viernes, mayo 24, 2024
InicioColumnistasPalabras de aliento: El amor incondicional

Palabras de aliento: El amor incondicional

Palabras de aliento: El amor incondicional

Wanda Rijo | pastoresrodriguezaw@hotmail.com
Hoy hablo una palabra de aliento a aquellos que han estado en soledad, rechazo, depresión, menosprecio, en fracaso y sin esperanza: corre al amor incondicional del Padre celestial y su alieno traerá vida y esperanza a tu corazón y te levantará con la fuerza indestructible de su amor que todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta, todo lo da, todo lo perdona� La mayor necesidad del hombre es el amor; es el poder ser amado y amar a alguien más. Cada día más se va tras diversos placeres, lugares, personas etc. en busca de ese amor sin poder encontrarlo y poder saciar su necesidad de amor. El mismo hombre por su orgullo y ego ha hecho de algo sencillo y simple como el amar y ser amado algo tan complicado que pareciera casi imposible lograrlo. Cuando el hombre sustituye el amor por el interés y la conveniencia propia se vuelve egoísta olvidando por completo lo que nos dice Su palabra: amarás a tu prójimo como a ti mismo. Hoy día vemos esta necesidad de amor en el matrimonio, en los padres, madres, familia, en la sociedad, en los niños, en los jóvenes, en los ancianos y aún en los creyentes de las iglesias, etc., cuando la fuente del amor que es Dios está disponible incondicionalmente. El amor de Dios es incondicional porque �l no espera que lo amen para poder �l amar; �l ama primero; el amor incondicional rompe las excusas y justificaciones. El amor incondicional es verdadero; no se finge. El amor incondicional es un amor dador y sacrificial; de tal manera amó Dios al mundo que dio a su hijo en sacrificio por ti y por mí, para salvarnos y perdonarnos. El amor incondicional sana las heridas más profundas del alma, y restaura un corazón que ha sido despedazado por el dolor� Me he dado cuenta que hemos estado preocupados por aprender a enseñar, a bailar, a cantar, a ser buenos profesionales, por aprender muchas cosas, pero no hemos aprendido a amar porque sólo podemos aprender aquello que decidimos aprender y para amar incondicionalmente tendrás que decidirlo. Sólo ese amor incondicional tiene el poder para cambiar y transformar vidas, personas, familias, ciudades, naciones, etc. Fue precisamente el amor incondicional de Dios que llegó a mi vida cuando más necesitaba ser amada, y aceptada de una manera incondicional, que ha transformado mi vida de una manera sobrenatural, al darme valor, aceptación, identidad, libertad y propósito, cambiando mi lamento en baile, y mis noches oscuras, solas y tristes, en una vida llena de esperanza que puede aún llevar aliento y vida por la palabra del testimonio a aquellos que necesitan aliento. He descubierto algo: cuando ese amor incondicional y verdadero invade tu corazón hasta lo más profundo, ni el más profundo dolor puede deshacerlo o arrancarlo, porque el amor nunca deja de ser.]]>