Residentes de Yerba Buena han sido olvidados por las autoridades

0
405

HATO MAYOR. El Distrito Municipal Yerba Buena, en el municipio de Hato Mayor, es una de las demarcaciones más pequeñas de la provincia, con una población de menos de 3,500 personas según el censo del año 2010. Sus calles y los servicios que brindan hablan por sí solos del olvido de las autoridades hacia esta localidad. No tienen escuela en el propio distrito, pero tampoco tienen una Unidad de Atención Primaria (UNAP) en óptimas condiciones y casi siempre en el pueblo viven sin energía eléctrica.

No hay asfaltado y las calles están arropadas de tierra, que al llover, se vuelve lodo y dificulta aún más el tránsito. Además, tienen una cancha para realizar varias actividades deportivas, pero en mal estado y con un poste de iluminación que está a punto de caerse y que más bien constituye una amenaza. Los residentes de Yerba Buena piden un â??cariñitoâ? por parte de sus autoridades, puesto que son muchas las carencias que tienen y pocas las esperanzas de que sean resueltos. Una de las mayores preocupaciones de quienes hacen vida en esta localidad hatomayorense es el funcionamiento de la UNAP.

Los insumos médicos como jeringas, alcohol, gazas, hilo de coser heridas y medicamentos son casi inexistentes. María Martínez, habitante del lugar, explica que el centro de salud funciona de lunes a domingos, pero solo en el horario de la mañana, ya que durante el resto del día cierra sus puertas. ¿La razón? Según Martínez el tener tantas carencias dificulta la efectiva operatividad de la UNAP. En varias ocasiones, moradores de la comunidad han pedido esfuerzos por parte del Ministerio de Salud para que el centro asistencial trabaje las 24 horas, porque en situaciones de emergencia tienen que obligatoriamente trasladarse al municipio cabecera de Hato Mayor, a 40 minutos de Yerba Buena, para ser atendidos en el hospital Leopoldo Martínez.

La Farmacia del Pueblo, ubicada allí mismo en la UNAP, tiene un año que fue inaugurada pero nunca ha sido puesta en funcionamiento. Una médico residente del centro de salud, asegura que quienes van a atenderse tienen que comprar los insumos que requieren y también movilizarse hasta Hayo Mayor para poderlos comprar, ya que en Yerba Buena no hay farmacias.

SUMAN LOS PROBLEMAS

José Tineo, habitante de esta localidad, afirma que requieren de la construcción de una escuela, puesto que dice que hasta para eso deben trasladarse a Hato Mayor. â??Aquí hace falta de todo, no hay nada, ni escuela, ni UNAP, ni asfaltado y yo creo que ni autoridades. Es urgente que vengan aquíâ?, expresó Tineo. Comentó que desde hace varios años no han sido tomados en cuenta para el asfaltado de sus calles. Solo el año pasado, de acuerdo con su versión, el Gobierno a través del Ministerio de Obras Públicas terminó el puente que conecta a Hato Mayor con Yerba Buena y que se vio seriamente afectado por el paso del huracán María en el año 2017.

Las actividades deportivas también están muy limitadas en Yerba Buena. La única cancha existente está bastante deteriorada, tanto así, que uno de los postes que están instalados y que se supone está para iluminar el área, está a punto de caerse y sobre las casas que están alrededor. Los moradores del lugar dijeron que piden con urgencia la ayuda de autoridades tanto locales como provinciales y nacionales, para que además de construir una nueva cancha, promuevan el deporte que tanta falta hace.