viernes, junio 21, 2024
Inicioel EsteAutoridades desarmadas ante auge de la prostitución

Autoridades desarmadas ante auge de la prostitución

La mayoría de las trabajadoras sexuales son haitianas y ejercen el oficio en calles adyacentes a monumentos históricos y la casa de reposo de más de 30 ancianos del municipio.

Robert Antonio, rguerrero@editorabavaro.com

HIGÜEY. La falta de una legislación impide al Ministerio Público de la provincia La Altagracia detener la proliferación de trabajadoras sexuales que venden su cuerpo en las principales vías de este municipio.

001YSR
La presencia de mujeres denominadas también “de la vida alegre” ofertando sus servicios sexuales, con ropas sugerentes o vulgares, es normal en las proximidades del mercado del Laurel y las calles Agustín Guerrero, Antonio Valdez Hijo, La Altagracia y los alrededores del parque central en horas de la noche, en esta ciudad. La mayoría de las prostitutas que ejercen son haitianas, aunque hay dominicanas y algunos homosexuales que provocan ruidos a las familias que residen en las zonas donde vende sus cuerpos y dejan, según se ha denunciado, preservativos, panties y hasta embases de anti conceptivos y pastillas para la erección, que utilizan durante el acto sexual.

En el país no está penalizada la prostitución, aunque si el proxenetismo, lo que ata las manos de las autoridades, que deben soltar a las trabajadoras sexuales sin poder formularles cargos.

Denuncia de Sor Ciriara

Sor María Ciriaca Almonte Vélez, encargada del Asilo de Ancianos Nuestra Señora del Carmen, denunció ante las autoridades la situación que por las noches afecta a la residencia de envejecientes, lo que motivó que la Policía detuviera a 16 mujeres dedicadas a la prostitución y que tienen como punto de captación de clientes los alrededores de esa institución benéfica. La medida se produce luego de que Almonte Vélez se quejara de que estos actos representan una ofensa a la moral pública y una perturbación al centro que dirige. La religiosa había dicho que trabajadores sexuales y homosexuales son vistos con mucha frecuencia mientras realizan actos reservados para la intimidad.

Dijo que esas acciones impúdicas se realizaban de noche y en horas de la madrugada, sin que los responsables tomaran en cuenta el lugar para materializarlas. El asilo en cuestión está ubicado frente a la Iglesia San Dionisio, en la calle Altagracia, lugar escogido por los denunciados para practicar sexo por dinero. El llamado para corregir estas prácticas fue hecho directamente al coronel policial Rafael Rodríguez García y al procurador fiscal de la Provincia Altagracia, Edwin Encarnación. La monja a cargo del asilo dijo que hace tiempo venía pidiendo a las autoridades que frenaran estos actos contra el pudor.

“Estos actos afectan a nuestras niñas y niños que transitan por nuestras calles. Yo tengo temor de que algunas personas de éstas vayan a faltarles el respeto a uno, porque alrededor de nuestro templo de la Iglesia San Dionisio se encuentran todos los días una cantidad de preservativos que utilizan estas antisociales”, criticó Almonte Vélez. Expresó además que dieron las gracias al fiscal Edwin Hidalgo, por haber escuchado sus reclamos, que igual habían hecho otros ciudadanos que visitan el templo religioso, frente al cual las autoridades ordenaron recoger a todas esas mujeres, que a juicio de la monja “deben ejercer su prostitución en otro lugar y no en la calle, como también los homosexuales”.

El coronel Rodríguez García dijo que le dio cumplimiento inmediato a la orden del procurador fiscal Edwin Hidalgo, el cual instruyó al fiscal adjunto asignado a la Policía en Higüey para que acompañara a la patrulla policial que estuvo a cargo realizar este operativo. Sin embargo, luego de 48 horas de apresadas, las 16 mujeres fueron puestas en libertad, debido a que no se les puede someter a la acción judicial por el hecho de transitar a pies por las calles. Para proceder judicialmente, es menester que sean halladas practicando sexo en la vía pública, pero este no fue el caso.

No pueden retenerlas

Luego de la denuncia de la directora del hogar de ancianos, el fiscal titular de la provincia La Altagracia Edwin Encarnación ordenó la recogida de las prostitutas de las calles, pero las mismas fueron liberadas, por la carencia de una legislación que castigue ese comportamiento. En un primer operativo fueron detenidas alrededor de 19 trabajadoras sexuales y en un segundo unas 10, pero todas fueron dejadas en libertad. La Policía Nacional mantiene vigilado el perímetro del Hogar de Ancianos Nuestra Señora del Carmen y de las vías del centro de Higüey con una unidad que evita que las prostitutas tomen las calles a exhibirse.

En un recorrido realizado por este reportero no se observó la acostumbrada presencia de las prostitutas en las calles, aunque si escondidas entre los callejones del mercado del Laurel o frente a hoteles o casas de citas en donde viven o llevan sus clientes a los encuentros sexuales.

El Colegio de Abogados

El presidente del Colegio de Abogados de la República Dominicana filial La Altagracia, Raúl Corporán Chevallier, plantea que ante la ausencia de una ley contra la prostitución, se puede regular ese tipo de acción que altera las buenas costumbres y la paz pública, estableciendo zonas específicas, también llamadas “de tolerancia” o permitirla sólo en sitios cerrados, fuera del centro de la ciudad. Empero, el jurista apunta que si son encontradas en pleno acto sexual, deben ser sometidas a la justicia, por ser la acción un ataque al pudor público, aunque dijo que es un delito de poca monta ante un juzgado de paz. Corporán Chevallier aclara que el que una mujer esté en la calle con vestimenta provocativa no es un delito, ni puede ser tildada de prostituta.

Los Derechos Humanos

Sobre la proliferación de mujeres vendiendo su cuerpo en las calles de Higüey, Raúl Santana, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en la provincia La Altagracia, lo define como un problema de falta de oportunidades. Explicó que muchas de esas trabajadoras sexuales, casi siempre haitianas, no tienen la preparación para ganarse en un trabajo dos o tres mil pesos a la semana y deciden vender sus cuerpos. Santana manifestó que la Comisión de los Derechos Humanos rechaza los supuestos maltratos que reciben las trabajadoras sexuales de parte de los policías durante los operativos.

No obstante, apoya que el Ministerio Público erradique la creciente prostitución en la calle Agustín Guerrero, en el mercado del Laurel, el parque central, en parque Duarte y en las Treces Cruces. Raúl Santana aclaró que resolver el problema de la prostitución en Higüey no es usando chalecos anti balas, es un asunto de consejería y mayores oportunidades para esas jóvenes.