martes, mayo 28, 2024
InicioImpactoManos criminales propinan estocada mortal a 130 árboles en...

Manos criminales propinan estocada mortal a 130 árboles en la cuenca del río Maimón

Fausto Adames / fadames@editorabavaro.com

Las Lagunas de Nisibón. En este agreste lugar, apenas a unos 30 kilómetros del polo turístico más importante del país, desaprensivos se han dado a la tarea de contaminar con fines criminales unos 130 árboles que crecen justo a menos de 20 metros de la cuenca del río Maimón.

Esta acción pone en peligro el equilibrio de uno de los ecosistemas más importantes de la zona, el cual sostiene la ganadería, la producción arrocera y demás cultivos menores, y es de vital valor para el desarrollo turístico.
Esta situación perjudica de manera directa a más de 200 arroceros, debido a que varios canales se alimentan de este río y son el soporte para suplir esos campos de arroz, cuya producción es consumida por la población de Higüey y comunidades aledañas.

En la zona arrocera de Nisibón se producen más de 100,000 quintales, pero estas cosechas se están viendo seriamente afectadas por la deforestación que sufre el río Maimón, principal fuente de agua de la agricultura de la región.

Manuel Antonio de la Cruz Ledesma, conocido en la comunidad como Noé, afirmó que en la última acción unos 130 árboles han sido dañados en las mismas orillas del banco de arena del río, e indicó que la mayoría de esas plantas casi rozaban con sus aguas.

Entre los árboles contaminados y talados se encuentran guamas muy antiguas, de más de 50 años de vida, pinos cimarrones, guásima y amacey. Es decir, una gran cantidad de árboles forestales.

El caso fue denunciado a las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente, y según los reportes de varias personas consultadas, un inspector de la cartera se presentó en el lugar donde se produjo el daño ambiental.

Sobre este caso, el BávaroNews trató de comunicarse con Ramiro Sánchez Melo, director provincial de Medio Ambiente, pero no fue posible.

Los residentes indicaron que el inspector de Medio Ambiente que se presentó en el lugar mostró un envase que contenía la sustancia química que fue utilizada en el crimen, el cual fue llevado a la oficina de Medio Ambiente, localizadas en Higüey.
Los moradores dijeron que lo más grave del caso es que los árboles ni siquiera fueron cortados para la producción de madera o leña, porque después que se le aplica ese químico, ya estas plantas no sirven para nada.

Los residentes exigieron de las autoridades un castigo ejemplar para la persona que causó ese daño ambiental, con el fin de que sirva de escarmiento y no ocurran daños similares a orillas del río. También pidieron al Ministerio de Medio Ambiente que sean más rigurosos con las personas que están cometiendo estos crímenes contra la naturaleza.

Daño ambiental

De la Cruz Ledesma aseguró a reporteros del BávaroNews, que en los casi 50 años que tiene produciendo en la zona, han sido reportada talas de más de 2,000 árboles, por lo cual hoy en día las riberas del río están sin un árbol y su cauce se encuentra casi seco.

El agricultor advirtió que más de 10 kilómetros de extensión de la cuenca del río Maimón está en peligro de extinción, como también alertó a las autoridades de la Dirección Nacional de Foresta, que no están poniendo la atención a los ganaderos, quienes se encuentran acabando con la cuenca del río sin misericordia.

Según los residentes del lugar, los arroyos, pequeños ríos y las riberas del río Maimón único afluente de agua que pudo aguantar la pasada sequía, están todos deforestados.

Un estudio reciente realizado por el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi), para construir una represa sobre el río, determinó que el afluente generaba 22,000 galones de agua por minuto, y ahora esta producción hídrica se ha reducido a la mitad. De la Cruz Ledesma advirtió que esto ha pasado porque los arroyos que surten el río se han agotado y ya están completamente secos.

De acuerdo con informaciones consultadas, se estima que este río es resguardado por uno de los pocos bosques que quedan en la zona, el cual tiene unos 70 kilómetros de extensión. La franja dañada en este río por la reciente deforestación abarca más de 5,000 tareas de árboles antiguos, que crecían en las orillas del río Maimón.

Descripción del hecho

De la Cruz Ledesma afirmó que unos 130 árboles fueron dañados en las mismas orillas de la arena del río, y la mayoría de ellos estaban rozando con las aguas.

Según informaciones de los testigos del hecho, la finca donde se produjo la deforestación pertenece a unos hermanos de la familia Pion, quienes residen en Higüey, y probablemente son los que están desforestando el lugar, para acondicionar los terrenos desde la carretera hacia la cuenca del río. Sin embargo, los residentes advirtieron que es un crimen que ellos estén deforestando la cuenca, que corresponde a unos 30 metros de las orillas del río. Advirtió que a estos árboles les están echando unos químicos, como toldom, u otro que le denominan “rompe tocones”, para secarlos.

Al respecto, también la ley 271-91 prohíbe la importación, elaboración, formulación y uso de varios productos agroquímicos, por haberse comprobado su alta peligrosidad a la salud humana y al medioambiente.

“No sabemos exactamente cuál fue el químico usado aquí, porque el pote vacío que pudimos encontrar se lo llevó el inspector de Medio Ambiente, y no pudimos darnos cuenta cómo se llamaba ese producto”, dijo Noé.

No obstante, este delito, advirtió que se trata de un producto muy peligroso, porque se puede determinar el efecto inmediato que ha causado en los árboles. Afirmó que este químico seca los troncos en cuestión de horas, porque es un veneno que le entra al árbol y lo daña por dentro.

Explicó que el daño es doble, porque primero causa la deforestación de la cuenca del río, y luego cuando los árboles caen, se desploman sobre el agua y cambia su cauce.

“Nosotros los parceleros, que somos productores de arroz, estamos muy atormentados por esta situación, porque todos estos árboles caen hacia el agua, y cuando se derrumban, el río los arrastra hacia las siembras, y los palos nos dañan parcelas de arroz, que es lo que más nos tiene preocupados”, advirtió Noé.

Noé alertó que en poco tiempo no habrá un solo tronco parado de todos los que fueron dañados. Afirmó que la desforestación de este río está poniendo en peligro la producción arrocera y ganadera de varios proyectos.

Advirtió que además de la deforestación, los ganaderos también han acabado con la franja de los 60 metros del río, puesto que subió hace do semanas por un lugar llamado Bonilla, y vio como unos arroyos de los que surten el río Maimón, tumbaron todos los árboles en las orillas de las aguas.