lunes, mayo 27, 2024
InicioColumnistasOCURRENCIAS / Filantropía y caridad: una muestra de amor

OCURRENCIAS / Filantropía y caridad: una muestra de amor

Sonia Castillo.
Sonia Castillo.

Sonia Castillo / scastillo2502@gmail.com

La filantropía es un tema que siempre ha despertado interés en mí, y desde muy joven siempre supe que algún día sería parte integral de mi vida. En la búsqueda de los caminos ideales para iniciar en este mundo del amor desinteresado, descubro que etimológicamente la palabra filantropía proviene del griego â??philanthropíaâ? que significa amor al prójimo.

El término filantropía describe el amor por el género humano expresado en la ayuda desinteresada a los demás. Se dice también que esta palabra fue acuñada por el emperador romano Flavio Claudio Juliano, quien en su fallido intento de restaurar el paganismo grecorromano, sustituyó los conceptos cristianos, dándoles un significado alejado de la religión y por eso instauró el uso del término filantropía por el de caridad.

Para los cristianos, la caridad es la virtud sobrenatural por la que se ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a si mismo, sin la caridad, las demás virtudes están como muertas. Pero es un error confundir la filantropía con la caridad cristiana, ya que esta última es vista como una forma de obrar que busca aliviar las angustias de los afligidos.

En cambio, la filantropía intenta resolver esos problemas definitivamente a través de la implementación de programas que generen cambio. Por ejemplo, una obra de caridad común en los cristianos es visitar a los enfermos, en cambio una obra filantrópica es invertir en investigaciones para la cura de la enfermedad.

Ambas tienen el mismo fin, amar y ayudar al prójimo, pero cada una es vista desde su naturaleza propia, una con enfoque religioso y otra con enfoque social. Una busca auxiliar una necesidad actual y la otra busca resolver esa necesidad.

Mi interés con este análisis no es iniciar un debate sobre lo que es mejor, ya que cada una tiene un propósito y un fin. Mi intención es más bien alentar a que sea filantropía o sea caridad, nos animemos a hacerlas parte activa de nuestra vida. Mi idea es promover el amor desinteresado, ese que nos hace falta para ser cada día mejores.