trabajaba en un colmado con mi padre, y un amigo del bachillerato me motivó a estudiar medicina.

Estaba indeciso sobre qué estudiar, no estaba seguro si dedicarme a la ingeniería o a la medicina. La pasión de mi amigo por la medicina me hizo tomar esa decisión y no me arrepiento. Dios, a través de él me guió a elegir esta profesión y hoy no me veo en otra área que no sea la medicina. Lo veo como una pasión.

Rincon 2

¿QUÉ ES LA FAMILIA PARA USTED?

A parte de Dios, la familia es mi todo, es un ancla, un estímulo, una pieza fundamental en lo que pueda o no hacer, me permite momentos de alegría. Cada día trato de ser mejor persona por mi familia.

¿CUÁLES HAN SIDO LOS OBSTÁCULOS QUE HA ENFRENTADO?

En el transcurso de mi carrera tuve que enfrentar las dificultades económicas, vengo de una familia humilde en términos económicos, eso se convirtió en un reto porque no tenía para pagar los cuatrimestres en la universidad, entonces hacía algunos trabajos para conseguir los fondos, para cubrir los gastos.

En el ejercicio, a veces la imposibilidad para solucionarles problemas a algunas personas que vienen al hospital con patologías complicadas, nos preocupa el no poder dar respuesta a algún paciente.

¿QUÉ LE HA ENSEÑADO LA VIDA HASTA AHORA?

He aprendido muchas cosas, a valorar la oportunidad de un amanecer, el sol, la sonrisa de mis seres queridos, valorar que puedo ver, caminar, respirar sin la necesidad de una máquina, valorar la misericordia que Dios tiene conmigo cada día. Además aprendí que las cosas buenas cuestan esfuerzo y sacrificio, pero que vale la pena hacerlo por las vías correctas.

¿CÓMO SE AUTODEFINIRÍA USTED?

Uff, que difícil pero con toda modestia, soy una persona responsable con mi trabajo, honesta, amiga de los amigos, apegado a mi familia, a los valores éticos morales, humilde y sencillo, sin olvidar nunca de dónde vengo.

¿CUÁL ES SU MAYOR VIRTUD?

La humildad y la honestidad.

¿CON QUÉ SUEÑA?

Sueño con un país donde se respeten las leyes y los derechos de los ciudadanos, que todos tengamos acceso a la educación y con una justicia que realmente cumpla con su rol de ser imparcial.

¿QUÉ VALORA EN LAS PERSONAS?

La honestidad.

¿QUÉ ES LO MÁS DIFÍCIL DE SER MÉDICO?

Decirle a un paciente que no hay solución a su enfermedad, que va a morir, o dar un diagnóstico de una patología incurable. Hay una historia de un niño que me marcó, él tenía un problema alérgico, lo medicamos, pero falleció. Han pasado muchos y es imposible no recordarlo con tristeza.

¿CÓMO EVALÚA EL SISTEMA DE SALUD DOMINICANO?

Se encuentra en una etapa de transición, encaminado a mejorar, una muestra de ello es que tenemos muy buenos centros de salud en Santo Domingo y Santiago, se han hecho trasplantes, cirugías de mano que antes no se hacían. Hay muchas dificultades en centros provinciales incluyendo La Altagracia.

La salud necesita crecer, entiendo que cuando culmine la construcción del hospital nuevo, se marcará el inicio a una transición de un modelo de precariedades a un modelo con más oportunidades para la clase pobre.

¿CUÁLES DEBERÍAN SER LOS RETOS DEL MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA EN HIGÜEY?

Como propósito fundamental debería ser terminar el hospital, porque aquí no será percibido el esfuerzo, porque quedaremos ahogados en la limitación de espacio, que no nos permite brindar atención de más calidad. La población ha ido creciendo y sus necesidades también.

¿QUÉ HACE PARA PALIAR LA SITUACIÓN DEL HOSPITAL?

Malabares, paliar a lo que es la ingeniería, la tolerancia y, sobre todo, a una buena planificación. Nosotros nos sentamos diariamente y hacemos una agenda de trabajo.

Cuando venimos investigamos en la emergencia cuáles son los pacientes más críticos, entonces vamos a las plantas y vemos los pacientes que en mejor condiciones están y los egresamos, tratamos de optimizar los recursos, de tal manera que vivimos fiscalizando la cantidad de medicamentos que se les ponen a cada paciente, esa gerencia, nos permite paliar las necesidades que tenemos día a día.

¿CUÁLES SON ESAS NECESIDADES BÁSICAS?

Necesidades de un incremento de los medicamentos e insumos. En término de equipo, necesitamos rayos x, sonógrafo. En cuanto a la planta física, corregir las filtraciones y problemas en el sistema eléctrico.

¿CUÁLES HAN SIDO SUS LOGROS DENTRO DEL HOSPITAL NUESTRA SEÑORA DE LA ALTAGRACIA?

Disminuir significativamente la mortalidad materna, integrar al equipo médico a que se identifique con los pacientes, ampliar el área de parto. Ampliamos de 4 camas a 8, anteriormente había que sentar algunas parturientas en sillas de ruedas.

Nació en San Pedro de Macorís, 12 de octubre 1964, fruto del matrimonio entre Gregorio Rincón y Hermógena Mercedes. Está casado con Mercedes Cueto, con quien ha procreado a Zabdiel Alberto, Nicolás Gadiel y Zara Isabel.

Es egresado de la carrera de Medicina de la UCE, en 1990 y se especializó en Medicina Familiar, en el Instituto Jaime Oliver Pino, del Seguro Social (1992-1995).