martes, junio 25, 2024
InicioEconomíaDeuda pública, más allá del tope

Deuda pública, más allá del tope

PUNTA CANA. Hoy se cumple el primer año de gobierno del Luis Abinader y el PRM, un año cargado de retos y desafíos que han puesto a prueba la capacidad gerencial del presidente y su equipo económico.

Un primer año combatiendo los efectos de la pandemia creada por el la covid-19 y con ellos todo un deterioro del aparato productivo del país y del mundo, poniendo a prueba la solidez de las economías y sobro todo retrasando el desarrollo y crecimiento de países como el nuestro.

Todos los esfuerzos y destino de recursos son para combatir ese efecto, y sobre todo lo más importante, vacunar por lo menos al 80% de la población para lograr la inmunidad de rebaño, tan deseada.

Los esfuerzos fracasados del Gobierno por obtener mayores recursos a través de una reforma tributaria camuflada en el Proyecto de Ley de Presupuesto del 2021, la cual no se pudo lograr, y postergarla luego para una eventual reforma fiscal convocada para el 2022, les dejó un sólo camino al Gobierno para financiar los proyectos sociales, las ayudas especiales y el déficit presupuestario original, y sobre todo contrarrestar la caída en las recaudaciones por las razones antes expuestas.

¿Es preocupante el nivel de deuda?, Si. ¿Tenía el Gobierno otra salida?, evidentemente que no. Es cierto que nuestro nivel de deuda actual ha pasado el umbral ideal, y hasta el mes de julio se situaba por encima del 70% con relación al producto interno bruto (PIB).

GESTIÓN DE LA DEUDA

Al 30 de junio de 2021, el saldo de la deuda externa e interna del sector público no financiero (SPNF) totalizó US$47,406.6 millones, representando el 54.0% del PIB. El saldo de deuda del SPNF está compuesto en un 69.5% por deuda externa, la cual presentó un saldo insoluto de US$32,948.8 millones; mientras que el 30.5% restante corresponde a deuda interna, que totalizó RD$822,494.9 millones, equivalentes a US$14,457.8 millones, a la tasa de cambio de RD$/ US$=56.8893.

Dichos montos representan el 37.5% y el 16.5% del PIB estimado, respectivamente. Del total de la deuda interna, unos US$2,326.7 millones (2.7% del PIB) corresponden a deuda intergubernamental de bonos emitidos por el Gobierno Central para la recapitalización del Banco Central de la República Dominicana. La deuda intergubernamental es aquella contraída por una institución del gobierno con otra.

En los primeros seis meses del 2021, el Gobierno ha contraído deudas ascendentes a USD$2,545.8 MM, siendo la base de su justificación las necesidades de salud creadas por la pandemia, y la sostenibilidad financiera del Estado dominicano. Es necesario repensar la emisión de más bonos en dólares, lo cual compromete a futuro nuestra capacidad de pago de los servicios de la deuda, que actualmente representa más el 18% del presupuesto de gasto público.

TIPO DE CAMBIO

El tipo de cambio ha tenido altas y bajas en este primer año de gestión, ayudado en gran parte por el aporte de más remesas, las cuales crecieron a pesar de los efectos globales de la pandemia. El 16 de agosto del año 2020, según las estadísticas del Banco Central de la República Dominicana, un dólar estadounidense para la venta en las entidades financieras equivalía a RD$58.51, al momento de realizar este trabajo la tasa de cambio se ubica en RD$57.46, evidenciando una reducción de RD$1.05 durante el año.

La estabilidad en el tipo de cambio es muy importante dadas las características de nuestra economía y los niveles de relaciones comerciales con Estados Unidos.

MEDIDAS MONETARIAS

La Junta Monetaria ha tomado varias medidas tendentes a impulsar la economía, dentro de las cuales se encuentran la liberación de parte del encaje legal para ser destinado a préstamos especiales a las Pymes.

El BCRD utiliza un esquema de metas de inflación (EMI) como estrategia de política monetaria. La adopción de un EMI implica un fuerte compromiso por parte de las autoridades monetarias en alcanzar una meta explícita de tasa de inflación, dentro de un horizonte de política específico.

Meta de inflación: Desde el año 2015, y como medida de largo plazo, se ha establecido una meta de 4.0%, con un rango de tolerancia de ± 1.0%, definida en función de la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Instrumento de política monetaria: El BCRD utiliza una tasa de política monetaria (TPM) como tasa de referencia para las operaciones de expansión y contracción, al plazo de un día hábil. Para afectar el nivel de la tasa de interés interbancaria. El BCRD realiza intervenciones diarias que resultan de la subasta de letras del BCRD y/o reportos (Repos) a un día, con rendimientos equivalentes a la TPM ± 50 puntos básicos.

Las decisiones respecto al nivel de la TPM y su corredor son tomadas por el gobernador del Banco Central y los miembros del Comité de Operaciones de Mercado Abierto (COMA), en la reunión de política monetaria celebrada en la última semana de cada mes. En estas reuniones, los participantes analizan el balance de riesgos en torno a los pronósticos de inflación, la evolución de los principales indicadores macroeconómicos nacionales, el entorno internacional relevante para la economía dominicana, las expectativas del mercado y las proyecciones de ese conjunto de variables. Luego de considerar todas las informaciones disponibles, se genera un debate sobre la postura de política monetaria que procura el cumplimiento de la meta de inflación en el horizonte de política (18 a 24 meses) y se toma una decisión sobre la TPM.

En el entorno doméstico, el PIB se contrajo en 6.7% durante 2020. No obstante, la actividad económica se ha recuperado más rápido de lo previsto entre enero y mayo de 2021, impulsada por la reapertura gradual de las actividades productivas y el avance en el proceso de vacunación. En ese sentido, el indicador mensual de actividad económica (IMAE) exhibió tasas de crecimiento positivas a partir de febrero, alcanzando una variación interanual de 21.2% en mayo, y un crecimiento promedio de 13.4% en el período enero-mayo de 2021. Asimismo, el desempeño de las cuentas externas ha mejorado en estos meses, lo que refleja el mayor dinamismo de las remesas familiares, el aumento de las exportaciones y la recuperación paulatina del sector turismo.

Con relación a los precios, desde mediados de 2020 la inflación general ha estado sujeta a choques transitorios por el lado de la oferta, manteniendo así una tendencia positiva en el transcurso de 2021. En este sentido, la inflación interanual se situó en 10.48% en el mes de mayo, influenciada principalmente por los incrementos de los precios del transporte (23.71% interanual) y de alimentos y bebidas (13.14% interanual). En igual período, la inflación subyacente, que excluye los componentes más volátiles de la canasta de bienes, fue de 5.83% interanual. Es importante señalar que la inflación mensual ha mostrado una moderación paulatina, al pasar de 1.88% en el mes de julio de 2020 a 0.65% en mayo de 2021.

INFLACIÓN

Un gran reto ha representado la inflación experimentada en nuestra economía, ha puesto a prueba todas las estrategias diseñadas para mantener en los niveles de meta de inflación definidos. Desde mediados de 2020, la inflación ha estado sujeta a choques transitorios por el lado de la oferta, por lo que ha mantenido una tendencia positiva.

En efecto, la evolución de la inflación fue reflejo del incremento en los precios de alimentos y bebidas, y transporte, particularmente impactados por factores transitorios que han afectado sus costos. Dentro de estos factores destacan las condiciones climáticas adversas y su efecto sobre la producción, así como los mayores precios de los insumos importados ante las disrupciones en las cadenas productivas ocasionadas por la pandemia.

De este modo, en diciembre de 2020, la inflación general se sitúo en 5.55% interanual, mientras que la inflación subyacente registró una variación interanual de 4.77%. Acorde con la dinámica antes mencionada, la inflación general continuó aumentando en 2021, hasta alcanzar 10.48% interanual en el mes de mayo. Por su parte, la inflación subyacente, que excluye los componentes más volátiles de la canasta de bienes, fue de 5.83% al cierre de mayo de 2021.

Otro logro a destacar es la recuperación de la confianza de los inversionistas extranjeros, ya que en lo que va del 2021 hemos alcanzado el nivel de inversión logrado en el 2019, último año de referencia de desempeño económico