Vertederos a cielo abierto amenazan salud de munícipes de La Romana

0
327

LA ROMANA. (Limber Ramírez/Especial para El Tiempo) La palabra gehena proviene del hebreo. Este lugar, en la antigüedad, era el basurero de Jerusalén y por ende una fuente de contaminación, malos olores, pestes y en ocasiones comparado con el infierno. Nada mejor para describir el ambiente y entorno del vertedero de esta provincia, un lugar en el que dos municipios y dos distritos municipales, depositan cada día más de 300 toneladas diarias de desechos sólidos, pero sin el mínimo control medioambiental. 

Esta cantidad de basura convierte el vertedero en uno de los mayores focos de contaminación de la provincia, al no existir una planta de tratamiento de residuos que permita clasificar de forma efectiva todo la basura que se genera en los hogares. 

El vertedero de la provincia presenta un descontrol en su manejo, ya que las autoridades competentes no han intervenido en la solución del mismo, alguna por falta de recursos y otras por falta de voluntad demostrable. 

Uno de los mayores contaminantes es el lixiviado líquido que se forman, debido a que los vertidos van arrastrando distintas partículas de sólidos que atraviesa. Suelen ser inertes, es decir que no son solubles, ni combustibles y tampoco biodegradables. El lixiviado impacta de manera directa sobre el nivel freático, lo que indica que afecta todas las viviendas o sectores que estén en un área de 20 kilómetros a la redonda. También las aguas están contaminadas por el vertedero a cielo abierto, según expertos medioambientales. 

Estas aguas, superficiales y subterráneas contaminadas, son extraídas y consumidas por los romanenses. Otro elemento no menos desalentador, es que debido a los constantes incendios, algunos provocados y otros de manera natural, hace que la humareda contamine el aire. 

A esto se suma el mal hedor insoportable que se respira en todo el entorno, más los millones de insectos que produce el vertedero a cielo abierto. Igualmente, las reses de lugareños que se alimentan de los desperdicios que son degradados por los ácidos del estómago del animal, pero que luego quedan moléculas sintéticas. Estas reses son llevadas al Matadero Municipal para que la carne del bovino forme parte de la cadena alimenticia humana, lo que en un plazo no muy dilatado podría provocarle serias enfermedades al consumidor final. 

‘BUZOS’ 

Otros que están constantemente ex- puestos a este desorden son los denominados “buzos”, quienes no toman la mínima protección para hurgar entre montañas de basura en busca de algo que sirva para poder venderlo. Estas personas, muchos de ellos niños, navegan entre inmundicias sin el uso de guantes, botas, trajes apropiados, máscaras u otros utensilios. 

Y a falta de protección, los mismos exponen sus vidas, respirando el aire tóxico del lugar y separando con las manos aquellas cosas que pueden tener un valor económico que le permita el sustento de sus familias. 

Tal es el caso del señor Guzmán Baltazar quien tiene más de 30 años en el oficio de buscar sustento entre la basura del vertedero, y con él otros buzos colectan plásticos, metales y cartón, que luego son llevados a un local de su propiedad. Una vez allí, lo empacan y lo venden a empresas recicla- doras de Santo Domingo y Santiago. 

Al ser abordado sobre el peligro que corre su vida, Baltazar afirmó que ya está acostumbrado y que él no usa ninguna protección, porque, desde su modo de ver el problema, no le hace falta. 

Expresó también que si el humo en ocasiones se convierte en muy sofocante, lo que hacen es que se retiran lejos del lugar, hasta que el viento lo desvía hacia otra dirección. 

Esas incineraciones provocan gases altamente contaminantes para el medio ambiente, como el nitrato y sulfato. Esos gases son de efecto invernadero, lo que afecta en la temperatura, las lluvias ácidas y empeora la contaminación atmosférica. 

ALCALDES, SIN SOLUCIÓN 


Alcalde de La Romana, Tonny Adames.

Consultado sobre este problema, el alcalde del municipio cabecera de La Romana, Tony Adames, sostuvo que por el momento no tiene ningún proyecto para solucionar lo antes descrito, y que tampoco sabe si el Gobierno tiene alguna iniciativa para corregir la situación. 

“Yo no puedo hablar de nada; yo no hablo de nada si no sé nada. No opino de nada; opino de lo que sé. Actualmente, tenemos un contrato con la compañía Canto de la India, pagando 690 mil pesos mensuales, para mantener la movilización, con un tractor que se mantiene fijo moviendo toda la basura para que no se acumule y echándole tierra por encima”, enfatizó Adames. 

En ese mismo tenor, Eduardo Kery Metivier, director distrital de Caleta, dijo que no le gustaría salir del cargo sin que esa situación se resuelva. Recordó que propuso a principios del pasado año una mancomunidad entre todos los alcaldes para contratar los servicios de una compañía de reciclaje para el manejo de los desechos sólidos. 


Eduardo Kery Metivier, alcalde del Distrito Municipal de Caleta.

Sin embargo, dijo que esa iniciativa no se pudo ejecutar porque el acuerdo no fue firmado por todos los alcaldes, debido a que no pusieron el empeño ni asistían a las reuniones, lo que motivó a que el proyecto colapsara. “Sería muy penoso estar en esta posición y salir y dejar ese problema igualito. Es penoso cuando uno va a las 4:00 o 5:00 de la mañana, en la carretera Romana-San Pedro, y encuentra esa humareda de esa quema que hacen ahí”, expresó Metivier. 

Kery Metivier aseguró que volverá a insistir en convocar a los alcaldes de la provincia, porque la pasada semana le visitó una compañía recicladora presentándole un nuevo proyecto, el cual están realizando en Bonao. 

MEDIO AMBIENTE TAMPOCO 


El director provincial de Medio Ambiente, David Martínez

El director provincial de Medio Ambiente, David Martínez, expresó que por orden del ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera, elaboró un informe con relación a las condiciones en que opera el vertedero de esta provincia, a los fines de hacer un programa con el Estado, de saneamiento y regularización, para que se pueda cumplir todo lo establecido dentro las normas de la institución. 

Puso como ejemplo el trabajo realizado por el Estado en el vertedero de Duquesa, en el municipio Santo Domingo Norte, de la recuperación y saneamiento, para evitar que siguiera convirtiéndose en un foco de contaminación y enfermedades para la población. 

“Conjuntamente con el ministro Orlando Jorge Mera, nosotros estamos trabajando en eso. Enviamos al despacho del ministro el informe y esperamos en lo adelante que esta sea una de las primeras provincias tomada encuentra a la mayor brevedad posible a fin de que pueda regularizarse esta situación y que el vertedero no siga siendo un tormento a los ciudadanos de esta provincia,” dijo Martínez. 

El funcionario también señaló que las principales problemáticas descritas en el informe entregado por él, son los animales en descomposición, la incineración de basura y el comanejo que deben tener los ayuntamientos con respecto al vertido de los desechos sólidos. “Todos entendemos y sabemos que el vertedero de la provincia de La Romana nació de una for- ma improvisada, y el Estado Dominicano va a garantizar a esta provincia que tendrá un vertedero que cumpla con toda la ley y protocolo de comanejo que tienen que tener todos los vertederos del país”, apuntó Martínez.