jueves, junio 20, 2024
InicioRincón HistóricoLa invasión del 14 de Junio (4-4)

La invasión del 14 de Junio (4-4)

Macho Cedeño (2)

ANTONIO CEDEÑO CEDANO (MACHO)

redaccion@editorabavaro.com

Durante el gobierno del coronel Caamaño, después de designar al doctor Adolfo Oscar Caraballo, quienes no aceptaron el cargo de gobernador, que daba cuenta de que un grupo de malos dominicanos, acompañados de sicarios venezolanos, nicaragüenses, puertorriqueños, desembarcaron en playas dominicanas; estaban cercados, y que Trujillo dirigía personalmente las operaciones de las Fuerzas Armadas.

El día 19 de junio, la misma emisora, en su noticiero matinal, daba cuenta de que un desembarco mayor había entrado por Constanza, Maimón y Estero Hondo y que escalaron las montañas, tras la persecución de las Fuerzas Armadas y la dirección del Comandante en Jefe, Generalísimo Trujillo.

El grupo estaba dirigido por el comandante Enrique Jiménez Moya, filo comunista aliado de Fidel Castro, su hombre de confianza en la Sierra Maestra, también estaba comandado por Delio Gómez Ochoa, un valiente cubano, acompañado de Pablito Mirabal. Cuando llegué a la ciudad me puse en contacto con Bartolo Sánchez, que vivía en la casa de sus padres Pedro Sánchez y Nurfa de Sánchez, frente a mi casa, tenía su taller de reparación de radios, y un radio lejos de la audición de terceros, lo que nos permitió escuchar la emisora Radio Caracas, de Venezuela, suministrando las noticias sobre el desembarco.

Al grupo se adhirió más tarde Adolfo Bayoan Pepén, acostumbrado a oir noticias con nosotros porque no había radio receptor. Pasaban una cinta grabada invitando a los dominicanos a formar filas con los invasores y apoyar a los militares.

Se oía una grabación del comandante Enrique Jiménez Moya, haciéndoles un llamado a los militares a unirse a ellos y otros lemas de combates. Me reuní con Arévalo Cedeño, quien me dijo que el comandante Jiménez Moya estaba muerto, le contesté que lo había oído por Radio Caracas y me observó que se trataba de una cinta. Las cosas en la ciudad carecían de claridad y en los jóvenes de la época parecía que la tristeza los embargaba, como no se podían juntar más de dos personas en el parque, en las esquinas y lugares concurridos, decidí visitar el ayuntamiento cuyas puertas de las oficinas estaban abiertas. El secretario del síndico, Ramón Rodríguez Santana, -Cocón- corresponsal de La Voz Dominicana, hijo de Nicolás Rodríguez,- un segundo teniente- con rango conseguido como recompensa por haber venido de la capital a Higüey de promesa a pié, a darle gracias a la Virgen de La Altagracia, por la preciosa salud del generalísimo Trujillo, ascendiéndolo a sargento mayor.

Artículo anterior
Artículo siguiente