lunes, junio 17, 2024
InicioImpactoSistema sanitario en S.O.S, situación crítica de sistema cloacal

Sistema sanitario en S.O.S, situación crítica de sistema cloacal

Las principales ciudades y municipios costeros de la región Este están expuestos a una gran contaminación, lo que pone en peligro la salud de miles de personas con el surgimiento de enfermedades y plagas. Colapsan plantas residuales en pueblos del Este.

Manuel Antonio Vega

redaccion@editorabavaro.com

HATO MAYOR. Las principales ciudades y municipios costeros de la región Este están expuestos a una gran contaminación, lo que pone en peligro la salud de miles de personas, con el surgimientos de enfermedades y plagas que pueden derivar en consecuencias impredecibles, debido al deterioro que presentan los sistemas sanitarios,muchos de los cuales vierten las heces fecales en ríos y playas que bordean las ciudades.

PLANTA TRATAMIENTO LA ROMANA

La situación presentada con las cloacas puede ser peor si se agregan las precariedades y destrucción que afectan a los principales centros de salud de Hato Mayor, El Seibo, La Romana, San Pedro de Macorís, Higüey, Sabana de la Mar y otras poblaciones.
Construidas a finales y principios de las décadas de 1970 y 1980, las redes cloacales fueron diseñadas para alcanzar un ciclo de vida útil de 20 años, pero ya todos superan los 30 años y las tuberías matrices comenzaron a colapsar, provocando derramientos de heces fecales y aguas residuales por calles y avenidas.
La reconstrucción de los sistemas sanitarios, con nuevas plantas de tratamientos conllevaría una inversión de unos 2 mil millones de pesos, lo que hace presumir que la situación podría seguir agravándose, porque las autoridades del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INDRHI), han advertidos que no hay dinero presupuestado para una inversión de esa naturaleza.
Los 23 municipios y ciudades cabeceras de provincias afrontan el mismo problema, pero donde más acentuado está el deterioro del sistema sanitario es en las poblaciones de El Seibo, Sabana de la Mar, La Romana, Higüey, Hato Mayor y San Pedro de Macorís, donde las explosiones de cañerías son tangibles en avenidas y calles, provocando nauseabundos y pestilentes olores y dando paso al surgimiento de plagas de mosquitos y ratas.

EFECTOS EN LOS RÍOS
La contaminación que provoca la caída de las heces y otros tóxicos a los ríos de Higüey, El Seibo, Consuelo, Miches y Ramón Sanana, ha provocado la muerte de especies acuáticas como la guabina, dajao, tilapia, anguila, camarón y jaiba.
Los habitantes de muchos barrios de los pueblos del Este que carecen del sistema sanitario, tienen que realizar sus necesidades en retretes y quienes no tienen la humilde estructura, las hacen en fundas plásticas, que luego lanzan a potreros, cañadas y ríos contiguos.
Hacendados de Hato Mayor y El Seibo han denunciado que varias de sus reses han malparido por la ingesta de sustancias tóxicas que vierten las cloacas a los ríos Maguá y Soco, respectivamente.
Es frecuente ver a obreros y técnicos del INAPA utilizar un equipo llamado “mula”, para limpiar las cañerías cloacales, pero del aparato sólo existe uno en la región, que es movilizado cuando hay protesta de la gente.

LAGUNAS EN HATO MAYOR

HATO MAYOR

Construido en 1982, el sistema sanitario fue inaugurado sin la planta de tratamiento y las cañerías que llevaban las aguas residuales a las posas o lagunas, ahora una parte se desparrama por canales y cañadas dispersos en la ciudad y las principales se descargan de manera directa al río Maguá, cuyas aguas sin saber el alto grado de contaminación que posee, es utilizada por campesinos en comunidades como Guayabo Dulce, Las Espinas, Monte Coca, Bejucal, La Berraza y otras de los distritos municipales Guayabo Dulce y Mata Palacio.

Con 32 años de vida nunca se le ha dado el mantenimiento debido. Las piletas de almacenamientos del sistema, localizadas en la comunidad de La Matica, a tres kilómetros al sur de Hato Mayor, han sido tomadas por lugareños para cultivar rubros agrícolas como plátano, maíz, molondrón, auyama y yuca, que son comercializadas en el mercado municipal.

En los barrios Punta de Garza, La Javilla, Los Barriola, Los Cocos, Gualey, Barrio Lindo, Los Genao, Urbanización Rondón y Ondina, es perceptible el derramamiento de las heces fecales y donde cientos de baños y retretes también vierten los despojos tóxicos.

HIGÜEY

El sistema sanitario de Higüey, construido en el año 1970, hace más de 15 años no funciona, mientras las heces fecales se “pasean por calles y avenidas de la ciudad, afectando el turismo y la vida de sus habitantes, que temen el surgimiento de brotes de enfermedades.

En las siete lagunas o piletas donde caen las heces están llena de tierra y crece la malezas, lo que provoca que vayan a parar al río Duey, cuyas aguas es utilizada por los habitantes del municipio San Rafael del Yuma, a 22 kilómetros al sur de la ciudad.

Con su reparación se debe realizar una ampliación para llevarlo a unos siete barrios que no cuentan con el sistema sanitario, entre ellos Mamá Tingo, Villa Cerro, Antonio Guzmán, Chilo Poueriet, La Malena, Villa Esperanza y otros.

“Higüey tiene más de 400 mil habitantes y da vergüenza que siendo una ciudad turística y eminentemente católica no cuente con un sistema sanitario adecuado”, apunto Manolo Ramírez, dirigente del Sindicato de Transporte Turístico en la zona.

La planta de tratamiento es bordeada por los sectores de Villa Esperanza y La Malena, donde residen más de 2 mil personas y la brisa lleva este mal hedor hasta un kilómetro, afectando el sistema respiratorio.

Juan Julio Campos Ventura, diputado del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en Higüey, dijo que sometió un ante proyecto de ley para que el gobierno construya un nuevo sistema de alcantarillado, debido al crecimiento poblacional, ya que el actual no tiene la capacidad para la demanda de ese municipio.

SAN PEDRO DE MACORÍS

El sistema sanitario de San Pedro de Macorís es el que en mejor condiciones está, por ser el único que fue sometido a reconstrucción y una ampliación en el 2008. Sin embargo, llueven las denuncias de averías y taponamientos en barrios como México, Miramar, Restauración, Placer Bonito, Porvenir, Barrio Lindo, Punta de Garza y otros.

EL SEIBO

Fue inaugurado 1982, sin la planta de tratamiento, la que nunca fue instalada, por lo que los habitantes se conectaron al sistema, sin percatarse que los desechos humanos iban a caer al río Soco, al sur de la ciudad, que ahora presenta un color negruzco y sus aguas apestan.

En el lugar donde están las fosas o piletas residuales, se están construyendo humildes viviendas, lo que evidencia la dejadez de las autoridades para resolver el problema.

LA ROMANA

La turística ciudad de La Romana es una bomba de tiempo, tras ser la que en peores condiciones opera el sistema sanitario, existiendo el temor de surgimientos de brotes de cólera, fiebre tifoidea y otros males, causados por la contaminación que arrastran las aguas residuales por calles y avenidas de la ciudad.

Aquí el abandono del sistema sanitario va a la par con deterioro que presentan los barrios más vulnerables a la contaminación.

SABANA DE LA MAR

El sistema sanitario del costero municipio inició a construirse en 1995, pero a pesar de que han transcurrido 16 años, nunca fueron conectadas las tuberías para que descargaran en las piletas, por lo que sus habitantes se conectaron al sistema y ahora las heces y las aguas residuales están cayendo de manera directa al mar, por la playa Acapulco, creando un desorden ambiental en la comunidad de unos 22 mil habitantes.

El mal olor que se respira en la playa Acapulco, ubicada al extremo Este, justo al lado del embarcadero o muelle, de aquella olvidada población costera, es insoportable y ha obligado a que pescadores hayan alejado las embarcaciones a lugares más distantes.

Plagas de mosquitos y cucarachas se observan en todo el litoral sur de la playa Acapulco, sin que intervengan las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales Alejandro de la Cruz, cura párroco de la Iglesia Nuestra Señora del Pilar, ha iniciado una campaña pública a través de las homilías, para reclamar al INAPA que resuelva el problema sanitario en el pueblo, ante que se desaten brotes epidémicos que afecten la vida de la gente.

“El gobierno debe ya venir en auxilio de este olvidado pueblo, que ahora hiede a cacá, sin que nadie le duela lo que está pasando”, manifestó.

Aura Saldaña y Venancio Trinidad, alcaldesa y regidor del Ayuntamiento Municipal de Sabana de la Mar, pidieron al gobierno declarar en estado de emergencia el municipio y disponer la terminación de la planta de tratamiento, para evitar daños medioambientales en las costas y barrios del municipio.

El Este presenta un descuido de espanto, donde además del sistema cloacal, las calles son polvo, lodo y piedras.