lunes, junio 17, 2024
InicioEditorialAdolescentes embarazadas

Adolescentes embarazadas

La noticia de que el 90% de las adolescentes que son atendidas en el hospital Nuestra Señora de La Altagracia están embarazadas, debe llenarnos de preocupación e invitarnos a reflexionar profundamente sobre este mal que está atentando peligrosamente contra los fundamentos de nuestra sociedad.

Esta cifra demuestra que, a pesar de los intentos que han hecho organismos e instituciones, como Profamilia o el Programa Conciencia Juvenil, lanzado por el Despacho de la Primera Dama, en República Dominicana no existe una cultura de prevención de embarazos, que debería comenzar, claro está, en el hogar. De acuerdo con las informaciones aportadas por la doctora Mercedes Cueto, directora de la Unidad Integral de Atención a los Adolescentes del referido hospital, cuando las jovencitas llegan a consulta ya están embarazadas, cuando lo correcto sería ir a las unidades de atención de adolescentes a procurar métodos de planificación familiar.

El embarazo en las adolescentes es un peligro desde el punto de vista físico, porque las posibilidades de aborto y de nacimientos prematuros son mayores, por lo cual el riesgo de muerte es mayor para estas jóvenes. Pero el mayor peligro radica en el daño emocional y económico que causan estos embarazos, tanto a las madres como a los futuros hijos, como también a las familias de las embarazadas. Desde el momento en que empiezan sus embarazos, éstas jóvenes sienten el rechazo de sus familias, como también son cambiadas de tandas en las escuelas, por lo cual la deserción por este motivo ronda el 98%, consecuencias negativas que la madre irremediablemente transferirá a su criatura.

Esta deserción escolar a su vez provoca que las adolescentes tengan menos oportunidades de conseguir empleos, lo que se de inmediato comienza a convertirse en una cadena de miseria, que en su momento, también provoca que el futuro hijo tengas escasa probabilidades de tener una niñez feliz. Algunos estudios han demostrado que los hijos de madres adolescentes y solteras son más propensos a caer en la drogadicción y en la delincuencia, lo que debe convertirse en un llamado de atención para todas las familias, porque creemos que los embarazos en adolescentes sólo pueden evitarse con la comprensión y la educación entre madres, padres e hijos, así como en la crianza y buena relación en el seno familiar.