miércoles, julio 17, 2024
InicioImpactoAcceso al agua, un reto común en provincias del...

Acceso al agua, un reto común en provincias del Este

PUNTA CANA. El Este es una de las regiones del país con mayor dificultad para el acceso al agua potable, y así ha sido confirmado recientemente por quienes en los actuales momentos dirigen el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa). Desde hace décadas, las comunidades de las distintas provincias que conforman esta parte de República Dominicana, enfrentan grandes dificultades para obtener agua de buena calidad.

La situación se complica porque la región Este carece de presa. El domingo 30 de mayo, el director del Inapa, Wellington Arnaud, ofreció declaraciones sobre el suministro del vital líquido a nivel nacional, pero particularmente de esta región indicó que es una zona muy complicada, por las pocas fuentes existentes.

La semana pasada, el presidente Luis Abinader presentó el Compromiso Nacional por el Agua, cuyo objetivo inmediato será la creación del Pacto Nacional por el Agua 2021-2036.

Para el plan, se requerirá de inversiones ascendentes a 8,500 millones de dólares e implica, además, una inversión anual de aproximadamente 567 millones de dólares durante los próximos 15 años.

El mandatario explicó que el plan busca garantizar un suministro universal, seguro y sostenido del líquido a nivel nacional. Además, manifestó que un factor determinante para hacer realidad la visión del Pacto Nacional por el Agua 2021-2036 es, además de los enunciados anteriores, mantener y operar la infraestructura hidráulica del país, y llevar a cabo acciones de gobernanza del agua, para lo cual es necesaria la asignación y aplicación de los recursos económicos requeridos por el sector.

Si bien la difícil situación del agua es casi la misma para todas las demarcaciones del Este, cada una ellas enfrenta realidades propias en torno al abastecimiento del vital líquido.

LA ALTAGRACIA

La falta de un acueducto en Higüey ha hecho difícil que el suministro de agua potable llegue de manera regular a las casas del municipio, aunque en la mayor de los casos no llega. Los trabajos de construcción de las redes de distribución para el abastecimiento de agua potable al barrio Los Platanitos, así como también en el sector de Anamuya, realizados por la regional Este del Inapa no tuvieron el efecto que se esperaba.

En el caso particular de Anamuya, aunque en gran parte del sector los trabajos terminaron aún no les llega el agua a los moradores. “Aquí rompieron las calles y nos dijeron que pondrían la tubería para ponernos el agua, luego nos dijeron que solo iban a conectar los tubos y que más adelante iniciarán los servicios. De eso hace varios meses, estamos esperando una respuesta de Inapa», dijo Julio Mercedes.

Villa Cristal II y Barrio San Pedro las tuberías estaban puestas previo a los trabajos que inició Inapa. La situación de estos sectores, al igual que de otros es que el suministro de agua potable no llega con regularidad y que cuando suele llegar es con poca potencia, en algunas casas. Además, al Inapa no tener un día específico para enviar el agua los moradores que trabajan no puede llenar.

El acueducto de Higüey sigue siendo la mayor demanda de los altagracianos.

El Distrito Verón-Punta Cana, la demarcación con mayor dinamismo turístico del país, no cuenta con sistemas de agua potable y lleva años demandando la construcción de un acueducto.

LA ROMANA

En la provincia de La Romana hay dos acueductos que suplen de agua potable tanto al municipio cabecera como al de Villa Hermosa. Los sectores que están diseminados en la ciudad principal de La Romana, no tienen ningún tipo de inconvenientes a la hora de abastecerse del preciado líquido. Sin embargo, la situación es distinta para la localidad de Villa Hermosa.

Y es que el conducto que brinda este preciado líquido en la referida demarcación, suele averiarse muy a menudo, dejando de esta manera sin recibir agua potable a los más de 100 mil habitantes que residen allí y despertando la inconformidad de los que hacen vida en las barriadas más cercanas de este acueducto, ya que sufren aún más las consecuencias de que este canal, se encuentra fuera de servicio.

El encargado de catastro del Ayuntamiento municipal de Villa Hermosa, Nelson Quevedo, dijo que “hay una avería en la cual las autoridades están trabajando. Esta situación afecta el municipio completo, ya que es el tubo principal que abastece del preciado líquido a toda la zona”, indicó.

Otra zona que le resulta difícil obtener agua de forma recurrente en sus hogares, es el sector Brisas del Mar, ubicado en el distrito municipal de Cumayasa de esta provincia. Allí los moradores denunciaron ante este semanario las dificultades con las que tenían que lidiar diariamente por carecer o no tener a su disposición un servicio tan básico, como lo es el del agua potable.

El SEIBO

El problema del agua en esta localidad data de muchos años, su insalubridad no es factible para consumo humano, además de que es deficiente en muchos sectores de la población como Villa Guerrero, Colinas Don Guillermo y Las Quinientas. La contaminación del río Seibo, principal fuente hidrográfica de aquí, de donde el acueducto se abastece, se encuentra altamente contaminada debido a varias cañadas y letrinas que vierten hacia el río. Igualmente, el matadero municipal vierte allí, convirtiendo las mismas en no aptas para el consumo humano y generadora de enfermedades gastrointestinales y de la piel.

Dicha situación, ha provocado, que el agua, aunque pase por los procesos correspondientes de purificación, no sea apta para algunas actividades del hogar, sin antes hervirla. Para el exdirector provincial de salud, Miguel Peralta, estas aguas no son aptas para ningún uso sin procesar.

Para el galeno, la falta de una planta de tratamiento es la desencadenante de que esto suceda y que la gente barre en las cañadas las basuras. Así también la ubicación del matadero en las cercanías del río. Sostuvo que debido a la presencia de heces fecales, podría producirse una epidemia de cólera y que el riesgo mayor ocurre cuando las personas no cloran ni hierven el agua.

La contaminación del río Seibo es multifactorial, siendo el principal de ellos las 14 cañadas que desembocan ahí y sus aguas no son apta para ningún uso sin procesar.

HATO MAYOR

El Acueducto Las Cañitas, que ejecuta buena parte del suministro del agua para el municipio cabecera, requiere la rehabilitación de la galería de filtración, que se encuentra fuera de servicio, por lo que la comunidad del mismo nombre recibe agua sin ningún tipo de tratamiento.

Según el Inapa, uno de los equipos de bombeo está dañado, y a mediano plazo se hará una ampliación de las redes y se construirá un nuevo acueducto. La estación de relevo de la comunidad de Macao también está fuera de servicio, por lo que recientemente se ordenó su inmediata rehabilitación y la colocación de las bombas que se requieren para restablecer el suministro, lo cual no ha sucedido.

El acueducto del municipio Sabana de la Mar tiene seis años fuera de servicio. El nivel de deterioro es tal, que a finales del año pasado, el director del Inapa prometió la rehabilitación del mismo, cuyos trabajos se están desarrollando y se estima su pronta culminación. Esta obra tuvo una inversión de 200 millones de pesos pero se dejó en abandono.

En Sabana de la Mar, provincia Hato Mayor, el Inapa prometió reactivar el acueducto que tiene 6 años en abandono.

En tanto que, las plantas de tratamiento de filtración lenta de los acueductos de Maguá y de El Valle tienen en los actuales momentos menor capacidad, aunque el Inapa prometió también convertirlos a filtración rápida para asegurar la potabilización del agua muy turbia sin afectar el abastecimiento de estas comunidades.

SAN PEDRO DE MACORÍS

La parte sur del municipio de San Pedro de Macorís, ha sido una de las zonas más afectadas cuando de falta de agua se trata, pasando cerca de 15 años con esa problemática, sectores como Las Filipinas, Japón, San Antón, Pedro Justo Carrión Las Flores y otros, han sufrido en carne propia la escasez, que a pesar de tener las tuberías conectadas al acueducto, no reciben el preciado líquido con regularidad, a finales del pasado año se realizaron algunas acciones con el objetivo de solucionar la situación pero el problema persiste, aunque algunos residentes del sector Filipinas han expresado que de cuando en vez llega su poquito de agua pero con muy poca presión.

Mientras que sectores de la parte Este como barrios Colinas II, Los Reyes, José Blanche, tienen grandes dificultades por falta de las conexiones, teniendo que abastecerse de posos que beben de cavar en sus patios y colocarles bombas sumergibles para la extracción del preciado líquido.

En las últimas semanas en esta ciudad se han visto brigadas del Inapa realizando trabajos con el objetivo de producir mejoras en el servicio; sin embargo hasta la fecha no se han visto los resultados, incrementándose las quejas de sectores como Miramar, barrio México, Villa Progreso, Villa Azucarera, Villa Cañera, Restauración y otros donde según sus moradores el servicio era estable.

CONSTRUCCIÓN PRESAS

Una de las estrategias que se estarían implementando, desde el Gobierno nacional, es un plan maestro el cual conlleva la construcción de tres presas en la zona Este del país.

El diseño de las presas se encuentra en fase final y se estima que al finalizar este año ya se haya comenzado su construcción, pues el Este no cuenta con almacenamiento de agua, una necesidad para cumplir con la meta del Gobierno.

La inversión que conllevaría el proyecto es de US$700 millones para que haya agua potable en La Altagracia, San Pedro de Macorís, La Romana, Hato Mayor y El Seibo.

El master plan del agua en República Dominicana que contempla las inversiones representaría un costo de US$8,000 millones y se construirían o rehabilitarían más de 60 acueductos.

Entre algunas de las obras citadas para la región Este se encuentran la conclusión del Alcantarillado Sanitario de Sabana de la Mar que tiene cerca de 15 años inconcluso, la rehabilitación del Alcantarillado del Valle, así como la rehabilitación del acueducto de El Seibo y ya está siendo intervenida la planta de tratamiento en Hierba Buena de Hato Mayor.