jueves, mayo 23, 2024
InicioRegionalesDolor y pesar en despedida del niño Johan Martínez

Dolor y pesar en despedida del niño Johan Martínez

Génesis Pache/ gpache@editorabavaro.com

VER�N. Entre llantos, familiares, amigos y vecinos despidieron los restos del niño Johan Martínez Pascual, quien fue velado en su hogar ubicado en el sector Samaritano II, en Verón. Con apenas ocho años, ya se había convertido en un niño amado por todos los que lo conocían.

Johan perdió la vida el pasado jueves 15 de septiembre, cuando se encontraba en una de las aceras de la carretera Verón-Punta Cana, junto a su madre, Yaniris Pascual, a esperas del autobús que lo llevaría al colegio.

Vecinos del sector Samaritano II describieron a Johan como un niño tranquilo y feliz. Germania Bello, una de las vecinas más cercanas a la familia Martínez-Pascual, expresó que Johan era tan tranquilo que no salía de su casa.

â??La mamá todo el tiempo le tenía la televisión, y él estaba ahí tranquilamente. Siempre andaba con su mamá o con su hermano, porque era sumamente tranquiloâ?, manifestó Bello. Señala que en ocasiones Johan le pedía permiso para que los niños jugaran con él.

Bello dijo que toda la comunidad ha recibido esta noticia como un golpe duro. Dijo que ella se encontraba en su trabajo, y al momento de recibir la noticia se fue para la casa. Los restos de Johan fueron velados en su casa, en proceso de construcción. El pequeño ataúd, de color blanco alusivo a su inocencia, fue colocado al fondo de la sala, donde los presentes pudieron verlo y darle el último adiós.

Ambos padres, Yaniris Pascual y Roberto Martínez, trabajan en GRUPO PUNTACANA, por lo que decenas de colaboradores de esta empresa se dirigieron a este humilde hogar, para solidarizarse con esta familia.

La madre, Yaninis Pascual, quien también recibió los embates del choque, estaba en silla de ruedas, debido a las heridas en sus piernas, y prácticamente no podía pronunciar palabras. El padre, Roberto Martínez, entre sollozos decía que aún no lo creía, y que no entendía por qué estaba sucediendo esto.

 Su colegio

A Johan le arrebataron la vida mientras esperaba transporte para dirigirse a su colegio, el Puntacana International School, donde lo esperaban sus compañeritos, que ya no lo verán más. Todos lo han de extrañar, puesto que era un niño lleno de alegría y amor; era bien querido por todos.

María Truebas, coordinadora académica del nivel básico del Puntacana International School, manifestó que Johan ya tenía muchos años en el colegio, y que era un estudiante ejemplar y muy sociable.

â??Johan era muy bien portado; tenía muy buena educación y modalesâ?, dijo Truebas. También alegó que todos en el colegio estaban muy orgullosos de él, porque académicamente siempre era muy competitivo, en comparación con el resto de sus compañeros, y con muy buen nivel de inglés.

Johan se encontraba en el tercer grado de básica. Truebas lo definió como un estudiante responsable, cumplidor, que siempre hacía sus tareas, y muy sociable. â??Aquí todo el mundo sabía quién él era; no había que llamarle la atención nunca, porque siempre estaba bien portadoâ?, agregó.

Sobre la madre del niño, Yaniris Paulino, quien laboraba para este mismo colegio, como supervisora de limpieza del departamento de conserjería, Truebas manifestó que siempre estaba muy al pendiente de su hijo, y tenía una comunicación constante con las maestras del niño.

Dijo que cuando había alguna tarea que no la entendía, para ayudar a su hijo se acercaba a la maestra para consultarla. â??Ella cogía sus clases de inglés y le hablaba en inglés a sus hijos, para que ellos aprendieran. Ella es una persona muy decidida a superarseâ?, argumentó Truebas, sobre Yaniris Paulino.

 ]]>