Arquitectos advierten posibles daños a la salud por incumplimiento de normativa

0
242

LA ROMANA. La República Dominicana está a la vanguardia con las leyes de Medio Ambiente y Protección Radiológica, y desde el año 1995 el país cuenta con el Decreto 244-95 sobre Protección Radiológica, firmado por el extinto presidente de la República Joaquín Balaguer, dentro de este reglamento está el artículo 58 que habla sobre el gas radón. El gas radón generado por la desintegración del uranio en las rocas y el suelo.

También puede estar en el agua, es de origen natural que puede concentrarse en el interior de las viviendas cuando se dan ciertas condiciones. La Organización Mundial de la Salud (OMS), considera al radón la segunda causa de cáncer de pulmón, sólo por detrás del tabaco. No tiene olor, color ni sabor y puede hallarse en nuestro hogar sin que lo notemos, apunta la OMS.

En ese sentido, el arquitecto Héctor “Memo” Mejía afirma que a pesar de que las autoridades tienen pleno conocimiento sobre el daño que este gas produce a la salud humana. Aún no se está cumpliendo con este reglamento por parte de las constructoras e ingenieros, por lo que aboga que el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia) y el Ministerio de Viviendas comiencen a impartir cursos de capacitación para que en pocos meses los trabajadores de la construcción sean técnicos en la colocación de suelos preparados contra el gas radón.

El método consiste en crear recámaras por debajo del suelo, con la posterior colocación de tuberías de 3″ a 4″ pulgadas para redirigirlas hacia el exterior, para sacar el gas hacia el exterior. Advierte además que el Estado dominicano debe comenzar a intervenir las infraestructuras públicas para adaptarlas a los nuevos tiempos de este tipo de construcción.

En ese mismo orden, el también arquitecto Cesare Stefano Bernardinelli dijo que quedó impactado al conocer de este reglamento ya que considera que está a la vanguardia y que es de fácil interpretación, a pesar del tiempo que tiene de promulgado. Sostiene que desde su llegada al país en la que ha construido diversas obras., aplica en cada una de ellas esta prevención contra el gas. Precisa además que la colocación del aislante no es costosa, ya que ronda los RD$3,000.00 pesos el metro cuadrado.

Afirma que, por lo general, el radón suele alcanzar concentraciones más elevadas en los sótanos, bodegas y espacios habitables que están en contacto directo con el terreno y que luego suben por las grietas de los pisos y paredes afectado la salud de las personas.

 También dijo que las concentraciones de radón se miden en becquerelios por metro cúbico de aire (Bq/ m30). En ese orden, alertó que una gran parte de la población desconoce del riesgo de la sustancia que podría estar dentro de sus propias casas sanitarias.

Expresa que, si un suministro de agua proviene de aguas subterráneas, un pozo, su riesgo de contaminación por radón es mucho mayor que las aguas superficiales de ríos y arroyos. Recomienda que se pueda construir en el país fábricas para la elaboración del material necesario.