lunes, junio 17, 2024
InicioEconomíaCrecen negocios informales en la provincia

Crecen negocios informales en la provincia

Las impresoras fiscales, la deficiencia energética y la poca formación del personal técnico que  labora en las empresas son los principales obstáculos que enfrentan los comercios de la zona.

Fausto Adames

fadames@editorabavaro.com

HYGÜEY. El presidente de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio y Producción de la provincia La Altagracia, Pedro Pilier Reyes, reveló que en la provincia La Altagracia operan más de 10,000 comercios, pero más de la mitad, esdecir más de 5,000 negocios son informales, y por lo tanto no pueden acceder a una gran cantidad de facilidades disponibles para ellos.

Pillier

Pilier reveló que la provincia tiene registros mercantiles de unas 5,000 empresas que están formalizadas, pero estima que una cantidad similar no está regularizada como tal, y sus propietarios no han entendido la gran importancia que conlleva la regularización.

Advirtió que “muchas veces los comerciantes sienten temor a la regularización y el Estado tendrá que tomar medidas positivas para incentivarlos, para que éstos no vean la formalización como un castigo o una sanción, sino como una oportunidad para crecer”.

“Muchas veces los comerciantes sienten temor a la regularización y el Estado tendrá que tomar medidas positivas para incentivarlos”.

“Pienso que el Estado tiene que seguir educando y brindar facilidades a los negocios informales para que se regularicen, como un pago de impuesto único si el comercio es pequeño, porque es mejor para el país contar con empresas regularizadas y formalizadas, con ventajas y beneficios en términos de Seguridad Social y que puedan contar con facilidades de préstamos en la banca formal”, destacó.

También advirtió que el tema de las impresoras fiscales, la deficiencia energética y la poca formación del personal técnico que labora en las empresas son los principales obstáculos que enfrentan los comercios de la zona.

Sobre el caso de las impresoras fiscales, advirtió que “este es un tema de doble filo, porque por un lado la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) quiere tener un mayor control en el pago de impuestos, pero el gobierno central tiene que ir educando, orientando y sensibilizando a los comerciantes, y asegurarles que esos recursos sean transparentados y reinvertidos para que vuelvan a la sociedad y que se vaya creando esa confianza”.

“El estado en su conjunto tiene que comprometerse a que la población sienta que lo que paga de impuestos se está devolviendo en servicios, que es al final de cuentas lo que necesitamos”.

En cuanto al problema energético, señaló que “hay muchas partes de la provincia donde este problema se ha resuelto y en la ciudad o casco urbano como tal, todavía dependemos de otros sistemas energéticos y pienso que debe de acelerarse el paso para que exista igualdad de competencia.

Este tema influye mucho en el aspecto del comercio porque sube considerablemente los costos. No es lo mismo cuando un pequeño negocio tiene que depender de una planta eléctrica o inversores para producir.

Ya ese problema está resuelto en algunas partes de la provincia y por tanto debe ser solucionado en la provincia completa”.