miércoles, julio 17, 2024
InicioColumnistasDesregulación emocional

Desregulación emocional

La regulación emocional representa los esfuerzos que hacen las personas de manera consciente o inconsciente para influenciar la intensidad y la duración de sus emociones respecto al momento en que surgen, la experiencia que conllevan y su expresión. Las estrategias a través de las cuales se modifican las emociones se denominan estrategias de regulación emocional.

Por tanto, la desregulación emocional es un término utilizado para referirse a las dificultades que tiene una persona para gestionar de forma efectiva las emociones.

Hay dos tipos de desregulación emocional: la infrarregulación y la sobrerregulación.

La infrarregulación se da cuando una persona no dispone de mecanismos regulatorios y tiene una respuesta emocional impulsiva, intensa y desorganizada que sobrepasa los rangos convencionalmente aceptados para la situación. Se puede producir ante sucesos que experimentan ataque de ira o de alegría inapropiada. 

La desregulación emocional puede ser un componente presente en distintos trastornos mentales, aunque no es exclusivo de patología mental. 

La sobrerregulación emocional sucede cuando una persona tiende a regularse en exceso. Es una estrategia disfuncional de manejo de las emociones igual que lo es la infrarregulación y las personas con estas dificultades necesitan un abordaje terapéutico diferencial. Se trata de personas que tienden a interiorizar, inhibir, controlar y a bloquear sus emociones y conductas.  Se manifiesta en baja receptividad y apertura hacia lo nuevo y desconocido, evitación de lo espontáneo, baja flexibilidad y perfeccionismo, inhibición de la expresión emocional y baja señalización social poco contacto ocular. 

Salud y Vida

SALUD Y VIDA