lunes, junio 24, 2024
InicioEditorialEmergencia sanitaria

Emergencia sanitaria

El sistema sanitario en los pueblos de la región Este ha colapsado. Basta ver un reportaje que publicamos en esta edición, bajo la firma de Manuel Antonio Vega, que desnuda la realidad de las principales provincias de esta parte del país.

Comunidades como Higüey, Hato Mayor, El Seibo, La Romana, San Pedro de Macorís, Sabana de la Mar y otras, están expuestas a una gran contaminación, lo que pone en peligro la salud de miles de personas, con el surgimiento de enfermedades y plagas que podrían derivar en consecuencias impredecibles, debido al deterioro que presentan los sistemas sanitarios, muchos de los cuales vierten las heces fecales en ríos y playas que bordean las ciudades.

El sistema sanitario de prácticamente toda la región Este fue construido a finales de los 70 y principios de los 80, diseñado para alcanzar un ciclo de vida útil de unos 20 años, pero que ya supera los 30 años y las tuberías matrices comenzaron a colapsar, provocando el desborde de heces fecales y aguas residuales por calles y avenidas.

A pesar de la situación por la que atraviesan los pueblos del Este, las noticias no son nada halagüeñas, debido a que el director del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA), Pedro Holguín, ha dicho que la reconstrucción de los sistemas sanitarios, con nuevas plantas de tratamientos, conllevaría una inversión de unos 2 mil millones de pesos, pero que no hay dinero presupuestado para una inversión de esa naturaleza.

Ante la alarmante situación que afecta al Este del país, es necesario y urgente que el presidente Danilo Medina ordene una investigación sobre este respecto.

El gobierno no puede esperar que le explote en sus manos una bomba de tiempo, pues cada día son más los ríos y playas que sufren contaminación y, sobre todo, el aumento de enfermedades infecciosas y cutáneas fruto de la degradación ambiental que ha comenzado a generar el colapso del sistema sanitario.

El Este debería unirse en una sola voz, para no lamentar en un futuro cercano lo que hoy aún tiene solución.

 LAGUNAS EN HATO MAYOR

Artículo anterior
Artículo siguiente