Determinantes del turismo: Salud y seguridad

0
286

El compromiso expresado por las autoridades del sector turístico de recuperar la confianza en los mercados emisores, es haber priorizado la salud y seguridad ciudadana. Estas variables son determinantes para garantizar un progresivo flujo turístico.

La nueva realidad que impulsó la pandemia del covid-19, se tomó como una oportunidad para el Gobierno, un desafío de replantear las formas como se estaban asumiendo los problemas nacionales. Los sistemas sanitario y económico mostraron sus vulnerabilidades. Es el turismo el que resultó más afectado. Este panorama de incertidumbre motivó para los entes de la industria de los viajes buscaran estrategias para su reactivación, enfocada en la promoción de la salud y la seguridad ciudadana, y restablecer la confianza. Pues, el éxito del turismo está íntimamente relacionado con la resolución de estas variables.

En ese sentido, el Gobierno de manera responsable, aplicó regulaciones, controles y estrictos protocolos sanitarios para evitar la expansión del coronavirus; en ese compromiso por la vida, la nación y el turismo, asumen con determinación adquirir las primeras dosis de vacunas para lograr en el menor tiempo posible, inocular a la población y declararnos libre de covid-19 como país, los destinos turísticos, y hacer prosperar la confianza.

Esta estrategia para reactivar satisfactoriamente el turismo, por ser nuestra principal industria, el ministro de Turismo, en ese empeño, viajó y visitó los principales actores del sector, para propiciar un clima de esperanza y de confianza, mediante gestiones y labores en sintonía con el sector privado para eficientizar procesos. De igual manera, la OMT y otras organizaciones mundiales nos felicitaron por la manera de manejar la crisis, situándonos como un referente como destino seguro.

La parte que busca llevar confianza en los mercados emisores, lo constituye la seguridad ciudadana, una tarea pendiente por superar, como la puesta del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana “Mi País Seguro” con el cual se trata de responder a este tema, disminuir y controlar que representa un peligro para los inversionistas y visitantes, y sea garante de confianza y por vía de consecuencia, estabilidad en el flujo turístico al país. Las primeras pruebas sobre este particular apuntan a una relativa reducción de hechos delictivos y violentos, sobre todo en las comunidades receptivas de turismo.

De modo que, la posición del Gobierno para mejorar la salubridad y la seguridad ciudadana es loable, se entendió no como opciones, sino como obligaciones concretizadas con políticas públicas, hecho que es mejor que perfecto. Los esfuerzos que han venido fomentando el Ministerio de Turismo y el Gobierno en general son esperanzadores, razón por la que la actividad turística se vislumbra de manera positiva.