viernes, mayo 24, 2024
InicioColumnistasLa chica con los bolsillos rotos: Esto va...

La chica con los bolsillos rotos: Esto va para largo

Shirley Santana HerreraLa chica con los bolsillos rotos: Esto va para largo

Shirley Santana Herrera | shirleyjsantana99@gmail.com
Solía tener un cochinito rosado donde guardaba todos los ingresos que recibía producto de la venta de â??postalitasâ?, dinero de la mesada y alguna ñapita que recibía entre semana. Pesaba mucho por las monedas que tenía (la mayoría de 1 peso), me hacía muchísima ilusión saber que lo que estaba dentro me pertenecía, incluso llegué a soñarme que alguien enmascarado entraba a llevarse mi alcancía y desde ese día la guardaba en un escondite, no fuera a ser que el millardo de monedas que guardaba allí fuera raptado. Aprendí el valor de guardar desde pequeña, dándome ciertos lujos como comprar las golosinas nuevas que llegaban a la cafetería de mi escuela y que sabía que mi madre no compraría por no ser â??saludablesâ?. Si bien, ya no tengo un cochinito, el sentido de ahorrar para cosas que considero importantes sigue latente. En medio de esta crisis sanitaria, repasé algunas lecciones básicas de mis finanzas personales que precisamente hoy, más que nunca resultan efectivas. Aquí las comparto con ustedes: 1- Ponerse a dieta: no me refiero a la que usamos para perder peso o estar saludables, sino a las â??chuleríasâ? o compras discrecionales. Reducir aquellos gusticos quizás resulte fácil porque los negocios que podíamos frecuentar están cerrados, pero las tiendas online siguen abiertas y trabajando a toda marcha. Así que nos resulta conveniente no dejarnos llevar y analizar qué tan útil es adquirir un nuevo producto. 2- Ponle freno a los gastos: pasarse el día entero en la casa (como se supone que deberíamos mientras las posibilidades lo permitan) implica comprar de manera inteligente comparando precios, buscando descuentos y las tan amadas ofertas. Es importante que prestemos atención en el consumo de agua y energía eléctrica, sería bueno dejar descansar al abanico antes de que diga ¡wey ya! 3- Las deudas no son buena idea en estos momentos: esta cuarentena empezó como algo de un mes, ya llevamos 50 días, para la mayoría de nosotros nuestras fuentes de ingresos han disminuido considerablemente. Contraer nuevas deudas ya sean en préstamos personales o cuotas para adquirir aparatos eléctricos no es lo más conveniente cuando existe incertidumbre de cómo retornaremos a la â??normalidadâ?. Son pequeños consejos que sé le resultarán útiles a los jóvenes y no tan jóvenes, para no salir con una olla gigante luego de la cuarentena.]]>