«Año nuevo, sorpréndeme»

0
332

VER�N. Tener esperanza es el arte que tiene cada persona para escribir su futuro, esta se basa mucho en la percepción que tienes en creer algo que se aproxima, que al mismo tiempo crea una ilusión de que tus sueños se hagan realidad.

Esto proporciona la confianza suficiente para alcanzar el propósito que cada ser humano tiene. Según explica el psicólogo Emilio Jiménez, cuando se aproxima un nuevo año las personas tienen esa sensación, ya que se sienten motivados para realizar sus metas y desarrollar estrategias para alcanzar sus objetivos en el año nuevo.

Dijo además, que por esa razón es que las personas se crean un ambiente de esperanza en el nuevo año donde favorece la acción y la fuerza que ayuda a sortear los obstáculos del camino.

Sin embargo, el especialista aclaró que la vida le cambiaría, pero eso dependerá de cómo se visualizan en el futuro, la esperanza en la cual confían, al igual de cómo aprovechan las circunstancias que les puedan brindar su entorno.

Dijo que el hombre que proyecta puede ser más poderoso que el hombre que sabe, es decir, una persona que se visualiza puede conseguir más si logra sus necesidades con prosperidad y obtener buenas finanzas, a diferencia de una persona que solo piensa y se imagina en tenerlo todo sin haber ni siquiera hecho el intento de obtener lo que quiere.

â??Este es el momento en el que la esperanza viene a nuestro encuentro para no dejarnos caer en el profundo pozo de las ansiedades y otras manifestaciones de salud mental. Nos recuerda que el pasado no puede ser cambiado, pero el presente y el futuro pueden ser activamente modificados. El mejor modo de prever el futuro es inventarlo», aconsejó Jiménez.

No es un secreto que la esperanza es lo último que se debe perder y en ella está la forma en que cada persona se visualiza para el nuevo año que se avecina, donde te puedes referir a ella como ilusión, creencia, confianza, seguridad.

Sin embargo, es importante señalar que todo lo que deseas se puede cumplir, siempre y cuando trabajes para poder plasmar lo que sueñas, deseas y divulgas antes de que el reloj marque las 12:00 de la medianoche de cada 31 de diciembre.