jueves, mayo 23, 2024
InicioInternacionalEE.UU. en etapa crucial por COVID-19 y...

EE.UU. en etapa crucial por COVID-19 y vaticina miles de muertos

Verón. – El COVID-19 recorre Estados Unidos con la amenaza de que su curva de fallecidos sea la más vertical del planeta en no mucho tiempo. El discurso de la Casa Blanca ha cambiado de manera radical, pues el presidente Donald Trump ya no pone paños calientes a sus palabras. La máxima autoridad estadounidense manda ahora un mensaje durísimo cada día. El sábado dijo: â??Estamos en un periodo que va a ser verdaderamente horrible. Las cifras son realmente muy malas. Entramos en la semana más dura, en la que posiblemente tengamos miles de muertosâ?. Nueva York el estado más golpeado y la Gran Manzana se acerca ya a la cifra de 2,000 fallecidos cuando el pico de la curva aún queda lejos de su zona más alta. Los hospitales de campaña recorren todo el país desde Los Ángeles a Miami. El número de personas contagiadas por el coronavirus en Estados Unidos superó el sábado los 300,000, con más de 8,000 muertos en todo el país, según los últimos datos de la Universidad de Johns Hopkin. El viernes, el Gobierno de Estados Unidos recomendó taparse la cara en público para evitar contagios de coronavirus, aunque el presidente, Donald Trump, dijo que él no seguirá esa sugerencia. Los Centros de para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) actualizaron sus recomendaciones, en las que ahora también instan a la ciudadanía a utilizar piezas de tela para cubrirse la cara cuando estén en público. En su propia conferencia de prensa diaria, el gobernador de Nueva York calificó la situación en su estado de â??casi inmanejableâ?, al reconocer que, aunque solo han pasado treinta días desde que se detectó el primer caso allí, «parece toda una vida». â??Nos estamos acercando al pico. Dependiendo del modelo que se use estamos a 4, 5, 6, 7 días, aunque algunos lo alargan hasta 14 días, pero nuestra lectura de las proyecciones es que estamos en algún sitio cercano al rango de los siete díasâ?, precisó Cuomo. El gobernador subrayó que Nueva York todavía no está preparado para afrontar ese pico, que supondrá â??el mayor reto para el sistema de saludâ?, aunque anunció que recibirá mil respiradores donados por el Gobierno chino y Trump reveló que mil doctores y enfermeras militares llegarán al estado para reforzar su respuesta a la crisis. Desespero presidencial Apenas seis días después de rendirse en sus amagos de reabrir el país para el domingo de Pascua y aceptar lo que recomendaban los expertos de su Gobierno, que es mantener las medidas de distancia social hasta el próximo 30 de abril, Trump se dejó vencer de nuevo por sus instintos y opinó que EE.UU. debería volver a la normalidad. â??Tenemos que volver al trabajo. Tenemos que abrir nuestro país de nuevo. No queremos hacer esto durante meses y meses y meses. Nuestro país no está hecho para estoâ?, recalcó el mandatario sobre las medidas para mantener la distancia social. Trump adoptó esa postura al mismo tiempo que reconocía que las cifras de fallecimientos previstas para los próximos meses en EE.UU., de hasta 240,000 muertos con medidas de contención y 2,2 millones sin ellas, â??no se han visto desde quizá la Primera o la Segunda Guerra Mundialâ?. Pero el presidente, que se juega la reelección en noviembre, ha dejado claro que su prioridad es la economía, y este sábado dijo que le â??gustaríaâ? que los estadios deportivos vuelvan a estar llenos de público para agosto, a pesar de que los expertos no descartan que algunas ciudades se encuentren todavía para entonces en su pico de contagios. Ayudas En el centro del paquete de estímulo económico de dos billones de dólares que el gobierno de EEUU aprobó en respuesta a la pandemia del coronavirus, se encuentran los pagos directos que pondrán dinero en los bolsillos de la mayoría de los americanos. La esperanza es que esos pagos, que pueden alcanzar hasta los USD 3,400 en familias de cuatro integrantes, o ser incluso mayores en el caso de familias más numerosas, ayudarán a los hogares a superar las dificultades hasta que el virus se ralentice, y los lugares de trabajo cerrados por la pandemia vuelvan a abrir sus puertas. Para ser beneficiario del pago, se debe tener un número de Seguro Social que no tenga pendiente el pago de impuestos. El American Enterprise Institute, estima que 165 millones de personas, o el 93% de los contribuyentes, obtendrán algún beneficio. Asimismo, alrededor de 140 millones recibirán el monto total de la ayuda. Los adultos mayores cuyos ingresos únicos provienen del Seguro Social y los veteranos que dependen únicamente de las ayudas por discapacidad, también serán elegibles para obtener este pago directo. Las consecuencias sociales de la pandemia de coronavirus en Estados Unidos son desastrosas. Las solicitudes semanales de subsidios de desempleo alcanzaron un nuevo récord, con 6,6 millones de nuevas suscripciones. Como Estados Unidos se está convirtiendo en el nuevo epicentro de la pandemia, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, pidió el jueves a los ciudadanos que se cubran la cara cuando salgan de sus casas. Mientras el presidente Donald Trump sigue defendiendo su manejo de la crisis y promete ayudas para los más necesitados. â??Vamos a tratar de dar un pago en efectivo a la gente y estamos trabajando en la mecánica de eso con la ley. Así que vamos a tratar de conseguir un pago en efectivo para ellos, porque sólo ampliar la legislación no ayuda mucho», ha explicado Trump. Otro de los asuntos que más preocupa es la falta de respiradores para tratar a los pacientes. Según el gobernador del Estado de Nueva York, el suministro podría agotarse en seis días. Economía Estados Unidos ha aprobado un paquete de medidas de estímulo de 2.2 billones de dólares (1.82 billones de euros) para paliar los efectos del coronavirus sobre su economía y que incluye inyecciones directas al bolsillo de los ciudadanos con el objetivo de reactivar el consumo, lo que se conoce como â??dinero helicópteroâ?. El Congreso de aprobó un plan de estímulo que contempla dar 1,200 dólares a muchos estadounidenses o aumentar las prestaciones habituales de desempleo, entre otras medidas. Es el mayor plan de estímulos de la historia del país y representa alrededor del 10 % del producto interior bruto (PIB) de Estados Unidos. El paquete de estímulo fiscal aprobado por el Congreso de Estados Unidos, es el triple del que se puso en 2009 tras el estallido de la crisis financiera y que entonces ascendió a 700 mil millones de dólares. Incluye una partida de cerca de 250 mil millones de dólares que se reservarán para efectuar pagos directos a individuos y familias de mil 200 dólares para quienes tengan una renta de menos de 75 mil dólares al año, a lo que se añadirá 500 dólares por cada menor de 17 años. Dispone otros 350 mil millones en préstamos para pequeñas empresas y 250 mil millones más para ampliar los beneficios por seguro de desempleo. Otorga, además, 150 mil millones de dólares para el apoyo a las autoridades locales y estatales, y otros 130 mil millones para reforzar el sistema sanitario, que en algunos lugares, como el estado de Nueva York, comienza a estar saturado.]]>