viernes, mayo 24, 2024
InicioOpiniónSALUD Y VIDA

SALUD Y VIDA

Emilio Jiménez

Dispepsia

La dispepsia funcional es un término para los síntomas recurrentes de malestar estomacal que no tienen una causa obvia. La dispepsia funcional también se denomina dispepsia no ulcerosa.

Se entiende por dispepsia al conjunto de molestias abdominales persistentes o recurrentes, localizadas en el hemiabdomen superior o el epigastrio, que a menudo están relacionadas con los alimentos y que comprenden dolor o malestar epigástrico, distensión, eructación, flatulencia, sensación de plenitud, saciedad precoz y náuseas.

La dispepsia funcional es habitual. Es una afección constante, pero los síntomas no se manifiestan todo el tiempo. Los síntomas se parecen a los de una úlcera. Pueden incluir dolor o molestia en la parte superior del abdomen, hinchazón, eructos y náuseas. En los últimos años se han realizado diversos estudios que han aportado evidencias concluyentes en torno a la asociación de varios factores psicológicos con esta condición médica, tales como los sucesos vitales estresantes, las experiencias de abuso durante la infancia, la ansiedad, la depresión, los trastornos psiquiátricos.

Asimismo, el neuroticismo (rasgo psicológico relativamente estable y que define una parte de la personalidad, el cual conlleva: inestabilidad e inseguridad emocional, tasas elevadas de ansiedad, estado continuo de preocupación y tensión, con tendencia a la culpabilidad y generalmente unido a sintomatología).

Las principales alteraciones fisiológicas son el retardo en el vaciamiento gástrico y la hipersensibilidad visceral, aunque todavía no está claro cómo influyen los factores psicológicos en tales alteraciones. Se requiere que los profesionales de la salud se informen de la naturaleza biopsicosocial de esta enfermedad y estén prestos a remitir a los pacientes con estrés a los profesionales de la salud mental con el fin de brindarles una atención integral.