Una mirada al discurso del presidente
Luis Abinader en su rendición de cuentas

0
125

SANTO DOMINGO. El pasado 27 de Febrero, como cada año, el Gobierno, a través del Poder Ejecutivo rinde un informe pormenorizado de cuáles han sido sus principales ejecutorias durante los últimos 365 días.

Este año, en su pieza retórica, el presidente Luis Abinader destacó, entre tantos temas, dos de crucial importancia para el país, y a los que vamos a hacer referencia en el marco de este brevísimo análisis: el tema económico y a la crisis haitiana, por ser estos los más
debatidos a través de los medios de comunicación y en las redes sociales.

LOGROS ECONÓMICOS VERSUS REALIDAD

Uno de los logros exhibidos fue el concerniente al aumento del producto interno bruto (PIB), el que llegó a 4.9%, superior al promedio de América Latina. Citando datos del Banco Central, el presidente Abinader dijo que también aumentó la inversión extranjera directa, con 27% más que la del 2021, llegándose a verificar la cifra de 3,950
millones de dólares, lo que según expresó, es evidencia del clima de confianza que tienen en el país los inversionistas extranjeros.

También el Gobierno resaltó el aumento en las recaudaciones del Estado dominicano, renglón que al cierre del 2022 alcanzó 15.3% del PIB, algo que, según manifiesta, es fruto de una evolución económica, que ha concentrado esfuerzos en perseguir la evasión y el fraude fiscal. Pese a que el Gobierno destaca que una parte considerable de los bienes
producidos por el Estado han sido destinados a detener el paso galopante de la inflación, con la inyección diaria de unos RD240 millones de pesos para proteger a las familias, a través de una serie de programas establecidos para tales fines como Supérate, el Bono Gas, subsidio de los combustibles, del precio de la harina, del pollo y de otros artículos considerados básicos, lo cierto es que no todos los ciudadanos y ciudadanas perciben el
mismo beneficio de lo que produce el Estado dominicano.

Los esfuerzos del Gobierno por detener la escalada alcista de los precios de los principales productos de consumo, no se evidencian en las góndolas de los supermercados y colmados, en donde los precios varían considerablemente de una semana a otra.

Diversos sectores consideran, especialmente aquellas organizaciones representantes de los trabajadores, que debe el Gobierno poner mayor énfasis en la generación de empleos y destinar mayor empeño en promover, de alguna manera, acuerdos que permitan un
incremento en los salarios de los trabajadores del sector privado, conforme al nivel inflacionario existente.

CRISIS HAITIANA Y PROPUESTA DE PACTO

Otro aspecto tocado por el Gobierno en su discurso del pasado 27 de febrero fue la crisis haitiana y del abordaje que se está dando desde el Estado dominicano al tema, manifestando el interés de la presente gestión por llegar a un consenso para el fortalecimiento de la soberanía nacional.

El pasado jueves se produjo el primer encuentro para debatir el tema, candente en la opinión pública, toda vez que diversos actores han dejado escuchar sus voces, rechazando cualquier propuesta de organismos internacionales para que la República Dominicana se convierta en un gran campo de refugiados de haitianos, por la crisis que se verifica en Haití.

Abogados, comunicadores, profesores, artistas y otros ciudadanos dominicanos, dentro y fuera del país se han manifestado en contra de que el Gobierno dominicano firme el Pacto Mundial sobre los Refugiados, el cual respalda a las personas que se encuentran en esa condición sin que tengan documentación. Quienes se han manifestado en contra de estos aprestos afirman que la firma de ese pacto afectaría la soberanía nacional.

En el encuentro del jueves, con la ausencia de importantes fuerzas políticas como son los partidos de la Liberación Dominicana y Revolucionario Dominicano, no se dio el escenario para la firma del llamado “Pacto de Nación”. Y es que los dominicanos no pueden olvidar un hecho histórico que ha marcado la vida en esta isla que comparten República Dominicana y Haití, que es la Independencia dominicana.