sábado, mayo 25, 2024
InicioNacionalesMedio Ambiente advierte cerrará iglesias causen contaminación sónica

Medio Ambiente advierte cerrará iglesias causen contaminación sónica

Pedro Santana / psantana@editorabavaro.com

HIG�EY. El encargado del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales en La Altagracia llamó a las iglesias cristianas evangélicas a no continuar haciendo prédicas con altoparlantes en las calles o con las puertas de los templos abiertas, porque los mismos podrían ser clausurados por violación a las leyes 287-04, Sobre Ruido, y 64-00 de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Ramiro Sánchez Melo dijo que las congregaciones evangélicas que violenten el mandato de estas disposiciones legales serán fiscalizadas sin privilegios, como cualquier negocio o centro de diversión que afecte el medio ambiente a través de la contaminación sónica.

Indicó que con las medidas que se tomarán contra las iglesias no violentará la libertad de culto, porque no se le prohibirá a nadie que deje de profesar una religión o que salga a las calles a predicar, sino que no hagan estas prácticas violando las leyes.

No quiero que los evangélicos mal interpreten y piensen que los estoy comparando. Lo que sí quiero decirles es que la biblia enseña que las leyes terrenales deben ser cumplidas�, agregó Sánchez Melo.

También pidió a los abogados profesantes de estas iglesias orientar a los pastores desde el punto de vista jurídico, porque su intención jamás será hacerles daño, sino que su compromiso es colaborar con la salud acústica de los habitantes.

Añadió que ninguna Iglesia debe provocar ruidos, ya que estarían violando reglamentos jurídicos, y que para anunciar la palabra de Dios no necesariamente hay que violentar la Constitución.

Sánchez Melo recomendó a los dirigentes evangélicos poner puertas de cristal en las edificaciones donde se reúnen, para que las cierren y el ruido disminuya. Dijo que los ciudadanos también tienen derecho a elegir lo que deseen escuchar, sin importar que sean asuntos religiosos o de diversión, por lo que entiende que las iglesias no pueden obligar a nadie a escuchar lo que no quieran oír.

Hago un llamado a los pastores para que orienten a los miembros de sus iglesias, y que no haya fanatismo, porque traerá consecuencias. Si el ruido afecta el entorno donde están ubicadas, entonces se convertirán en indeseables, y eso no es lo que se busca�, dijo Sánchez Melo.