Verón-Punta Cana: El PRM y su circunstancia

0
570

La militancia del Partido Revolucionario Moderno (PRM) en el Distrito Municipal Turístico Verón-Punta Cana tiene que salvar su circunstancia para superar y asegurar su futuro.
En el contexto de la frase del pensador español Ortega y Gasset «Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo» quiso poner sobre relieve el peso específico que tienen las “causalidades” las determinan las actuaciones de los hombres, no solo en su entorno, el presente, sino su futuro. La forma como asumamos la realidad condiciona el mañana.

Tanto el sujeto como el mundo donde nos toca transitar, independientemente de la época o el momento, si no se tiene control de la circunstancia, entonces esta se apropian de las conductas del individuo e influye en sus éxitos o no. Con esta reflexión se prescribe la existencia o lo que deberá pasar. Se paga caro con ese proceder, pues termina afectando la vida, la familia, la empresa o la institución, la cual representa la razón de ser y los elementos comunes que nos asocian.

Desde la fundación del PRM en el 2014 y un año después se antepuso el sentido de cuerpo a los intereses personales y grupales, se prefirió la protección del partido. Sus diligencias salvaron su circunstancia, abandonando la vieja casa y fundando otra nueva, para la cual fue necesario recorrer el país para integrar y organizar a los exdirigentes y ex miembros del PRD, que abandonaban el partido blanco.

Empero, algunos militantes y simpatizantes del PRD en Verón-Punta Cana, a pesar de los esfuerzos por la unidad, sus acciones y decisiones marcaron la circunstancia de los procesos venideros del nuevo partido. Su designio en las elecciones generales del 2016, cuyos resultados-conductas debieron ser un punto para reflexionar, ponerse a la altura de la circunstancia y presentarse fortalecidos a las elecciones municipales del 2020, pero repitieron las viejas conductas, entre otros factores, las cuales incidieron en la pérdida de la dirección distrital, pero si se salvó la cara del partido obteniendo un vocal.

Las diatribas de ayer, que prevaleció, marcaron la realidad de hoy del PRM en Verón, pues ahora nos toca superar esta circunstancia en la que nos encontramos. Nuestras responsabilidades directa e implícita es socializar la necesidad de estructurar, organizar y fortalecer el partido de cara a los procesos venideros. Desde esa perspectiva, con el acompañamiento de la dirección provincial, como simpatizante tenemos el compromiso de cambiar nuestras actitudes para salvar la coyuntura de la organización.