Salud y vida

0
272

El psicoticismo

El tema de la personalidad es uno de los asuntos más interesantes y más básicos de la psicología.

Los psicólogos debemos de ser unos expertos en la personalidad, puesto que de ello depende el cómo una persona reacciona ante determinadas situaciones, cómo se comporta habitualmente y con ello diseñar terapias que más se ajusten a la persona. Es por ello que se ha estudiado mucho sobre la personalidad para crear teorías que nos puedan ayudar a establecer la personalidad de una persona. Una de las más importantes es la teoría de Eysenck (El Psicoticismo).

Esta teoría sostiene que las personas difieren en la capacidad de condicionarse, en función de sus rasgos temperamentales: extroversión, neuroticismo y psicoticismo.

El psicoticismo es un estado conductual alterado que se caracteriza por la agresividad, baja empatía hacia los demás y la impulsividad. Quienes lo padecen son egocéntricos, irresponsables e indiferentes ante el dolor ajeno.

Las manifestaciones del psicoticismo es ser solitario, despreocupado de las personas a su alrededor, le cuesta mantener relaciones sociales, muy responsables, pueden desarrollar fuertes tendencias religiosas, empatía.

El psicoticismo es uno de los puntos débiles de esta teoría, todavía queda mucha investigación con respecto a este rasgo. Sin embargo, lo descubierto hasta ahora nos muestra que el psicoticismo está relacionado con la activación del córtex prefrontal, relacionado directamente con el comportamiento social; y con la actividad de la amígdala y el hipocampo.

Las personas con puntuaciones altas en psicoticismo se caracterizan por ser insensibles, inhumanas, antisociales, violentas, agresivas y extravagantes.