Se desploma la bolsa de valores de España y pone a temblar la banca ante la  quiebra de banco suizo Credit Suisse

0
122

PUNTA CANA. La Bolsa española se desplomó hoy un 4,37 %, su mayor caída desde noviembre de 2021, arrastrada de nuevo por los bancos y por el miedo de los inversores a una posible quiebra del banco suizo Credit Suisse y a una posterior debacle de la banca europea.

El principal selectivo español, el IBEX 35, se dejó un 4,37 % o 399,9 puntos, su mayor caída desde que se descubrió la variante Omicron del coronavirus, y se situó en los 8.759,1 enteros.

La nueva espiral vendedora en los mercados europeos se desató después de que el principal accionista de Credit Suisse, el Banco Nacional Saudí, decidiera cerrar el grifo y anunciara que no aportará más ayuda financiera para que la entidad haga frente a sus problemas, que arrastra desde hace tiempo.

Los bancos cotizados en el mercado español soportaron hoy una nueva jornada aciaga; el Banco Sabadell se dejó un 10,49 %; el BBVA, un 9,6 %; el Santander, un 6,89 %; CaixaBank, un 6,72 %; Bankinter, un 6,46 % y Unicaja Banco, un 6,06 %.

Las acciones de Credit Suisse cayeron hoy un 24 % en la Bolsa de Zúrich, un desplome que arrastró a la baja a otros valores de la banca europea, después de haber llegado a perder un 30 %, en un aciago día para el segundo mayor banco de Suiza, marcado por la negativa del Banco Nacional Saudí, su principal accionista, a darle más asistencia financiera.

Las acciones del banco de Zúrich, uno de los 20 mayores de Europa y uno de los 50 principales del mundo, acabaron la jornada en torno a los 1,7 francos suizos (1,74 euros), después de haberse situado en un mínimo histórico de 1,5 francos durante la sesión (1,54 euros), cuando jamás habían estado por debajo de los 2 francos por papeleta.

El desplome, que se produce tras varias jornadas muy negativas para el banco, perjudicado por la crisis bursátil causada por el colapso del estadounidense Silicon Valley Bank (SVB), coincidió con declaraciones del presidente del banco estatal saudí, Ammar al Khudairy, anunciando que no habrá mayores inyecciones de capital por parte de su entidad.

“No podemos, porque superaríamos el 10 % (del accionariado), es una cuestión regulatoria”, indicó en declaraciones a la agencia Bloomberg.

El banco saudí adquirió el pasado año ese 10 % de acciones en la ampliación de capital lanzada por Credit Suisse, una inversión en el que la entidad de Oriente Medio invirtió 1.500 millones de francos suizos (1.530 millones de euros).

En 2022 el banco zuriqués sufrió pérdidas por valor de 7.293 millones de francos suizos (unos 7.400 millones de euros), 4,5 veces más que en 2021.

Afectado por su exposición a firmas de riesgo con problemas financieros tales como Archegos o Greensill, Credit Suisse sufrió además el pasado año la retirada de liquidez por valor de 123.200 millones de francos suizos (126.000 millones de euros).

La negra jornada bursátil para Credit Suisse habría provocado que la entidad haya pedido al Banco Nacional Suizo (central) una declaración pública de apoyo a la salud financiera de la firma después de que sus títulos cayeran hasta un 30 % por la mañana, según publicó el diario económico británico Financial Times.

La preocupación por el contagio que ha ocasionado la situación del banco helvético ha causado que el Banco Central Europeo (BCE), que mañana celebra su reunión de política monetaria, haya contactado a los bancos centrales de los países del euro que le comuniquen su nivel de exposición financiera al Credit Suisse, informó el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Fuente EFE