lunes, mayo 20, 2024

Patricia Heredia / pheredia@editorabavaro.com

EL SEIBO. Marta Yan (nombre ficticio), de 15 años, nació en El Seibo, y es la menor de cinco hermanos, de padres haitianos, pero su madre posee el acta de nacimiento haitiana y no pudo acogerse al Plan Nacional de Regularización. Sus hermanos no corrieron la misma suerte que ella, pues fueron declarados por distintas personas como hijos de ellos.

Marta dice entre lágrimas que ha vivido toda su vida sin identificación, lo que no le permitió registrar a su hija de cuatro meses antes de morir, pues en el hospital no le dieron â??el papel de la camaâ?.

Llegó hasta sexto curso. â??Dejé los estudios, porque me decían que cuando llegara a un curso más alto no iba a poder seguir, así que decidí dejarlo, además con el embarazo iba a ser más complicadoâ?, apuntó.

El drama de Yesenia José, de 23 años, no es tan diferente. Nació en San Pedro de Macorís, pero tiene cuatro años viviendo en la comunidad de Los Pelados, una sección del municipio de Santa Lucia. Aunque tiene la ilusión, sabe que por mucho que se esfuerce y estudie, no podrá, al menos de momento, optar por un trabajo. No por falta de vocación o estudios, sino porque no tiene papeles, por ello solo llegó hasta el quinto curso.

[caption id="attachment_2664" align="alignleft" width="289"]Yesenia José. Yesenia José.[/caption]

Su voz se quiebra al decir que ella perdió el â??papel de camaâ? que da el hospital, el único documento que podría servirle para sacar su acta de nacimiento, hace 18 años, cuando el ciclón George, en 1998.

â??Hice, en varias ocasiones, intento de conseguir ese papel para sacar el acta de nacimiento, pero no he podido, porque ellos me dicen que debo llevar a mi madre y ella murió en Haití y mi padre no tiene documentosâ?, exteriorizó.

José sostuvo que tiene cuatro hijos, que aunque asisten a centros educativos, no tienen acta de nacimiento y el padre de sus hijos tampoco. Tratando de esquivar la mirada, explica que quiere un mejor futuro y forma de vida para sus retoños, pero que no puede trabajar en lugares que no sean casas de familias, por falta de sus documentos.

Debilidad recurrente

Como ellas, hay miles de personas que viven en la región Este del país, pero nadie sabe cuántos son, dónde viven ni quiénes son. Ninguna institución los tiene registrados, y muchos les llaman migrantes, algunos dentro de su propio país. Otros les llaman â??muertos vivosâ?, o indocumentados. â??Indocumentados, porque carecen de un documento que les dé visibilidadâ?, indica Epifania Stchals Lichardo, coordinadora del Movimiento Reconocido en el Este.

Stchals Lichardo afirma que el drama que viven las personas que carecen de documentación, tantos para los de ascendencia haitiana y también para personas dominicanas, sin ascendencia y con ascendencia, es desgarrador, porque les afecta física y emocionalmente.

A estas personas les son violados muchos de sus derechos, pues cuando tienen precariedad de documentos sus derechos principales, como educación y salud, derechos básicos y ciudadanos, son vulnerados. Son estos dos derechos principales de los que ellos carecen, en muchos casos, al no tener documentación�, exteriorizó Stchals Lichardo.

Explica que nadie sabe en realidad cuántas personas sin documentación existen en la región Este ni en el país. â??Creo que ni la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), que es la identidad principal, tiene con claridad la cantidad de personas sin documentos que existen en el territorio dominicanoâ?, puntualizó.

Stchals Lichardo sostuvo que esta situación es más compleja de lo que aparenta, y que eso es algo que no tiene fundamentos, porque cada día se encuentran con un nivel de problemática peor que el del día anterior. â??Nosotros como movimiento no tenemos la cantidad exacta de personas que realmente tienen esa problemática ahora. No tenemos ese análisis terminado de ejecutar, pero estamos en un proceso; estamos realizando el levantamiento desde el 2007 y aún no concluimosâ?, apuntó. Expuso que, a su entender, ese problema inicia desde que el niño nace, y en muchos casos es por la dificultad que tienen los padres de tener un documento a tiempo. â??Entiendo que ese problema empieza desde la familia, que antes de que ese individuo naciera, y porque carece de documentación; esto va de generación en generaciónâ?, puntualiza.

Parte legal

[caption id="attachment_2665" align="alignright" width="282"]Dr. Blas  Carela. Dr. Blas Carela.[/caption]

Para el jurista Blas Carela, las personas que carecen de documentación legal, llámese así a aquellas que no tienen acta de nacimiento ni cédula de identidad, se encuentran supeditadas en el país, porque carecen de personalidad legal, lo que implica que a nivel de Estado no existen como personas.

Sostuvo que este problema debe ser atendido de manera urgente y obligatorio por el Estado, debido a lo que establece la Constitución dominicana en el artículo 18, de quienes gozan del derecho a la nacionalidad en sus diferentes modalidades, y lo que estable la ley en cada uno de los casos que puedan presentarse.

â??Cuando una persona está en estas condiciones, se les limita el derecho a la educación y a la salud, que tienen rango constitucional, porque una persona que no está provista de una acta de nacimiento, y luego de una cédula, se le está lesionando sus derechos, el cual el Estado tiene la obligatoriedad de establecer y facilitar ese derecho a ese ciudadano, ya sean niños, niñas o adolescentes o personas adultasâ?, explicó.

Educación

El distrito educativo 12-03, a través de su programa Participación Comunitaria, realiza un proceso para identificar a todos los niños que carecen de su acta de nacimiento, con el objetivo de concientizar y orientar a los padres y las madres para que sacaran los documentos a sus hijos e hijas, así lo informó el encargado de esa área, Tirson Pontier.

â??Nosotros hacemos una labor de concienciación en los padres y las madres, y hemos logrado reducir significativamente ese por ciento. No solo en la zona periférica, sino en la zona más apartada del distritoâ?, explicó.

Dijo que los infantes carecen de documentos por diversos factores, entre éstos está que el padre y la madre tengan cédula y no hayan registrado al niño. â??Este caso se resuelve fácilmente, porque la mayoría son por dejadez de los padresâ?, indicó Pontier.

También, sustenta que otros casos que se dan es donde el padre no puede declarar al niño, pero la madre sí puede. Entonces, se le dice a la madre que vaya y le saque su acta de nacimiento, pero si ni el padre ni la madre pueden obtener este documento, â??ese es un caso en el que estamos empezando a trabajar, hay que buscar un punto de referenciaâ?.

Además, dijo que tienen situaciones donde la familia entera no tiene papeles, lo que se complica más encontrar soluciones antes de que el niño termine sus estudios básicos y medio, para que pueda continuar con los universitarios.

Exteriorizó que el levantamiento que hicieron fue el año pasado, y que tenían 1,500 estudiantes sin actas de nacimiento, pero que de esos había unos 550 que eran extranjeros. Es decir, â??que dominicanos teníamos alrededor de 950; estamos hablando de más de un 10% de la población que no tenía acta de nacimientoâ?, dijo.

Tras la Sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional dominicano, el Gobierno se vio en la obligación de crear el instrumento del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, para enfrentar el problema de la falta de documentación a las personas consideradas ilegales o inmigrantes.

Según la página web del Ministerio de Interior y Policía, hasta la fecha en las diferentes provincias se han regularizado en: La Altagracia 12,553 extranjeros; en La Romana 11,921; en San Pedro de Macorís 10,508; en Hato Mayor 5,920; en Monte Plata 5,743; en El Seibo 5,665, para un total de 52,310 personas con diferentes nacionalidades y edades.

]]>

Artículo anterior
Artículo siguiente