jueves, julio 18, 2024
InicioNacionalesInversión extranjera directa enero-septiembre del 2022 ascendió a 3,...

Inversión extranjera directa enero-septiembre del 2022 ascendió a 3, 190 millones de dólares

PUNTA CANA. La región de Centroamérica y República Dominicana (CARD) captó a septiembre de 2022 un total de US$8,118.3 por concepto de Inversión Extranjera Directa (IED), y entre los principales países receptores de estos recursos están República Dominicana, Costa Rica y Nicaragua, que en conjunto captaron 86.3% de la inversión (inclusive de la intrarregional).

En República Dominicana, los flujos de inversión directa sumaron US$3,190.0 millones, US$779.1 millones (32.3%) adicionales con respecto a enero-septiembre de 2021, impulsada principalmente por inversiones en los sectores de energía, comunicaciones, comercial y turismo, según datos de la Secretaría del Consejo Monetario Centroamericano.

Mientras que en el caso de Costa Rica, la nación recibió US$2,240.1 millones por concepto de inversión directa en el 2022, US$361.1 millones equivalente a un monto menor si se
compara lo captado en el mismo período del año anterior.

De los US$3,190 millones captados en inversión extranjera directa en el periodo enero–septiembre del 2022 un monto de US$290.1 millones provinieron de México, US$235.8 millones de las Islas Vírgenes Británicas, US$114.4 millones de Dinamarca y un monto de US$367.2 millones del resto de otras naciones en conjunto.

Desde el punto de vista de la actividad económica, el sector turismo dominicano recibió inversiones por un monto de US$759.2 millones en el periodo enero–septiembre 2022, lo que representa el 24% de los US$3,190 millones recibidos en total. Este monto representa un crecimiento del 10% con relación al mismo periodo en 2021 cuando la inversión ascendió a US$691.1 millones.

Recientemente, finalizó la Feria Internacional del Turismo (Fitur), la principal feria turística a nivel mundial celebrada en Madrid, donde la República Dominicana logró acuerdos por US$3, 645.00 millones, de los cuales se espera que US$1, 645.00 millones sean invertidos en 2023.

En un segundo lugar está el sector de energía con una inversión de US$687.3 millones representando el 22% de la inversión captada en el periodo enero septiembre 2022.

Cabe mencionar que este sector ha tenido un impresionante crecimiento con relación al mismo periodo en el 2021 cuando la inversión ascendió a US$226.7 millones para un incremento del 203%.

En un tercer lugar, industria y comercio que recibió una inversión de US$524.1 millones representando el 16% del total del periodo. Asimismo, tuvo un crecimiento del 59% con relación al 2021 cuando recibió US$329.3 millones.

El resto de las actividades económicas: telecomunicaciones, sector financiero, zonas francas, minería, sector inmobiliario y transporte recibieron en conjunto flujos de inversión por US$1, 219.4 millones para un 38% del total.

IMPORTACIONES

La Secretaría del Consejo Monetario Centroamericano, en los datos ofrecidos a mediados de este mes, destaca que las importaciones de bienes en la región Centroamérica y el Caribe registraron un aumento de un 28.6%, equivalente a US$18,121.0 millones, comportamiento que se atribuye a una mayor demanda interna, y al aumento de los precios de las materias primas, especialmente los derivados del petróleo.

Todos los países de la región mostraron crecimientos superiores al 24%, pero los que más incidieron en el comportamiento regional fueron República Dominicana, Guatemala y
El Salvador.

Mientras que en materia de exportaciones, el debilitamiento del crecimiento económico mundial y el endurecimiento de las políticas monetarias en diferentes regiones provocará una ralentización de la demanda por las exportaciones para la región, según advierte el último informe publicado por el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL), una dependencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que fue divulgado a mediados del pasado mes de diciembre.

El Índice de la Demanda de Exportaciones de América Latina y el Caribe sufrirá una reducción generalizada de 2.8 en 2022 a 2.1 para 2023, pero afectará de modo más importante a Centroamérica, donde bajaría de 2.7 (2022) a 1.8 (2023), mientras que en
el Caribe bajaría de 2.4 a 1.4.