lunes, junio 17, 2024
InicioOrgullo Del EsteMonseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, oriundo...

Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, oriundo de Higüey

Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio nació el 19 de septiembre de 1939 en Los Ríos, una comunidad de Higüey. Creció en un ambiente familiar profundamente cristiano, influenciado por sus padres, Benito de la Rosa y Rosa de la Rosa, y Aura Dionisia del Carpio de de la Rosa.

Desde joven, mostró una inclinación hacia la vida religiosa, descubriendo su vocación sacerdotal a los 14 años, tras leer un libro sobre la vida de Jesucristo.

Inició sus estudios en la Escuela «Hermanos Trejo», en Higüey, y luego en el Liceo «Gerardo Jansen».

Sin embargo, en 1954, decidió dedicarse completamente a la vida religiosa, ingresando al Seminario Menor «Santo Tomás de Aquino»  en Santo Domingo, donde finalizó sus estudios secundarios.

Continuó su formación en el Seminario Mayor «Santo Tomás de Aquino», donde estudió Filosofía y Teología, obteniendo una licenciatura en Ciencias Religiosas en 1965.

Posteriormente, Monseñor De la Rosa y Carpio amplió sus estudios en Europa, estudiando Teología Dogmática en Roma y Pastoral Catequística en París. También redactó su tesis doctoral sobre la Teología de la Imagen de Nuestra Señora de la Altagracia en la Universidad Pontificia Javeriana en Colombia.

Cargos y reconocimientos

A lo largo de su vida, Monseñor De la Rosa y Carpio ocupó varios cargos importantes dentro de la Iglesia. Fue Vicario Cooperador en La Romana y Rector de la Basílica Nuestra Señora de La Altagracia en Higüey, donde trabajó intensamente con jóvenes y matrimonios.

Igualmente, fue secretario ejecutivo del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) en Bogotá, y rector del pontificio del Seminario Mayor «Santo Tomás de Aquino», en Santo Domingo.

En 1989, fue nombrado obispo auxiliar de Santo Domingo y, en 1995, obispo de la Diócesis de La Altagracia. Durante su tiempo como obispo, trabajó arduamente para organizar la diócesis en pequeñas comunidades, mejorando la infraestructura y condiciones de vida de los feligreses.

En 2003, fue designado Arzobispo de Santiago de los Caballeros.

De la Rosa y Carpio ha sido reconocido en múltiples ocasiones por su dedicación y servicio. Entre sus reconocimientos destacan el título de Hijo Distinguido de Higüey, otorgado en 1995, y la distinción de Caballero de la Legión de Honor por la Embajada de Francia en 2003.

Su amor por las letras

En 2015, el Papa Francisco aceptó su renuncia debido a su edad. Desde entonces, De la Rosa y Carpio ha continuado su vocación de servicio y compromiso con la fe, ahora centrado en su pasión por las letras.

Ha escrito sistemáticamente en periódicos y revistas, tanto nacionales como internacionales, y ha publicado numerosos folletos y libros, tanto individualmente como en colaboración con otros autores.

Ha publicado más de 60 títulos de libros, citándose entre ellos las obras literarias: El más bello de los poemas; Quién liberará este pueblo; Razones para vivir; Cuentos de Navidad; Navidades nuestras; El hombre que se regaló chocolates; Salve Padre de la Patria; Los valores; Principios de ética y moral, entre otros.

Su vida ha estado marcada por un profundo compromiso con la comunidad y la fe. Además de su labor pastoral, ha sido un activo comunicador, utilizando medios como la radio y la prensa escrita para difundir mensajes inspirados en la Biblia.

Monseñor De la Rosa y Carpio ha dedicado gran parte de su vida a la formación sacerdotal, y su devoción a la Virgen de La Altagracia es una constante en su vida y trabajo pastoral.

Su misión ha sido guiada por un firme propósito divino, siempre buscando mejorar la vida de su comunidad y fomentar una fe activa y comprometida.

Oscar Quezada
Oscar Quezada
Soy un periodista que ama escuchar y contar historias, y con eso lucho cada día. Trato de hacerlo con relatos sencillos y entendibles para todos. Estudié en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).