martes, junio 18, 2024
InicioSin categoríaUna herida abierta en el alma

Una herida abierta en el alma

PUNTA CANA. La desaparición de una persona es una tragedia indescriptible que deja una profunda cicatriz en el corazón de quienes quedan atrás. Es un dolor que va más allá de lo físico, una herida abierta en el alma.

Cuando alguien desaparece sin dejar rastro, se desvanecen las respuestas. Es un sufrimiento que oscila entre la esperanza y la desesperación; entre el anhelo y la resignación.

Los familiares y amigos de la persona desaparecida se ven envueltos en una montaña rusa emocional, donde la angustia, la ira y la tristeza se entrelazan sin cesar.

Una de las características más desgarradoras de este tipo de dolor, es la falta de cierre. El proceso de duelo se ve obstaculizado por falta de información. Los seres queridos quedan atrapados en un limbo, con la esperanza latente de que la persona desaparecida regrese algún día, pero también enfrentando la realidad de que tal vez nunca retorne.

La incertidumbre se convierte en una compañera constante. Cada día sin noticias se siente como una tortura, con la cabeza llena de preguntas sin respuestas: ¿Dónde estará? ¿Qué le habrá sucedido? ¿Está vivo o muerto?

Estas interrogantes acechan en cada momento, dificultando la capacidad de encontrar consuelo y seguir adelante. El dolor de las desapariciones también genera una sensación de impotencia abrumadora.

Los familiares y amigos se sienten desamparados, sin poder hacer nada para cambiar la situación. La búsqueda de respuestas se convierte en una lucha constante contra el tiempo, la burocracia e indiferencia de aquellos que podrían ayudar en la solución definitiva de cada caso.

La sensación de no tener control sobre la situación sólo profundiza el sufrimiento y la sensación de desesperanza. Además del dolor individual, las desapariciones afectan a toda una comunidad.

El impacto se extiende más allá de los círculos familiares y cercanos, generando un sentimiento de inseguridad generalizada que aviva la pregunta compartida de ¿Quién será la próxima víctima?

Las desapariciones alimentan el miedo colectivo, recordándonos la fragilidad de la vida y la realidad de que nadie está a salvo de convertirse en un desaparecido sin explicaciones ni huellas palpables.

ESPALDARAZO EMOCIONAL

Es importante destacar la importancia de brindar apoyo y comprensión a quienes sufren el dolor de una desaparición. La empatía y el acompañamiento son fundamentales en estos momentos difíciles. Escuchar activamente, ofrecer un hombro para llorar y proporcionar
espacios seguros para expresar el dolor, pueden marcar una gran diferencia en el proceso de sanación.

El «espaldarazo emocional» es importante porque puede ayudar a una persona a enfrentar sus desafíos con mayor determinación y confianza. Puede generar un impacto positivo en su autoestima, motivación y bienestar emocional.

Además, el respaldo emocional de otros puede recordarle a alguien que no está solo y que cuenta con un sistema de apoyo en momentos difíciles.

Asimismo, es necesario abordar de manera efectiva las desapariciones desde el ámbito
gubernamental y social. Es fundamental implementar políticas y protocolos adecuados para la búsqueda y localización de personas desaparecidas, así como brindar apoyo a las familias afectadas.

La promoción de una cultura de respeto hacia los derechos humanos y la sensibilización sobre este tema, son aspectos clave para prevenir y abordar las desapariciones. Una buena forma de ayudar en circunstancias tan adversas como las descritas, es dar apoyo y comprensión a quienes atraviesan esta situación, y trabajar juntos como sociedad para prevenir y abordar las desapariciones.

Solo así podremos comenzar a cerrar las heridas y encontrar alguna paz en medio del
dolor.

Oscar Quezada
Oscar Quezada
Soy un periodista que ama escuchar y contar historias, y con eso lucho cada día. Trato de hacerlo con relatos sencillos y entendibles para todos. Estudié en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).