martes, julio 23, 2024
InicioImpactoCarretera de cinco kilómetros en La Romana devoró RD$93...

Carretera de cinco kilómetros en La Romana devoró RD$93 millones y solo tiene caliche

LA ROMANA. La carretera del Cruce Guerrero–Guaymate, ubicada en este municipio, es una de las tres que fueron incluidas en el presupuesto que se destinó para la reconstrucción de la vía principal que comunica a la provincia de La Romana con esa localidad, en el 2012, una antigua exigencia que tenían los moradores de la zona. La inversión total de esas obras superó los 368 millones de pesos.

Además del Cruce Guerrero-Guaymate, la cual posee unos cinco kilómetros, se contempló el acondicionamiento de los tramos que corresponden a las vías de La Romana-Cruce de Guerrero, que posee un poco más de 13 kilómetros y, por último, la carretera Guaymate–Cruce El Pintao, con una longitud de unos 15 kilómetros. Sin embargo, en el caso específico de Guerrero–Guaymate, no se concluyeron los trabajos de reparación y esto porque sus calles continúan igual de polvorientas que hace veinte o treinta años atrás.

INVERSIÓN

De acuerdo a los datos manejados por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), en el apartado de «Relación de proyectos principales en ejecución» en 2013, a cada una de las carreteras antes mencionadas se les asignó un presupuesto por separado. En el caso particular de la carretera Cruce Guerrero-Guaymate, se le destinó una partida de 88 millones 539 mil 996 pesos.

Adicional a esto, según el “Presupuesto Físico–Financiero Asignado y Ejecutado por el MOPC en 2016, a la carretera en cuestión se le asignó unos 5 millones 459 mil 272 pesos, los cuales fueron dados en distintas partidas durante enero y diciembre de ese año. De acuerdo a los informes de ese momento, el avance de la infraestructura se registraba en casi un 80%. También se destinaron unos RD $416 mil 003 por concepto de “supervisión” de la obra.

Cabe destacar que los trabajos generales en dicha carretera consistían en el movimiento de tierra, la limpieza, transporte de materiales y excavación de la vía en algunos puntos. También, la colocación de base y sub-base y el emplazamiento de una nueva capa asfáltica, construcción del drenaje longitudinal en la vía y posteriormente la señalización horizontal y vertical en el pavimento, especificaciones que no se visualizan en este momento.

Denuncian las condiciones de la carretera empeora cuando llueve.

Pese a que el MOPC estuvo destinando fondos millonarios para el acondicionamiento de dicha carretera, la realidad es que las condiciones en la que se encuentra esa vía son totalmente deplorables.

Esta avenida, que por años fue utilizada por los munícipes para desplazarse hacia la provincia de San Pedro de Macorís, al batey Lechuga, Guerrero y otras zonas, sólo está encalichada, y según cuentan los moradores, no por el Gobierno, sino por una empresa privada de la zona.

DIFÍCIL PARA LUGAREÑOS

Esta carretera, cubierta de caliche, aunque está “transitable”, representa un verdadero dolor de cabeza para los residentes de Guaymate que tienen su vivienda próxima a lugares donde aún no han llegado las obras de concreto, ya que al momento en que inician las temporadas de lluvias, las aguas suelen acumularse y muchas zonas dentro del cruce Guerrero-Guaymate, quedan prácticamente intransitables.

Ramón Martínez, quien ha residido toda su vida en el municipio de Guaymate, cuenta que este es un “mal con el que hemos tenido que lidiar” los moradores del lugar. “Ahí dentro hay una cañada que cuando llueve, se paraliza todo y tanto los moradores del sector de Lechuga, así como también los de Guerrero, no pueden pasar a la carretera principal, porque se quedan prácticamente trancados”, dijo.

Asegura que se han dado casos en donde las personas han tenido que dejar varados los vehículos en que se desplazaban por temor a ser arrastrados por la cañada que se forma desde que comienzan las lluvias.

Por la incomodad que representa transitar esta avenida a los lugareños de la zona, la misma es utilizada por camiones de carga, debido a que conecta directamente a Ramón Santana, municipio provincia de San Pedro de Macorís. También, por los choferes del trasporte público que ofrecen el servicio de trasportación a los que residen dentro de este cruce.

PASA IGUAL EN VILLA HERMOSA

Cabe destacar que, al igual que en Guaymate, en el municipio de Villa Hermosa se visualizan presupuestos destinados a la construcción de calles de barrios ubicados en dicha localidad. Sin embargo, tras visitar varias localidades del referido municipio, la intervención de las autoridades “ha sido o muy poca o prácticamente nula” en ese sentido.

Dentro de los proyectos de inversión del MOPC, en el 2018 se destinaron 25 millones 500 mil pesos en estas construcciones de calles. Por su parte, un año más tarde a través del “Plan Operativo Anual de Inversión Pública” del MOPC, se dispuso la partida de 80 millones de pesos para la creación de estas calles de Villa Hermosa . De este monto, sólo fueron utilizados RD $62 millones 500 mil pesos en 2020.

Sin embargo, pese a estas inversiones millonarias y tras hacer una inspección en varios barrios en Villa Hermosa, este semanario pudo constatar que sectores como: Pica Piedra, Villa Progreso, La Lechoza, Villa Caoba y Piedra Linda, presentan gran deterioro en sus avenidas. Algunas calles de estas barriadas incluso, llevan años que no reciben una intervención adecuación, que genere un mejoramiento de las vías y la hasta la comodidad y confortabilidad misma de sus residentes

Calle del barrio Villa Progreso en Villa Hermosa, municipio donde también se destinaron importantes sumas de dinero y no se han ejecutado las obras

De estos barrios, Villa Progreso es uno de los más antiguos y el que más precariedades presenta. Juana Castillo, quien reside por más de treinta años en dicho sector, explica que muchas veces los munícipes, se ven obligados a sofocar las polvorientas calles con grandes cubos de agua, preciado líquido que tampoco se consigue de manera regular en este sector.

La falta de pavimento, genera también que los vehículos de los moradores se vean afectados, dada la gran cantidad de incrustaciones de piedras que posee el suelo, esto hace que resulte difícil la llegada de dichos vehículos a sus hogares.