sábado, junio 15, 2024
InicioImpactoASILO DE ANCIANOS SUMIDO EN UNA PROFUNDA CRISIS

ASILO DE ANCIANOS SUMIDO EN UNA PROFUNDA CRISIS

Sor Siriaca Almonte, directora del centro de asistencia, dice que son comunes los robos por parte de desaprensivos.
Romayra Morla

rmorla@editorabavaro.com

HIGÜEY. Que una empresa tome un préstamo para pagar la nómina de sus empleados, es visto como normal en el mundo de los negocios, pero que lo haga una institución de beneficencia social, como un asilo ancianos, debe preocuparnos a todos.

Asilo
Sor Siriaca Almonte, directora del asilo Nuestra Señora del Carmen, se vio obligada a tomar prestado RD$58,000.00 para poder pagar a 10 mujeres que el centro tiene como empleadas y que diariamente prestan sus servicios para darle atención a los envejecientes.
Reveló que paga la nómina con unos fondos que recibe de una ONG, pero que en lo que va de año no le ha llegado la donación.
“Yo tomé el préstamos porque sin esas mujeres, nosotras las monjas que estamos un poquito mayores, no podemos hacer los trabajos del asilo. Nos gustaría que el personal fuera nombrado por el Estado”, imploró.
Sor Siriaca dijo que los gastos en que incurre el asilo para poder atender a los 32 ancianos que tiene en la actualidad, ronda los RD$300 mil mensuales. Sólo por la compra de agua deben erogar la suma de RD$20 mil cada 30 días.
“No tenemos ingresos fijos. Toda la ayuda la recibimos de una ONG, Salud Pública, empresarios e higüeyanos que colaboran con los alimentos. La Asociación de Hoteles y Proyectos Turísticos de la Región Este realiza cada año un evento para los ancianos” explicó.
La integrante de las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha (Sanchinas), orden que dirige el Hogar de Ancianos de Higüey, agradeció a la clínica del doctor Virgilio Cedano, que es quien le brinda los servicios médicos que necesitan y al periodista Juan Bautista Rodríguez “Milingo”, quien gestionó que la energía eléctrica del centro estuviera dentro del programa de los “no cortables”.
“Estas obras no son de nosotras, sino del pueblo, que recuerden cada día, que aquí hay personas que gritan y que esperan de todas esas manos generosas, que pasen por el hogar de anciano. Yo no pido dinero, que nos traigan las cosas que hacen falta aquí”, exclamó la servidora social y religiosa.
Manifestó que la colaboración de las familias de los 32 ancianos residentes en el Hogar Nuestra Señora del Carmen es casi nula, ya que algunos han sido abandonados por sus hijos.
“Ellos se deprimen, se sienten solos, pero las monjas tratan de animarlos para que se sientan felices y en paz”, sostuvo.
INSEGURIDAD Y ROBOS
La principal preocupación de Sor Siriaca Almonte, las monjas residentes y el personal de apoyo del asilo es la inseguridad, debido a los constantes robos que se producen, a pesar de que el centro asistencial está ubicado en el mismo centro de la ciudad.

Ancianos 2
Cuenta que sienten temor cuando escuchan en las noches el timbre de una de las habitaciones y deben ir en auxilio de algunos de los ancianos, ya que no cuentan con enfermeras ni personal de seguridad.
“A uno le da miedo porque esos muchachitos matan gente, entonces esa es una de las preocupaciones que tiene la comunidad religiosa”, enfatizó.
Narra que otras necesidades que tiene el Hogar de Ancianos Nuestra Señora del Carmen, son las malas condiciones de los baños y de las camas, de las que dijo un grupo de Bávaro prometió ayudarle a conseguirlas. También aspira que se coloque un toldo en la parte sur de la edificación, para evitar que el agua y el sol molesten a los ancianitos y así ampliar el área de recreación, sin tener que moverlos de lugar.
CIFRAS
Instituciones oficiales citan que el país cuenta con más de 800 mil envejecientes. Una considerable cantidad concluye sus días al abrigo de sus familiares cercanos; mientras otros, son llevados a asilos, algunos deambulan por las calles y plazas públicas al amparo de los buenos samaritanos.
La situación del segmento de la tercera edad en el país requiere un poco de cuidado desde el sector oficial, ya que prácticamente no existe una política dirigida a ese sector y la responsabilidad recae sobre instituciones, como el Hogar de Ancianos Nuestra Señora del Carmen, que con amor y entereza reciben a los más vulnerables ancianitos, la mayoría provenientes de la más extrema pobreza.

Sor Siriaca Almonte