martes, mayo 28, 2024
InicioImpactoRuido, prostitución y drogas ahogan sector Barrio Nuevo

Ruido, prostitución y drogas ahogan sector Barrio Nuevo

Fausto Adames / fadames@editorabavaro.com

Verón. El ruido que se desprende de los drinks y colmadones por la música puesta con el volumen muy alto, la prostitución, la venta y consumo de drogas, el cúmulo de basura por doquier y las calles inundadas cuando llueve, es el panorama que se vive a diario, día y noche y a simple vista en el sector Barrio Nuevo, ubicado en el centro de Verón.

En este barrio residen más de 4,000 personas, entre éstos muchos empleados hoteleros, quienes advierten que por todos estos males que afectan esta comunidad no pueden dormir por las noches.

También, los residentes denunciaron que en este barrio hay más de 15 niños que pasan el día y la noche jugando â??bolitasâ? por dinero en medio de las calles del sector, bajo la mirada indiferente de las autoridades, por lo que los residentes pidieron a la Policía y al Ministerio Público que resuelvan estos males sociales.

De igual forma, exigieron a las autoridades que detengan a los padres de estos niños para que los disciplinen y aconsejen para que dejen estas prácticas. José Salas, presidente de la Junta de Vecinos Henry Pueblo Unido de Barrio Nuevo, informó que el problema más grave del sector es el ruido.

â??Esa música alta que suena en los colmadones es la que trae aquí todas las molestiasâ?, aseguró. Salas alertó que las personas que viven en el sector no pueden transitar por sus calles después de las 7:00 de la noche, porque las sillas y las mesas de dominós están en el medio de la calle. Esto provoca que las personas para poder caminar tengan que atravesar y maniobrar entre mesas y sillas.

Salas afirmó que â??la música es la causante de todos los problemas que hay en esta comunidad, y especialmente es el mal que atrae a los â??deliveriesâ? o â??distribuidoresâ? de drogas, que viven vendiendo sustancias controladas frente a los niños, y también acarrea la prostituciónâ?.

Indicó que las calles del barrio son antros de prostitución en las noches y los dueños de colmados quieren establecerse hasta en negocios pequeños, donde colocan dos bocinas gigantes y preparan esos lugares, con el fin de mantenerse vendiendo bebidas alcohólicas para que la gente las tome en las calles.

Agregó que por esta causa los residentes trabajadores no pueden dormir, y manifestó que por esa misma razón los comerciantes están en contra del nuevo comandante policial de Verón-Punta Cana, el coronel Carlos Martínez, porque ha enfrentado problemas que ningún otro comandante ha querido afrontar, como las máquinas tragamonedas, música alta, drogas y prostitución.

â??Tengo una casa aquí, pero tuve que mudarme de mi propio barrio e ir a pagar alquiler en Lotificación Verón, porque no podía dormir en mi casa por la bulla de los colmadonesâ?, dijo.

Salas indicó que en Barrio Nuevo hay más de 1,000 viviendas, en las que residen muchos empleados hoteleros, y precisó que la junta de vecinos cuenta con una directiva compuesta por 17 residentes, pero que actualmente lo han dejado trabajando solo.

Advirtió que si en esta ocasión los residentes permiten que los delincuentes y los dueños de negocios le bajen el pulso al coronel Martínez y a la Policía Nacional, a este polo turístico le pasará lo mismo que ocurrió en Puerto Plata.

â??En Puerto Plata se vivió lo mismo. En ese polo los delincuentes y comerciantes pudieron derrotar a la Policía, como quieren hacer ahora, y cuando llegaba un coronel nuevo lo amenazaban con que si los enfrentaban iban a presionar para que lo trasladaranâ?, sostuvo.

Señaló que ya esto no es una â??lucha contra los comerciantes y a favor del coronel de la Policía de la zona, sino a favor de Verón, porque si no nos ponemos las pilas y hacemos que las autoridades se respeten, esto se jodióâ?.

Hablan los residentes

Lundis Ranes, otro residente que tiene 12 años viviendo en Barrio Nuevo, afirmó que lo que más le molesta en el sector es el problema de la recogida de basura, porque el camión solo pasa a veces, y cuando lo hace no se puede llevar muchos desechos sólidos, de tantos desperdicios que hay acumulado en las casas y regados por todas partes.

Sobre el tema de la basura, José Salas indicó que al parecer, como las autoridades actuales de la Junta Municipal entregarán el mando a las nuevas, se han descuidado con la recogida de desechos.

Ranes indicó que por esta causa todos los frentes de las casas y las esquinas están llenos de basura, porque así como el camión pasa un día y solo se lleva una mínima cantidad de desperdicios, de la misma manera dura varias semanas sin pasar. Advirtió que toda esa basura acumulada está afectando considerablemente a los residentes, especialmente a los niños.

â??El Ayuntamiento nunca tiene los camiones disponibles para recoger la basura, y en los últimos meses el camión que pasa por el sector está dañado, y yo quiero saber por qué no se puede brindar ese servicio a la comunidadâ?, dijo.

Al respecto, Francis Sánchez, esposo de la propietaria de un salón de esta comunidad, indicó que la basura es uno de los problemas más graves del sector, porque como los residentes no tienen dónde depositarla, van y la ponen en la entrada del barrio o en el frente de las casas. â??Esto es algo muy incómodo para la gente que viene a visitar el lugarâ?, dijo.

Ranes se quejó del mal estado en que se encuentran las calles, puesto que las autoridades después que construyeron los contenes y antes de las elecciones prometieron asfaltarlas. Pero advirtió que después de que pasaron las elecciones no han hecho nada, y no sabe qué decisión tomará el nuevo síndico, Ramón Ramírez (Manolito) con relación a las calles, porque la comunidad quiere que sean asfaltadas.

No obstante, indicó que antes de asfaltar las calles tienen que hacer aunque sea a un par de pozos filtrantes, porque si la Junta Municipal no realiza estas obras el asfaltado se dañará nuevamente, desde que comience a llover, porque el agua entra hasta dentro de las casas.

Sánchez, quien informó que el sector se encuentra bien, pero cuando llueve se siente la carencia de un sistema de drenaje pluvial. Sobre esta problemática, José Salas, presidente de la Junta de Vecinos, advirtió que cuando llueve, los imbornales de la calle principal del sector se tapan y el barrio se inunda en diferentes lugares, y por la falta de imbornales hay casas que se anegan por completo cuando llueve.

Sánchez indicó que cuando cae mucha lluvia el barrio se llena tanto de agua que las personas que viven en los solares de atrás no pueden salir por las calles, y tienen que quitarse los zapatos, porque los charcos de agua y las zonas inundadas representan un grave problema.

[gallery link="none" size="full" ids="3035,3037,3038,3039,3040,3041"]]]>