0
82

PUNTA CANA, RD.

La región Este se prepara para recibir a partir de esta noche la entrada del huracán Franklin.

En cada temporada ciclónica, los pueblos de esta parte del país recuerdan con pesar el paso destructivo del poderoso e implacable huracán George.

Este fenómeno atmosférico penetró por la costa Este del país, el 22 de septiembre del 1998, específicamente por la parte baja de la provincia La Altagracia.

La gente del Ese desconocía lo que le esperaba, porque la Defensa Civil subestimó el factor sorpresa de los ciclones y no avisó a tiempo sobre su llegada, y mucho menos del impacto que tendría por su intensidad.

En el Este, George mató a 31 personas y dejó un saldo igualmente trágico de 491 heridos, 5 desaparecidos y 16 mil 982 damnificados, según datos de las Fuerzas Armadas.

Luego de ese episodio de triste recordación, los pueblos esteños tuvieron un alivio de 24 años sin ser castigados por huracanes, al menos no con la misma crueldad con que lo hizo George, el inolvidable.

Pero el 19 de septiembre, esta parte del país recibió la para nada grata visita de Fiona, una tormenta agresiva con vientos de hasta 220 kilómetros por hora, Fiona hizo cuando le vino en gana en las provincias del Este: Se reportaron 3 personas fallecidas, inundó calles y sembradíos y dejó a cientos de personas sin tener donde dormir, porque el viento y las lluvias armaron el duo perfecto para desgraciarle la vida a mucha gente, sobre todo a los pobres y marginados de siempre.

Ahora los habitantes del Este esperan a Franklin, expectantes y desconfiados, con el recuerdo imborrable de dos tormentas que desnudaron miserias y el resultado de décadas de deudas sociales acumuladas.